Comentario Documental: “Raúl Pellegrin, Comandante José Miguel”.

* Por Colomba Orrego Sánchez.

El día del estreno partí rauda al Cine Arte Normandie, a ver “Raúl Pellegrin, comandante José Miguel”. Hacía rato que venía pesquisando las miguitas de información que su directora y producción, iban esparciendo por las redes sociales y es que la sola idea de poder profundizar en la vida de Pellegrin, me atraía mucho, muchísimo. Y a pesar que pensé que hoy sacaban el docu pero ahora sé que lo extenderán hasta el 22 de mayo, vuelvo a sentir gran felicidad porque mi este comentario no quedará en el  aire, sumado a que hay otras más fechas en otros más espacios, lugares y regiones. Ya que esta historia – documental, además de ser un muy buen trabajo, tiene que ser de conocimiento de todxs y para eso qué mejor que viaje y viaje a todos los horizontes.

De documental.
Cuando finalizó el documental y prendieron las luces de la sala, no pude pararme e irme porque las lagrimas no dejaban de brotar y brotar, sumadas a la profunda sensación de desolación que sentía. Desolación al pensar que este ser humano tan increíble, joven, valiente –y no les estoy contando el final-, lo hubiesen asesinado. Desolación por las certezas de por qué este país es tan de mierda. Porque si asesinan a todos nuestros escasos líderes o héroes, qué esperanza podemos albergar para construir un mundo menos pior, que impida esta orfandad al sentirnos en manos tantos ambiciosos, tontos, individualistas, corruptos, que dicen gobernar a la nación y en realidad es por sus intereses.

Y tras pararme me fui caminando, pensando, rememorando el documental, la vida y obra de Raúl Pellegrin, al mismo tiempo que sentía rabia, coraje y muchas ganas de gritar. Fue ahí entonces que me decidí a escribir este comentario e intentar cooperar para que más y más personas vean este material audiovisual. Que se sientan atraidxs e invitadxs tanto aquellxs que no conocen nada de Pellegrin Friedmann, como lxs que sí, y quizás hasta para los que lo odian. Porque más allá de mis propias sensaciones, realmente encuentro que este documental, tienen una importancia fundamental como lo es dar a conocer esa otra historia, tan manoseada y mal contada y evitada. Que recorra todo Chile, viaje hasta los rincones más alejados, que llegue a las ciudades cercanas y también a las más conocidas.

Porque más allá de la figura, increíble figura de Raúl Pellegrin, un hombre realmente convencido, firme, valiente, corajudo, hay una historia que hilvana la de un país que tuvo un gobierno democrático y justo, llamado Unidad Popular, derrocado por la junta militar transformada en dictadura. 17 años de historias que quizás no todas han salido al mundo y que merecen en igual de condiciones que sea de conocimiento público. Obviamente que siempre habrá comentarios que simplemente se cierren a decir que era un extremista y bla, bla, evidentemente que a esas personas, no estamos soñando que querrán verla, pero otrxs de cabezas más abiertas, otrxs que quisieran conocer todos los puntos de vistas, para esos sí que este documental tiene la invitación abierta.

En términos de cómo contar esta historia, sin transformarla en una tediosa biografía, considero que la manera, recurso, estrategia, elegida supongo por la directora, fue la correcta. Siempre pensando en los otros, sobre todo los más jóvenes, los que no eran ni proyecto para 1988 fecha en que es asesinado Raúl Pellegrin Friedmann, qué decir en 1958 cuando comienza su vida – historia, ya que es el año en el que nace. Contarla dividiéndola en cuatro partes las cuales tienen número y titulo: I – Raúl; II – Alejandro; III – Benjamín y IV – Rodrigo. Que son nada menos que el nombre de origen y las tres chapas, con las que Pellegrin Friedmann, vivió sus cortos 30 años de existencia.

De existencia.
Porque su vida transcurrió tal cual, siendo Raúl el niño que fue a la escuela, que era tan inteligente, aprendió a leer a los dos años, Alejandro el que viajó en calidad de exiliado junto a sus padres a la RDA y después a Cuba, Benjamín, el ya instruido como soldado del Ejército cubano, que viaja a derrocar a Somoza en Nicaragua y por último como Rodrigo, el que vuelve a Chile para derrocar la dictadura de Pinochet.

En cada uno de estos episodios o partes, el espectador tanto aquel que ni se enteró que existió este ser humano, no podrá olvidarlo jamás. Porque en esa hora y media de duración del documental, iremos adentrándonos en su historia, desde los detalles más cotidianos, quizás simples, domésticos entregados, por sus hermanas Carla y Andrea, así como también por su madre (y solo una imagen, fugaz, del papá hablando del hijo). Sumado a las historias vividas algidamente entre él y sus compañeros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, FPMR. Conociendo más y más sobre sus ideas, valores, principios, hazañas, valentía, hasta hacernos sentir (al menos a mi me pasó), un profundo sentimiento de complicidad y sintonía, como si nos hubiésemos conocido de siempre.

De sinopsis.
“Raúl Pellegrin. Comandante José Miguel», narra en formato documental la historia de quién fuera el máximo líder del “Frente Patriótico Manuel Rodríguez”. Se trata de un viaje cronológico a través de su vida, que buscará respuestas acerca de las decisiones que llevan a un hombre a convertirse en un referente imprescindible de la lucha contra la dictadura.

A partir del relato visual y las entrevistas, se va configurando la impronta y personalidad de Raúl Pellegrin. Es un documental que da cuenta de cómo cada vivencia consolida sus convicciones, llevándolo al liderazgo de su organización como el “Comandante José Miguel», hombre relevante en la lucha por recuperar una democracia verdadera y plena para nuestro país, inspirada en principios de justicia, igualdad y equidad.

Detalles del documental.
Si tuviera que elegir los momentos que más me llegaron o marcaron, destacaría los comentarios de sus compañeros del FPMR, ya que ombligudamente, me hicieron sentir en familia, acompañada y en sincronía y coherencia de pensamientos, como hace tanto que no.

Volver a latir con orgullo por la vida y obra de esas grandes personas, grandes mujeres y hombres, que en vez de llenarse la boca en el bla, bla de “soy shuper revolucionario”, tomaron las armas y lucharon por alcanzar el sueño Bolivariano de una América unida.

Así también pensé que producto de tan emocionante documental, sentido y vivido durante esa hora y cacho, después que se prendiera la luz de la sala, esperé confiada que los cuatro gatos y gatas que no alcanzábamos a llenarla, nos paráramos moqueando y todo, para aplaudir tanto a la directora que estaba presente como a tremendo film. Porque cuando entramos a la sala y ubicamos cada culo en un asiento, imaginé que los concurrentes nos habíamos dado cita, no para escapar del frío, sino que para ver tremenda historia y que por lo tanto, desbordados, desolados, tristes y lagrimosxs aplaudiríamos. Pero eso no sucedió, solo yo lo hice, no me paré pero en silencio, mientras me sonaba los mocos, aplaudí y aplaudí.

Entonces aquella desolación sentida, fue materializándose en la frialdad esencia del chileno, sumada a su estúpida apatía. Estaban las condiciones dadas para levantarnos y aplaudir con todas las fuerzas y con ella energizar a la directora para que subiera al escenario y conversáramos un tanto. Porque cuando lo visto es realmente bueno, de aquello que eriza la piel y te deja pensando y pensando, evidentemente que surgen más y más interrogantes.

Y partí calle abajo, llevándome la imagen de Raúl, Alejandro, Benjamín, Rodrigo Pellegrin Friedmann, dentro de mí. Caminar con los ojos cerrados pensando y recordando cada hito de su vida, constatando que personas como él no volverá a existir. Porque tal cual como dijo Ramiro / Mauricio Hernández en el documental: “uno no se encuentra con personas así dos veces en la vida”. Sus familiares y amigos tuvieron esa suerte…para los nosotros, queda este documental al que debemos hacer viajar, a través de comentarios, de asistir a sus exhibiciones, de escribir muchas, muchas palabras, pensamientos, reflexiones, ejercitar la memoria, los recuerdos para no olvidar nunca, hasta la victoria nunca y siempre.

De dónde ir a verla.

– Normandie /  14 y 15 de mayo a las 17:00 horas / Del 17 al 22 de mayo estaremos avisándoles.
– La Bandera / 17 de mayo / Centro Comunitario Casa Llareta, Cruz del Sur 1831/ San Ramón / 21 horas / Entrada Gratuita por orden de llegada.
– Universidad de Concepción / Viernes 24 de mayo / 19 horas / Auditorio de Humanidades, Los Olmos 1280, Concepción, Región del Bío Bío / Entrada Gratuita por orden de llegada.
– Cine Club Bestiario / Lunes 27 de Mayo a las 18:00 Hrs / Universidad Academia de Humanismo Cristiano, Sala Juan Radrigán, Almirante Barroso 352/ Santiago / Entrada Gratuita por orden de llegada.
– La Victoria / Canal 3 La Victoria, Primero de mayo con 30 de octubre / Viernes 31 de Mayo a las 21:00 Hrs. / Entrada Gratuita.

De directora.
Michelle nació en Ancud, la Isla grande de Chiloé, Chile. Se titula el Instituto de la Comunicación e Imagen de la Universidad de Chile de la carrera de Cine y Televisión el año 2008. Ha realizado seminarios de cine documental con el realizador Patricio Guzmán, Pedro Chaskel e Ignacio Agüero. Realiza el premiado cortometraje “Nos vemos a las 6”, en donde construye un retrato autobiográfico mediante un documental de familia, que obtiene el Premio al Mejor Documental Regional en el Festival de Cine de Chiloé (FEDOCHI) y una mención honrosa en la categoría Escuela Nacional de FEMCINE. Actualmente trabaja como encargada del área audiovisual en el Archivo Patrimonial de la Universidad de Santiago de Chile, desarrollando proyectos de difusión y restauración de material fílmico.

De Raúl Pellegrin Friedmann.
Raúl Pellegrin jefe histórico del Frente Patriótico Manuel Rodríguez, nació un día 28 de octubre de 1958 y en una trágica coincidencia, es asesinado en Los Queñes en la misma fecha pero el año 1988, cuando cumplía apenas 30 años de edad. De pequeño destacó por sus estudios y como líder de curso en la Alianza Francesa. Para el golpe militar que derrocó el gobierno de Allende, junto a su familia son exiliados a Alemania y después a Cuba. En la isla de Fidel Castro, se inscribe en la carrera de Medicina, pero al poco tiempo deja los estudios para ingresar a la Escuela Militar Camilo Cienfuegos, dependiente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba (FAR). A comienzos de 1979, junto al mismo grupo de oficiales chilenos, decidió viajar a Nicaragua para apoyar la lucha del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que trataba de derrocar al dictador Somoza, incorporándose a una columna guerrillera en el Frente Sur Benjamín Celedón. Fruto de su decisión y capacidad militar formó parte de una propuesta de diez nombres que la dirección del Partido Comunista de Chile había escogido para poner en marcha al futuro Frente Patriótico Manuel Rodríguez.​

Y el año de 1983 Pellegrin retorna a Chile para convertirse en el líder de la naciente organización. El desarrollo del Frente Patriótico Manuel Rodríguez,  FPMR, su organización, y la evolución de sus técnicas operativas se vieron relacionadas directamente con él. Pronto impregnó al Frente de su gran entusiasmo revolucionario.

Asiste, difunde, no dejes de ir a verla y conversarla!!!

Datología
Qué: Comentario documental: “Raúl Pellegrin, comandante José Miguel”.
*Quién: Colomba Orrego Sánchez. Periodista y transcriptora.
Cuándo: Del 17 al 31 de mayo.
Dónde: Del 17 al 22 de mayo Cine Arte Normandie / 17 de mayo en La Bandera / 24 de mayo Concepción / 27 de mayo Cineclub Bestiario de la U. Humanismo Cristiano / 31 de mayo La Bandera.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *