Letras de otoño: “El efecto Marcus”, Jussi Adler – Olsen.

* Por Colomba Orrego Sánchez.

Asunto es que se pasó el verano y las lecturas por suerte no,  y entonces encontrándonos en pleno otoño, retomo la buena costumbre de comentar, compartir un nuevo libro, como lo es “El efecto Marcus”, de mi adorado autor, Jussi Adler Olsen. Que en este caso nuevamente me llevé una grata sorpresa.

Adquirido el verano pasado, recién en este 2019 pude leerlo. Y como soy  creyente que las cosas suceden cuando tienen que ocurrir, ni bien comencé a leerlo fui adentrándome en la historia, pese a los acontecimientos nada festivos y lo devoré a placer.

De su autor, me considero su fan absoluta. Desde que lo descubrí en “Los chicos que cayeron en la trampa”, no he parado de adquirir sus novelas, porque de las hasta ahora leídas nunca me ha pasado que alguna me decepcione, aburra o guste menos. Porque este escritor noruego, es demasiado buen en el género policial negra.

Y en materia de creer en situaciones, esta adicción por Jussi, comenzó cuando hace harto, harto tiempo atrás, pesqué una película que trataba sobre el caso a resolver, de la desaparición de una mujer, gran profesional e involucrada en política, que un día equis desaparecía sin aparentemente, dejar rastro. Entonces el caso en un momento quedaba estancado y caía en manos del Departamento Q, que en versión Noruega, eran los encargados en la policía de ese país, de resolver aquello que había quedado en suspenso. Entonces en ese departamento su jefe Carl y sus colaboradores Rose y Assad, son los encargados de resolverlo. Tiempo después compré la novela “La mujer que arañaba las paredes” y no tan avanzada la lectura, descubrí que se trataba de la historia que vi en la película. Lo bueno es que la novela era tan, pero tan buena, que a pesar que conocía el final, me quedé a leerla porque obviamente contenía muchos más detalles que la cinta. Ya que los libros de Adler – Olsen, son de a lo menos 600 páginas. Por tal, la cantidad de descripciones de personajes, situaciones, lugares, sensaciones, son los ingredientes que hacen al libro mil veces mejor que la movie y eso que ésta era bien buena ¿eh?

Porque la pluma de este noruego, mezcla ficción y realidad, el acontecer social y político de ese país, sumado a su imaginación, de hecho entre más y más leo a Jussi y sin haber pisado jamás su suelo, siento que la conozco de punta a punta.  Sumado a que las historias no se detienen simplemente en la resolución de un caso, sino que generalmente éstos están embarrados en temas tan cotidianos como los que vemos a diario en Chile, ya sea en vivo o a través de los medios de comunicación: desigualdad, sistemas precarisados en salud, educación, jubilación, para los mismos ¿Quiénes? Nosotros, los que no tenemos tres casitas, con trabajo arrendamos en la que vivimos y que de viejos tendremos que hacer lo mismo que toda la vida…. seguir trabajando.

De personajes.

Los personajes protagónicos de Adler-Olsen, suelen ser las víctimas, no necesariamente porque están tres metros bajo tierra, sino más bien ciudadanos como uno, aquellos que no pertenecemos al porcentaje de millonarios y empresarios, muchos de los cuales están involucrados en la majuja corrupta de la política. Digamos pues, los nosotros desprotegidos de siempre. Obvio que en estas novelas, las víctimas viven situaciones mucho más heavys que las nuestras, ya que sufren persecución, violencia física, sicológica, secuestro y desaparición, no nos olvidemos que es policial. Y el tinte negro, más allá del color, lo entregan la vida, existencia y sentimientos que viven aquellos que intentan resolver los casos, misterios, enigmas. La vida privada de Carl Mock, el inspector a cargo del Departamento Q, o de sus asistentes Assad, o de Rose. Personas más parecidos a uno, que además de su trabajo tienen vida y en ella, a veces las situaciones son más bien tristes, de días y noches en soledad, abandono, amargura y etc.

Dentro de las novelas de género policial negro, la cualidad de Jussi Adler-Olsen, está justamente en la capacidad de trasmitir esa adrenalina, que mantiene al lector en la punta de la silla, cama, vagón de metro, micro.

De “Efecto Marcus”.
Sobre la historia de ña novela, “El efecto Marcus”, todo lo antes descrito se cumple. Es así como en las manos del Departamento Q, cae el caso de la misteriosa desaparición, hace más de un año, de un tal William Stark, quien trabajaba para una ONG, que daba insumos económicos a comunidades en África, para que pudieran subsistir.

Es así como nos trasladamos hasta Camerún, donde una mañana se levanta un hombre de su cama y se encamina al trabajo. Amaneció con un mal presentimiento y decide que lo mejor es ir a ver qué pasa, descubriendo ni bien llega al lugar, ya que los habitantes de la zona no están trabajando en la cosecha de plátanos, sino más bien están todos dormidos en sus carpas, producto de la ingesta de alcohol y drogas de anoche y este hombre sabe claramente que el culpable tiene nombre y apellido. Entonces justo cuando está enviándole un email a su contacto en Noruega, un tal William Stark, es asesinado a mansalva.

Mientras tanto en Oslo, la vida de Marcus, un jovencito de tan solo quince años, transcurre como de costumbre, perteneciente a una banda de ladrones, liderada por su tío Zola, quien los obliga a delinquir para traer comida a casa. Los ladronzuelos son jóvenes huérfanos, que fueron liberados mediante engaños y que viven bajo el control absoluto de este líder. Hasta que un día deciden que para que Marcus, el mejor de los ladronzuelos siga aportando más réditos, lo que hay que hacer es mutilarlo cosa que la pena entregue más réditos. Por lo que ni bien Marcus se entera de las intensiones de su tío, decide huir de casa.

En la ruta alejándose de casa, descubrirá un cadáver enterrado y como es un jovencito muy perspicaz, sabrá que lo más seguro esa muerte la provocó Zola a cambio de un buen puñado de dinero.

Es así como el Departamento Q y Marcus, irán desentrañando esta historia, sabiendo uno de los otros y los otros, buscando a este chico, sabiéndolo pieza clave en la resolución de varios casos.

En “El efecto Marcus”, de los temas contemporáneos que gusta tocar el autor, está el que lamentablemente se ha convertido en moda, la inmigración. Las condiciones lamentables en que viven estas personas cuando llegan a los países de acogida, tanto los que entraron legal como los que lo hicieron de forma ilegal, porque no tenían otra manera de subsistir y para los dos casos, lo difícil que es sobrevivir en otra cultura, territorio, lengua. También Jussi no dejará de hablar de la corrupción en materia de ONG, que puede que algunos trabajen, que otros lo hagan realmente de verdad y que la mayoría, los que están en las jerarquías, en los consejos directivos, en los directorios, esos todos esos, son los que roban la plata, redactan informes dando pena y pidiendo más platita para el bolsillo, nunca para las comunidades, personas, que realmente lo necesitan.

¿Verdad que dan ganas de leer la novela? Imagínense a mi que no la leí si quiera y adquirí el libro única y exclusivamente porque me gustó la portada y claro, porque era de la autoría de Jussi.

De Jussi Adler-Olsen.

Nacido en 1950, Jussi Adler-Olsen es uno de los autores europeos de novela negra que más éxito ha cosechado. Trabajó, entre otras profesiones, como editor de cómic y redactor de revistas hasta que en 1995 decidió dedicarse por completo a la escritura.

De sus novelas.

La mujer que arañaba las paredes (leído); Los chicos que cayeron en la trampa (leído); El mensaje que llegó en una botella; Expediente 64 (leído); El efecto Marcus (leído); Sin límites (por leer); La Casa del Alfabeto (en búsqueda); Selfies (en búsqueda).

Pura poesía y entre medio, obviamente por lo que el género policial negro, otorga, tendrá muertos, asesinados, violencia, corretizas, persecuciones, saltos, brincos, escondites, sangre, sangre, sangre y una pequeña luz en el camino.

No deje de leerlo!!!

Datología
Qué: Letras de otoño: El efecto Marcus, de Jussi Adler-Olsen.
*Quién: Colomba Orrego Sánchez. Periodista y transcriptora.
Género: novela negra, intriga.

Dónde: Todas las librerías del país.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *