Abrazo de Árbol: El Chañar – Geoffroea decorticans.

* Por CRA.

Revisando árboles nativos encontré un millar de ellos, hermosos, nuestros, de troncos sólidos, colores particulares, personales, todos de hojas perenes, es decir, somos muy tarados en continuar eligiendo hasta en versión flora, lo que viene de afuera. Sobre todo cuando lo de afuera podrá ser hermoso, evocarnos campos dorados, verdes, rojizos, de países, continentes, donde sí se les entrega un cuidado y preocupación a los verdores arbolados. Mientras que nosotros, nosotros los podamos, los cortamos, dañamos, nunca regamos. Y ellos tan nobles, silenciosos, llamándonos a la paz, tranquilidad, nos brindan belleza, sombra, viento. Somos humanos y todos los adjetivos descalificativos, nos quedan chicos, porque teniendo la cantidad de flora nativa, nuestra, originaria, que han crecido por siglos de siglos en nuestra tierra, fría tierra, de climas contrastantes, calor al norte, hielo al sur, como Chile mismo, pero con una tremenda sabiduría, continúan pese a nuestras manos destructoras, creciendo, reproduciéndose.

Si entendiéramos la belleza de nuestra fauna, su sabiduría, la que los hizo nacer y crecer en tierra secas, climas adversos en calor o en frío, muchos de los problemas urbanos de inundaciones y desperfectos, no los tendríamos si valoráramos nuestros verdes.

Debido a tanta poesía que fui encontrando a lo angosto norte, sur, de Chile, es que para este año en Abrazo de Árbol, quiero mostrarle la variedad y belleza de esas verdocidades que nos caracterizan.

Para esa poesía llamada flora, árboles, verdes, amarillos, aparentemente secos, va dedicada esta oda a la flora nativa, dígase chilena, no todo es la marea roja, por suerte.

En esta ocasión les contaré del Chañar, que es oriundo del norte y que si se fijan, sobre todo en su flor, la deben haber visto más de una vez en los parques más, más antiguos de Santiago. Ya sea por su tronco solido, alto y por sus flores amarillas.

De orígenes.
Nombre científico: Geoffroea decorticans (Gill. ex Hook. et Arn.) Burkart. Nombre común: Chañar o quimori.

Descripción.

Árbol caducifolio, de copa ramosa concentrada y ramas espinosas. Alcanza una altura máxima de hasta 12 metros. El tronco es tortuoso, ramificado y puede llegar a medir unos 60 cm de diámetro. Su corteza es lustrosa de color verde amarillento y queda al descubierto al desprenderse tiras grisáceas de corteza vieja.

Distribución.

Se encuentra entre las provincias de Arica y Choapa. Habita en llanuras arenosas, oasis y quebradas, desde el nivel del mar hasta los 2.300 metros de altitud, ocasionalmente hasta los 3.000 metros. Es característico de zonas áridas y semiáridas de Sudamérica. Crece también en Argentina, Bolivia, Perú, Paraguay y Uruguay.

Conservación.

No tiene problemas de conservación a nivel nacional, pese a no estar representado en ningún área silvestre protegida. Es abundante en valles del Norte Grande, como en el del río Copiapó, donde existirían cerca de 2.200 hectáreas de formaciones de chañar o chañarales.

Anecdotario.

El fruto se consume crudo, elaborado o en conserva. Su pulpa es dulce, aromática, áspera y harinosa. El arrope es una preparación dulce, elaborada a partir de la cocción de sus frutos sin agregado de azúcar. La semilla es comestible, tanto fresca como tostada. La corteza se usa en medicina popular, en forma de cocción y generalmente con azúcar y miel, para combatir catarros, tos común y convulsiva, hemorragias, neumonía y flatulencia. La infusión de hojas y flores tiene propiedades antiasmáticas, expectorantes y para ablandar durezas de la piel. Tiene gran valor ornamental a raíz de su profusa floración y lustrosa corteza verde.

Datología

Qué: Sección Abrazo de Árbol: Chañar – Geoffroea decorticans.

*Quién: CRA, amante de los árboles.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *