Comentario de cine: Bohemian Rhapsody.

*Por Colomba Orrego Sánchez.

Hace algunas semanas atrás, cuando estaba recién estrenada y por tanto, en súper mega boga, fui invitada nuevamente por mis queridas V, L y H, a ver, “Bohemian Rhapsody”, que debo decirlo, fue una soberana poesía musical y en movimiento.

Reconozco que tenía mis peros, ya sabrán que deberían decirme “Colomba pero”, fundamentalmente porque pensaba ¿Qué tanto alboroto por el documental? ¿Cómo tan atrasados que no han visto el documental poh? Pero el asunto, es que la equivocada era yo, porque lo que se estrenaba en todo el mundo, onda a la misma hora a lo redondo del globo terráqueo era…. la película sobre vida, obra y cantos de Queen y por tanto, de Mercury.

Ahí cambió la cosa y bueno, como era invitación e intentado ser modosa y educada, chitón la boca y me dejé llevar. Receta que últimamente me funciona más que bien, porque en los paseos mensuales con L, V y H, me ha tocado ver puras películas interesantes y buenas. El segundo plus, es que me sabía más que bastante la biografía de la banda y qué decir la vida privada y publica de Freddy Mercury, lo que garantizaba que no lloraría cuando se acercara el fin, aquel en el que Mercury estira la pata “Ohhhh ¿había alguien que no lo sabía? Si me leyó, cagó porque ya lo conté jajaja.

También me dejé llevar porque decía “si conozco la historia al revés y al derecho” ¿Qué tendrá para sorprender? Pues bastó entrar a la sala para que la respuesta me cacheteara ambas mejillas………. la banda sonora. Es que estas películas deberían darla en espacios abiertos, enormes, con sillas en los rincones, para poder bailar a placer. En mi caso, las piernitas y patitas, lo hicieron mirando al cielo, casi como gato dado vuelta, panza arriba dirían otros y a más no poder, con algunas complicidades de brazos y manitas.

Porque los Queen son soberbios y me quedo corta. Claro, son soberbios para una generación, la que los oyó en vivo allá por los hace muchos años, la mía y tuya, nuestra,la de ellos que son bien mayores, la mía y nuestra que va de los 30 a los 60 y la de los que jóvenes le han conocido. Porque como percateme de tanto zangolotear a oscuras, el revoltijo lo traíamos V y yo nada más, porque el publico que nos acompañaba en la sala, que en su mayoría eran jóvenes, no se les movía ni la chasquilla. Y no me salgan con que no gustan de bailar y estaban haciendo una introspección musical de letra y sonidos….. somos distintos, obvio que yo soy mejor.

Cosa sucede que la pasé chancho, cerdo, fantástico, increíble. Hubo parajes de la vida de Freddy, que decidieron al fin, contarlos con pelos y señas o al menos con todas las letras como tiene que ser, porque más clósets por abrir, que los pongan en sus casas. Ele que no sepa que Freddy era gay y que lamentablemente murió de SIDA, es una persona que vive en la baba o en un clósets que no tiene puerta y quizás tampoco espejo . En el  documental que tiempo atrás viera, hablaban del amor de Mercury por esta mujer, que supuestamente le dio un hijo, la alegría del cantante, pues no, nada de eso sale en esta movie, que como leí está completamente auspiciada, producida y encargada por los músicos de Queen, integrantes y amigos de Freddy. Así más real y clarito, echarle aguita.

En mi manía por encontrar lo bueno y lo más o menos, no seré tan malvada de tildarlo de malo, porque no lo hubo. La historia es buena, la trama apasionante, la música y los temas me dejaron cansada de tanto bailar sentada. Lo único es que el actor elegido para interpretar a Mercury, pues digamos que más bien podría haber postulado para el rol de Topo Gigio, ya que esos dientes de conejo que se gastaba, Freddy no los tenía. O sea está bien, era dienton, pero no en ese nivel de exageración. De hecho y siendo honesta creo que al actor lo eligieron, porque sabía cantar, porque quizás bailaba, porque era fans del vocalista de Queen, quizás pagó para interpretarlo, porque además de exagerar en el implante dental, era un tapón de alberca, chaparro, chico, enano, si pensamos en el verdadero. El real, de carne y hueso y que ya no está entre nosotros, era aaallltooo, tenía más piernas que talle, un trasero importante y para el mundo gay un paquete mucho más interesante. El actor digamos, solo cumplió con el paquete jajaja.

Además Mercury era muy masculino cuando quería serlo y de pronto se afemenizaba, pero el interprete de la película es una mujer todo el rato, demasiado quiebre de muñeca, demasiado deseo que no quede nadie con la duda. De hecho, las escenas primeras de la historia, cuando  está de novio con esta chica tan mona, parecen dos buenas amigas, como que por más que los muestran con poca ropa, saliendo de la cama, semejan más bien dos hermanas saliendo recientemente del arenero donde jugaron y jugaron.

En materia de los músicos, amigos e integrantes de la banda, ahí sí que hubo trabajo de casting, porque son realmente IDENTICOS. Porque obviamente cuando salí de la película busqué fotos y tal cual. Bien guapos en todo caso ¿eh? Reales y de carne huesuda y en versión actores, me quedo con los tres sin dudarlo un segundo. Un buen trío que podríamos hacer mmmm. Guapos, ingleses a la vena y sin embargo, guapísimos.

Lo bueno, es que pese a que nos tocaron en la sala, puros jóvenes fumigados que no tarareaban, menos bailaban con las piernas y brazos, esta es una película para ser vista por todas las generaciones curiosas del mundo. Para los fanáticos por supuesto, para los curiosos, para los fumigados, para las generaciones mayores adultas, adultas mayores, como fue el caso sin sacar el carné de L y H, que iban dateadas por el hijo de L y dijeron que les había gustado mucho. Puedo dar fe por H, que estaba sentada a mi lado y se reía a carcajadas y más de una vez me dijo que por qué no me paraba a bailar. Después consulté con L, qué le había parecido y dijo que le gustó mucho y eso que gusta más bien de las películas de guerra.

Y sin buscarla quedamos como las más cool, ya que en conversaciones de pasillo, telefónicas, familiares, no falta el momento en que Queen sale a pasear y las cuatro, desde todos los frentes que estemos abarcando, podemos contar que la vimos y nos gustó.

Totalmente recomendada!!

Datología

Qué: Comentario de cine: Bohemian Rhapsody.

*Quién: Colomba Orrego Sánchez. Periodista y transcriptora

Dónde: Cineplanet, Cine Hoyts, Cinemark

 

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *