Abrazo de Árbol: Pacama – Myrica Pavonis.

* Por CRA.

Revisando árboles nativos encontré un millar de ellos, hermosos, nuestros, de troncos sólidos, colores particulares, personales, todos de hojas perenes, es decir, somos muy tarados en continuar eligiendo hasta en versión flora, lo que viene de afuera. Sobre todo cuando lo de afuera podrá ser hermoso, evocarnos campos dorados, verdes, rojizos, de países, continentes, donde sí se les entrega un cuidado y preocupación a los verdores arbolados. Mientras que nosotros, nosotros los podamos, los cortamos, dañamos, nunca regamos. Y ellos tan nobles, silenciosos, llamándonos a la paz, tranquilidad, nos brindan belleza, sombra, viento. Somos unos imbéciles y además de todo los nuestros, los que han crecido por siglos de siglos en nuestra tierra, fría tierra, de climas contrastantes, calor al norte, hielo al sur, sabios ellos siempre sabios, crecen y producen sin que se les caigan las hojas para mantener sus bondades siempre, siempre.

Por tanta poesía nacional es que decidimos elegir a los árboles nativos, dígase de Chile, para este año 2019 en la sección Abrazo de Árbol y así darlos a conocer. Muchos de ellos, de ahora en más creo que con casi todos, no tengo una historia para contarles, más allá que no sea de más admiración y agradecimiento por su pacifica presencia.

De orígenes.
Nombre científico: Myrica pavonis C.DC. Nombre común: Pacama, carza, guacán, huacano, huacango o huacantilsu.

MYRICACEAE Myrica pavonis

De Descripción.
Árbol siempreverde, de copa globosa. Alcanza hasta 12 metros de altura. Su tronco es sinuoso y llega a medir unos 80 cm de diámetro. La corteza es de color café grisáceo, rugosa, con fisuras transversales y protuberancias suberosas.

De Distribución.
En Chile habita en el fondo de grandes quebradas de las provincias de Arica y del Tamarugal, entre los 1.000 y 2.650 metros de altitud. También crece en el centro y sur de Perú.

De Conservación.
Su distribución en Chile está restringida a unas pocas quebradas, donde ocupa un ambiente que ha sido modificado desde tiempos precolombinos, al ser adecuado para el asentamiento humano y para el desarrollo de actividades agrícolas. Por ejemplo, en Azapa y Lluta, la vegetación nativa ha sido reemplazada por cultivos agrícolas comerciales. En la literatura se menciona que sus poblaciones se han visto afectadas por la extracción de ejemplares para la confección de herramientas y leña. En 2008, su estado de conservación fue oficializado como Vulnerable. No se encuentra representado en ningún área silvestre protegida.

De Anecdotario.
Se conocen fósiles de Myrica provenientes de la precordillera andina de Linares, con una data superior a los 40 millones de años. Estos han sido interpretados como integrantes de la flora tropical que habitaba en Chile central, la cual se habría extinguido debido a un proceso de faradización y enfriamiento. Los bosquetes de pacama de las quebradas del Norte Grande constituyen un testimonio de vegetación característica de ambientes tropicales, húmedos y cálidos, la cual dominaba el paisaje de la región hace millones de años.

Datología
Qué: Abrazo de Árbol: Pacama.
*Quién: CRA. Amante de los árboles.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *