Abrazo de árbol: El Ciprés.

* Por CRA.

Su historia en la mía.

El Ciprés es un árbol de gran altura, hay un poco una gran confusión entre este y los que se usan para adornar como payaso en navidad, unos son pinos y éste el majestuoso, enorme, de tronco ídem, de alturas imposibles de alcanzar para poner la estrella de David, proviene de lugares tan hermosos como él, con bosques tupidos.

Recuerdo que la primera vez que entendí la diferencia entre pino y Ciprés, fue el año 2010 que viajé a Concepción, donde vivía mi hermana menor con su marido. Ellos estaban ubicados en un lindo departamento a pasos de la U. de Concepción, por donde paseábamos casi todos los días, sin contar cuando íbamos al Parque Ecuador. Y en ambos espacios verdes lo que más llamaba la atención era la inmensidad verde, frondosa, alta de cuando la vista se pierde en un horizonte que se mira hacia arriba de los cipreses.


Que arboles más maravillosos, si no fuera porque contaban que en Concepción, la tierra de los pencosos, aquello de no te resguardes bajo un árbol para esperar la lluvia, porque te vas a mojar igual y quizás te caiga un rayo, realmente era como para hacer el hogar de hábitat bajo ese espesor frondoso y aromático.

Nada que ver con nada, de esas palabras que uno escucha en algún momento de la vida y como no sabe qué significado tienen las repite casi como tonta, alguna vez vi una serie norteamericana que se llama Ciprés Hall, después supe que eso significaba el valle o montana de cipreses. En todo el tiempo que vi la serie no podría decir que vi un ciprés. Vaya uno a saber por qué le pusieron ese nombre, es que bueno los gringos son cotidianamente tan inexplicables como absurdos.


Y bueno si hablamos de bellezas verdes, no podemos dejar de nombrar el fruto que el ciprés produce. Años, muchos años después de esa ida a Concepción, descubrí que en el cementerio Parque del Recuerdo Huechuraba, donde se encuentran mis abuelos paternos, mi mamá y mi papá, hay más de cinco Cipreses cubriendo los espacios amplios de lapidas a ras de suelo, lo que además de dar un toque poético y hermoso, nos otorga sombra en los días de verano cuando vamos a visitarlos. Y es que es tan poético estar ahí cerca de la lapida de la familia y mirar hacia el horizonte y topar la mirada con esos árboles de alturas importantes, con sus ramas queriendo topar un extremo y el otro lo más lejanamente posible y en la copa, allá muy, muy lejos esa punta en la que algunos creen que va la estrella que ponen para navidad, pero no, ese es el pino insisto, porque para ensartar la estrella en un Ciprés tienes que pedir a lo menos, una escalera de bombero. Son unos triángulos verdes con café muy hermosos. Eso sí como no todo es estar babeando, decía mi padre, no todo es estar babeando y mirando sin poner atención a lo que pisas porque caerás y a lo que miras hacia arriba porque……….. Podrás sentir el golpe que produce en la cabeza, el fruto del ciprés a la hora de desprenderse del árbol. Como ya les comenté de ramas a gran, gran altura y pues ya saben algo que parece pequeño e insignificante, cuando cae de más de tres o cuatro metros de altura… cobra velocidad y plop será lo menos que podrás expresar cuando lo sientas caer en tu cabeza.

Lo bueno es que si sobrevives puedes llevarte el trofeo de fruto a casa y observar los miles de pliegues que tiene aquello que podría ser un piñón, pero no lo es, porque no es Araucaria, pero podría ser no con ese nombre, que sí es el fruto del ciprés. Final de cuentas hermoso ejemplar de árbol, no proveniente de Chile, aunque clima frio sea.


De orígenes.
Ciprés, ciprés macrocarpa, ciprés de Monterrey, ciprés lambertiana. Monterrey cypress. Cupréssus Macrocarpa Gord. Fam.: Cupresáceas Clase: coníferas. El nombre “cupresus” recuerda una leyenda griega que contaba que el joven Kuparissos fue transformado en un ciprés por el Dios Apolo. La denominación específica tiene relación con el tamaño de los frutos, que es relativamente más grande que en las otras especies del género. Esta variedad es nativa de un área reducida de acantilados marinos del sur de California, cerca de Monterrey.

El género Cupressus agrupa a cerca de 12 especies originarias de regiones templadas y subtropicales, tanto en América como en Europa y Asia. Todas las variedades de ciprés se hibridizan con mucha facilidad entre sí.


Descripción.
Árbol con forma piramidal, muy resinoso, de copa ancha en su estado adulto, cuando alcanza 20 a 30 m. de altura; posee una gruesa corteza de color rojizo oscuro que se vuelve gris en los individuos más viejos y se fragmenta y separa en anchas arrugas escamosas; las ramillas son de sección cuadrangular.

Hojas escamiformes, pegadas a las ramas; pequeñas, de 2 mm. De ancho, opuestas y de tono verde oscuro, desprenden un olor a pino muy característico.

Flores unisexuales, solitarias, ubicadas al final de las ramas cortas. Las masculinas, con forma ovoide, amarillas, de 4 mm. De largo; las femeninas, globosas, en grupos de 6 a 8 unidades.
Fruto: un cono globoso que madura después de dos años; mide 2 a 3 cm. de diámetro y es cortamente pediaceado, con escamas gruesas provistas de una hinchazón en el centro; contiene alrededor de 20 semillas duras, angulosas, aladas, con pequeñas glándolas resinosas.

El ciprés se propaga mediante semillas. Resiste perfectamente todo tipo de terrenos, pero los prefiere arenosos y bien drenados. Algo sensible a las heladas, es muy resistente a las sequías prolongadas. De crecimiento rapidísimo, soporta sin problemas las podas frecuentes.

Usos.
Abudantemente empleado como ornamental, sobre todo en la plantación de cercos vivos. En los campos se utiliza para proteger el ganado, y formar cortinas cortavientos. También sirve como contenedor de dunas y para forestar terrenos áridos.

La madera, de regular calidad, es durable a la intemperie y se trabaja fácilmente; se emplea en carpintería rústica, carrocerías, revestimientos, etc.

Diversas variedades ornamentales se han cultivado a partir de esta especie. Entre ellas destacan: var. lutea, de follaje amarillo dorado; var. goldcrest; var Donard Gold, y var. Fastigiata, de porte piramidal.

Datología
Qué: Abrazo de árbol: Ciprés.
* Quién: CRA, amante fervorosa de los árboles.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *