Sección Abrazo de árbol: Quillay / Quillaja saponaria.

* Por CRA.

Esta es la primera vez que un árbol remite a una historia personal y no a las de otros. Asunto es que la primera vez que vi un Quillay, sin saber que lo era, fue en el Pedagógico o UMCE, para ser exactos y después en el campus Juan Gómez Millas. Eran tiempos de estudiante universitaria, estudiaba en el primero y tenía amigos en el segundo. Entonces como siempre he sido muy sociable y tan solo bastaba con cruzar la avenida Grecia y entrar por Carrera Pinto, para encontrarme con mis amigos, lo hacía bastante seguido y así también ellos, iban a visitarme.

Asunto es que sabrán y si no, se los cuento. Que ambos espacios de estudio universitario, estan rodeados de árboles. Más la UMCE ex Pedagógico, pero el Juan Gómez Millas, digamos que no lo está haciendo nada mal, porque aunque han demolido edificios y talado árboles, todavía quedan algunos. El punto es que en aquellos años de estudio, bien podías sacar un libro de la biblioteca de la UMCE y recostarte en los prados verdes a leer y quedarte dormida. Yo practicaba el deporte de leer, distraerme bastante en mirar el cielo, la copa de los árboles y después quedarme dormida. También solía caminar y caminar por los kilómetros que forman este recinto universitario y aunque en esos años no tenía conocimiento alguno de los nombres de los árboles, sí que sentía simpatía por ellos y me encantaba mirarlos, detenidamente, sus hojas, flores, semillas, vainas con semillas y más de una vez, sin estar bajo la influencia del alcohol, los abracé. Eso sí que era una experiencia poderosa, potente diría un hermano hippie que tengo.

Y en esas caminatas observativas, es que descubrí el Quillay. Que no es un árbol muy alto, mas bien diría que es mediano, tipo chileno jajaja, de tronco no tan macizo y por tal no tan alto. O será como me dicen mis amigos, que para mi nada es tan alto porque yo sí que lo soy, no sé, esos comentarios siempre los hacen los pequeños jajaja. Asunto es que cuando el Quillay está en época de otoño / invierno, es decir, como es nativo es perenne, dígase sus hojas no caen, pero flores ya no da y en vez, se llena de unas hermosas vainas en forma de hélices o de flores secas, que son las portadoras de semillas para que el mundo se llene de Quillay.

En efecto podríamos decir que estas vainas, son unas flores secas, las flores de otoño, ya que cada vaina, semeja un pétalo de flor y en su interior guarda un cúmulo de semillas. En materia de confusiones y desconocimientos, me acuerdo que alguna vez confundi esta flor seca del Quillay con el anis. Porque se parece y el que diga que no, que mire uno y otro y entenderá. Además que el anis, como condimento para pastelería y hoy también gastronomía, la venden en unas bolsitas o cajitas y su presentación es una flor seca, de color café claro. la diferencia está en que los pétalos secos color café claro del anis, son delgados y los del Quillay, como en realidad es una vaina, son mas gruesos.

Asunto es que como soy una urraca que no se avergüenza de ello, más de una vez y hasta llegar a llenar un tarrito, recogí y recogí, del suelo siempre jamás arrancar, estas flores de otoño del Quillay. Por ahí las tengo todavía, ya que de tanto en vez he regresado al campus Juan Gómez Millas, al Peda o UMCE no tanto, porque no sé si les pasara a ustedes, pero a mi si, eso lo heredé de mi padre, que los lugares, espacios, sitios, donde viví situaciones muy intensas y quizás tambien un poco traumaticas, como que los dejo vedados, guardados, atesorados, con una pizca de dolor y otra mucha de ensoñación. Me acuerdo que volví, me atreví a entrar el año 2017, fue tan, pero tan fuerte la experiencia, sumado a que ohh casualidad, estaba todo bastante distinto, que sin ser hipocondríaca, confesare que me maree un poco jajajaja.

Asunto es que esa es mi historia, mía de mi, en relación a este lindo árbol, que además es nativo, oriundo de Chile y aquí les dejo los devenires de su trayecto en el mundo.

De orígenes.
Quillay Quillaja saponaria
Etimología: Saponaria, debido a que contiene altas cantidades de saponina.

Pequeño árbol siempreverde, de hasta 15 m. de altura y 1 m. de diámetro. Corteza de color gris-cenicienta, rica en saponina.

De características.
Hojas alternas, casi sésiles, glabras, de forma elíptica a aovada, ápice agudo, base obtusa, de color verde lustroso claro, bordes casi enteros, con 4–8 dientes. Lámina de 2–5 x 1–3 cm.

El fruto una cápsula de forma estrellada, en su interior muchas semillas aladas.

Flores verde blanquecinas, hermafroditas, pentámeras, de forma estrellada, de 1–1.4 cm de diámetro, reunidas en corimbos. Cáliz compuesto por 5 sépalos, corola compuesta de 5 pétalos alternos a los sépalos. Androceo compuesto por 10 estambres; Gineceo compuesto por 5 ovarios, cada uno con un estilo filiforme y un estigma.

De distribución y hábitat.
El Quillay es endémico de Chile y crece desde Coquimbo a Malleco (IV a IX región). Habita en ambientes secos y suelos pobres, llegando hasta los 2000 m sobre el nivel del mar. Especie frecuente en los Tipos Forestales; Esclerófilo, Palma Chilena, Roble-Hualo y Ciprés de la Cordillera.

De usos.
La corteza es utilizada desde antaño como detergente, debido a la gran cantidad de saponina que contiene. Potencial como especie para programas de reforestación en suelos áridos. Utilizado ampliamente como ornamental.

Datología
Qué: Abrazo de árbol: El Quillay.
*Quién: CRA. Una amante de los árboles.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *