Syntagma Musicum de la USACH: dedica concierto a Telemann, el compositor más prolífico de la era barroca.

El próximo 21 de agosto, a las 19.30 horas, en el Teatro Aula Magna, el grupo de música antigua de la Usach hará un recorrido por la música de cámara del fecundo músico barroco alemán Georg Philipp Telemann, quien con sus más de 3 mil obras entró sin dificultad al libro de récords Guinness, aunque la mayoría de sus composiciones desaparecieron durante la Segunda Guerra Mundial.

De biografía.
La madre de Georg Philipp Telemann (1681-1767) estaba tan preocupada por el futuro de su hijo que apenas vio que el niño tenía predilección por el violín, decidió confiscar el instrumento para no desviar sus supuestas aspiraciones eclesiásticas hacia un trabajo de clase baja como “payaso, equilibrista o entrenador de marmotas”, habría dicho.

El joven austríaco le dio en el gusto a su familia estudiando leyes en Leipzig, pero del clero se mantuvo alejado y aún más, de forma autodidacta siguió cultivando su afición por la música con un talento innegable que a los 20 años ya lo tenía convertido en uno de los compositores más prometedores de la ciudad. Los factores de su éxito fueron su buen humor, una confianza tremenda en sí mismo y una productividad que lo llevaría a ser el compositor más prolífico de la época barroca.

De concierto.
Un concierto dedicado a la fecunda figura de Georg Philipp Telemann ofrecerá Syntagma Musicum. Con más de 3 mil obras acreditadas de su autoría, Telemann entró fácilmente en el libro de récords Guinness.

Ahora, el grupo de música antigua de la Usach revisará algunas de sus piezas de cámara como “Sonata en trío para flauta dulce y cello (TWV 42: F 3)”, “Fantasía para clave (TWV 33 : 2)” y “Sonata en trío para flauta dulce y clave obligado (TWV 42 B:4)”.

“Telemann es ciertamente uno de los compositores más importantes del barroco tardío junto con Händel y Bach”, comenta Rodrigo Díaz, intérprete de teorba en Syntagma Musicum. “La idea de este concierto monográfico es mostrar el abanico de posibilidades de este compositor que se resumen en su virtuosismo instrumental. El mismo era intérprete de diversos instrumentos como clavecín, violín, flauta dulce, oboe y eso se nota en lo bien logrado de sus partituras, en cómo cada instrumento encuentra su lugar, lo que además es ideal para la formación de Syntagma Musicum”, agrega Díaz.

De otros músicos.
En este concierto también estarán en escena Jaime Carter (clave), Paulina Muehle-Wiehoff (cello barroco) y Franco Bonino (flauta dulce y dirección musical). La invitada en esta ocasión será la concertino de la Orquesta Clásica Usach Oriana Silva, quien tocará violín barroco.

De Telemann.
En 1721 Georg Philipp Telemann estaba en la cúspide de su fama. Fue nombrado director musical de las cinco iglesias principales de Hamburgo donde se consagró a la música sacra. También dirigió ópera, lo que le trajo una debacle económica. Astuto, Telemann decidió postular a la vacante de director musical en Leipzig sin estar realmente interesado y solo con la idea de aumentar su sueldo. Lo consiguió: rechazó el cargo, el que finalmente fue ocupado por la tercera opción del consejo de la ciudad, Johann Sebastián Bach.

Aunque Telemann se hizo cargo de difundir su propia obra y la de otros a través de innovadoras iniciativas -creó Collegium Musicum, un grupo de 40 miembros quienes tocaban sus propias partituras y fundó el “Der getreue Musikmeister”, un periódico musical y estrategia comercial inédita, donde incluía lecciones de música, composiciones propias y de otros autores- el trabajo del músico languideció a mediados del siglo XIX y XX y su reputación fue difícil de recuperar.

Una de las razones fue el rescate de J.S Bach, otro olvidado por más de 80 años: sus críticos lo enaltecieron, desfavoreciendo al propio Telemann, diciendo por ejemplo que su música era más simplona y apresurada debido a su gran producción. Lo cierto es que tanto como J.S Bach y Händel lo veneraron en su tiempo como maestro rotundo del barroco y sostuvieron sus obras como modelo para futuras generaciones.

“Fue uno de los máximos representante del barroco alemán tardío, que sintetizó los dos estilos predominantes de la época; el francés y el italiano y aunque sus óperas y obras vocales no fueron tan conocidas como las de Händel, su producción instrumental es sin duda notable”, resume Rodrigo Díaz.

Datología
Qué: Syntagma Musicum de la USACH: dedica concierto a Telemann, el compositor más prolífico de la era barroca.
Cuándo: miércoles 21 de agosto.
Horario: 19:30 horas.
Dónde: Teatro Aula Magna, Av. Ecuador 3659, metro Universidad de Santiago.
Entrada: Liberada

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *