Exposición fotográfica de Álvaro Hoppe: en Centro Cultural Estación Mapocho.

* Por Colomba Orrego Sánchez.

Antes que terminara febrero dirigí los pasos hasta la exposición “Cuando se revelan los recuerdos” del fotógrafo – periodista chileno, Álvaro Hoppe. Hacía mucho tiempo que quería ver muchas, muchas fotos del Hoppe y al fin la solicitud era cumplida. Porque la verdad las buenas fotos, aquellas que lo que cuentan no pasa con el tiempo, hay que verlas en grandes formatos para que nos llenemos de los mil y un detalle que contienen, además de apreciarla en toda magnitud. En lo personal, me gusta mirar, observar la fotografía desde lo evidente hasta lo que está allá atrás lejos e imperceptible y si se puede tocarla jajaja no lo hagan está prohibido. Se me antoja como una suerte de fisgoneo detectivesco aquello de en imagen engrandecida poder observar hasta, los mínimos detalles, husmear a placer, sobre todo, cuando cada una de esas imágenes, narran nuestra historia de hace más de 30 años.


Muchas veces he pensado en las razones que llevan a un hombre en este caso o a mujeres, a tomar la cámara y salir a la calle a inmortalizar momentos. Sobre todo porque en el caso de Hoppe esos tiempos eran nada menos que en dictadura y al igual que ahora, su vida en cada clic, clic corría peligro por la represión y los motivos de Álvaro “era la expresión de rabia, de mi descontento y el que había en la sociedad, el que sentía en la calle. Era un contexto en que censuraban las palabras, las imágenes, cierta música. El eslogan del régimen era “Chile en orden y paz”. Además era joven. Fue una necesidad imperiosa, estaba el deseo de registrar, de relacionarse. De romper la monotonía dentro de la cotidianidad, rescatar lo surrealista, el sentido de sorpresa. De a poco fui entregando fotos a (la revista) Apsi, pero también en otros lugares.
Pero éste fotógrafo no inició carrera directamente como captura imágenes sino que “por el teatro intenté ser actor (participé en algunas obras), pero descubrí la fotografía. Empecé a hacer fotografía de teatro. Era una manera de tener un oficio, vivir de documentar, trabajar en el oficio de fotógrafo. Cuando hablo de oficio de fotógrafo hablo de alguien que es testigo de acontecimientos sociales”.


Y si pensamos que el estallido hoy revolución social, tiene demasiadas semejanzas con la dictadura, la base obviamente está en que después de tanto lucha contra ésta, cuando fue instaurándose el “advenimiento del a democracia”, los que ocuparon los puestos de poder, olvidaron lo más importante: hacer justicia y exigir la verdad en las violaciones a los derechos humanos. Entonces evidentemente hay un paralelismo entre la dictadura y hoy como bien comenta Hoppe: “Nada casual más bien lamentable, el mundo nos ha demostrado y quizás la historia también que todo es circular y que en nuestra condición de humanos tarados, repetimos los mismos errores y defectos. Así es que podríamos entender por qué Chile está viviendo lo que sucede en las calles desde el 18 de octubre y como esta oportunidad histórica, nuevamente, pone en escena al fotoperiodista”.
Porque evidentemente entre los tiempos de la dictadura y la revuelta que vive Chile, lo que marca una diferencia son las redes sociales y si bien “ahora hay muchas miradas de la misma situación, tengo que tener más claro qué quiero decir. Con este aparato (celular) todos somos potencialmente fotógrafos. Somos muchos, hoy lo fuerte es la diferenciación en el “relato”, el archivo que uno va teniendo. La fotografía es testigo y memoria. Mi archivo está ahí… Tengo 130.000 negativos, fotos en blanco y negro y a color. Hay mucho, de todo, cosas que ya no están, otras que aparecen o que veo ahora”.


Obvio porque tomar fotos, todos podemos si queremos, yo misma cada que salgo a la calle le hago al clic, clic. Pero hay de fotos a fotos, las mías de árboles, gatos, casas y detalles. Pero captar imágenes en movimiento, sucesos que están ocurriendo in situ y con personas que no modelan, si no que tu ojo / foto, los descubre y sumado a un escenario propicio darle al clic, no es cosa fácil por más que lo parezca.
Otro detalle plus en la exposición “Cuando se revelan los recuerdos”, es la selección de fotos que hizo la curadora, Andrea Aguad, que para quienes gustamos de pasear por las nostalgias, porque éstas fotos, permiten echar un vistazo a un Santiago con sus calles, avenidas, sitios, lugares, que la modernidad arrasó. Aquello de aprender de épocas pasadas, de las costumbres de antaño, de cómo se vestían, de los sucesos políticos y sociales.

De exposición.
Estaba olvidando otro detalle importantísimo como lo son las razones, motivaciones que llevaron a Cenfoto de la UDP, a armar esta exposición que da vida y cuerpo al proyecto “conservación del archivo fotográfico de Álvaro Hoppe”, a través del cual se lograron resguardar miles de fotografías que abarcan desde 1978 a 1990 y que dan cuenta cómo el autor vio, vivió y fotografió su entorno en plena dictadura militar. Hoy más que nunca, estas imágenes cobran relevancia y nos recuerdan el valor de la fotografía como fuente primaria para la reconstrucción de la memoria colectiva.

 

De Álvaro Hoppe.
Álvaro Hoppe nació en Santiago el 7 de julio de 1956. Su trabajo fotográfico se ha caracterizado por desarrollar el género de la fotografía callejera urbana y el del reportaje. Su fotografía registró los momentos más tensos de la dictadura, principalmente como reportero gráfico de la revista Apsi. Posteriormente, captó también los momentos cruciales del período de transición a la democracia.
Sus trabajos han sido presentados en las exposiciones Chile Vive (España, 1987), Fotografía Chilena Contemporánea (Ecuador, 1989), Museo Abierto (MNBA, 1990), Chile from within (EE.UU, 1990), El Artificio del Lente (MAC, 2000) y STGO-ZGZ: Fotografía de Transición (España, 2002).

 

Lo mejor es que si logré cautivarlo, cautivarla con estas palabras escritas, haga como yo y no se la pierda. Agarre su máscarilla y asista a la Estación Mapocho, a la expo del Hoppe que estará abierta durante mayo también. Y si es de los de mi equipo, que gustan de llevarse las cosas a casa, no se robe las de la exposición, sino que mándele un email al fotografo expositor: fotohoppe@gmail.com y compre una. Le prometo que en cualquier rincón, amplitud, de la casa, departamento, dos por uno, que lo ponga, además de recordarle que a veces el tiempo vuelve y vuelve, se verá más que chic, cool. Modo intelectual con memoria ¿qué tal?

La exposición a pesar de lo que dice el afiche, permanecerá abierta al publico en general durante mayo. Así que no la deje pasar…..
Datología
Qué: Exposición fotográfica “Cuando se revelan los recuerdos” de Álvaro Hoppe.
Dónde: Centro Cultural Estación Mapocho.
Cuándo: Durante todo mayo.
Horario: De lunes a viernes de 11 a 20 horas / sábados y domingos de 11 a 14 horas.
Entrada: Liberada.

Comprar fotografías: fotohoppe@gmail.com

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *