Transmutación de un personaje histórico y explotación de plata en la pampa del tamarugal. De Tirana Rebelde a cristiana redentora. Una explicación entre muchas…

* Por Bosco González Jiménez.

Año a año, se congregan más de doscientas mil personas en lo que fuese la antigua provincia de Tarapacá, que se encontraba contenida en el corregimiento colonial de Arica (Siglo XVI al XVIII), provincia que posteriormente, bajo el mando Virreinal de Amat y Juniet, pasaría a ser un corregimiento independiente (1978).
En el presente, se busca exponer algunos de los antecedentes que intentan explicar el origen de la fiesta, siendo este uno entre muchos otros; con el presente no se aspira a una explicación “fidedigna” de un origen; siempre he pensado que los orígenes son construcciones sociales orientadas por determinados intereses, muchas veces inconfesables, como es en este caso, la explotación de un antiguo mineral de plata.

El cronista Cuneo Vidal (1977) escribe en: “Una princesa indiana”, que entre 1536 y 1540, Rondón, religioso de la Real y Militar Orden de N.S. De Las Mercedes Redentora de Cautivos, habría encontrado una cruz sobre un túmulo de reciente confección, frente a lo cual, el agente evangelizador de este mito, habría mandado a construir un adoratorio, que abría llevado el nombre de Nuestra Señora del Carmen de la Tirana, la cual se habría convertido en un espacio de romería y devoción por parte de las culturas locales y sectores aledaños, en lo que se conoce actualmente como la Pampa del Tamarugal.

La historia seria sencilla si nos quedamos con esta primera impresión… indaguemos un poco más ¿Por qué habría existido un túmulo de tierra con una cruz encima? ¿Cuáles habrían sido los motivos que orientaron a Rondón a generar su construcción?

Este mito señala, como antecedente histórico, la travesía de Diego de Almagro (Ver imagen Nº 1. Guaman Poma de Ayala, Felipe, 1534-1617) quien habría salido desde el Cuzco en dirección al sur, acompañado de españoles, soldados nativos y miembros de la dinastía incaica Paullu Inquill Tupac Inca, hermano de Huascar y Manco Capac II, y Huillac Uma, sumo sacerdote de la extinguida religión del sol (Cuneo-Vidal, 1977), quien habría viajado con su hija, apellidada Huillac Ñusta, nacida veinte años atrás en el Cuzco.

El relato plantea que Huillac Uma habría huido de las huestes de Almagro hacia la provincia de Charcas (sector asociado a la actual Bolivia, noroeste argentino y parte del altiplano actual de Chile) motivado apoyar la rebelión que Manco Capac II habría impulsado desde el Cuzco. Esta doble motivación, en origen, la rebelión impulsada desde el Cuzco y la huida realizada por Huillac Uma, habrían instado a Huillac Ñusta, a huir, acompañada de un puñado de fieles soldados a lo que actualmente conocemos como la pampa del tamarugal, sector donde hoy se encuentra las localidades de La Tirana, Canchones, la Huayca, entre otros pueblos.

Habiendo tomado posesión en el área señalada -la bella tirana del Tamarugal (Huillac ñusta)- habría sido llevado ante ella un misionero español (Vasco de Almeida) que en su afán de encontrar las “minas del sol” cayó en manos de los fieles de la “Bella tirana del tamarugal”.

Los ancianos que acompañaban a la rebelde, habrían sentenciado al explorador a la pena máxima, la cual debía ejecutarse en cuatro lunas más. En ese contexto la líder indígena, traicionada por sentimientos de misericordia, fundados en un enamoramiento hacia el cautivo, comenzó a relativizar la decisión de los ancianos. El cautivo le habría hablado de su religión, de Cristo y de María, el relato mítico de Cuneo Vidal, refiere el siguiente dialogo:

-“Y, de ser cristiana y morir en el seno de tu fe, pregúntale Huillac al español ¿renaceré en la vida futura, y mi alma vivirá unida a la tuya, por un siempre jamás…?” -“Sí tal, amada mía” respondió Almeida. -“¿Estás seguro de ellos, chuncu (adorado)?”. -“Me lo enseña mi religión, que es fuente de toda verdad”. -“Pues bien: bautízame, castellano… ¡Quiero ser cristiana! … ¡Quiero ser tuya en cuerpo y alma, en este vida terrenal y en la eterna!…” -“Dios ha alumbrado tu entendimiento… Dios ha llamado a las puertas de tu corazón… Si hoy pagana, te idolatro, no habrá cariño en el mundo igual al que te profese mañana, cristiana…” -“Mañana al despuntar el día, agregó con solemne acento Almeida, serás mi hermana y esposa en Jesucristo”.

La bella tirana del tamarugal, pasaba a ser la princesa Inca que caminava a convertirse a la fe cristiana; en un momento, en el que el cautivo se aprestaba a bautizarla, “una lluvia de flechas callo sobre ambos” , Almeida murio y en su lecho de muerte, agonizante la convertida habria manifestado:

-“Muero resignada… -“Muero dichosa, segura cual estoy, a fuerza de creyente en Jesucristo, de que mi alma inmortal se remontará a los altos cielos, y contemplará el rostro de su Creador, al pie de cuyo trono me espera ya, por obra vuestra, mi esposo adorado… -“si con mi amor y mi conversión a una fe enemiga de la de nuestros padres lastimé vuestras creencias y causó daño a la causa de nuestra nación, séanme concedidos vuestra indulgencia y vuestro perdón… -“me resigno a pagar con mi vida el que consideráis mi yerro… Más, si queréis que muera tranquila la última princesa del linaje de vuestros Incas y ultima sacerdotisa de vuestra religión, prometedme que enterraréis mi cadáver al lado de mi esposo, y levantaréis sobre nuestra sepultura una cruz … la cruz de los cristianos… “No puedo más… ¡adiós para siempre! …”.

Desentrañando un mito…

La rebelde de la pampa del tamarugal estaría estableciendo una posición de resistencia y Vasco de Almeida estaría buscando, en un espacio cercano, “La mina del sol”; sabemos por Bouysse-Cassagne (2004), y otros autores, que en el mundo andino precolombino y colonial, los lugares “internos” en donde el sol “criaba el oro y la plata” habrían tenido una gran connotación sagrada.

¿No sería factible afirmar que nuestra bella tirana de la pampa del tamarugal, en su acto de perdón, misericordia y amor, constitutivo de su muerte, estaría permitiendo el acceso a esa gran “mina del sol”?

¿Cuál sería esta mina del sol en territorio tarapaqueño? Si acudimos a antecedentes históricos sincrónicos (Pedro Pizarro [1571] y documentación vinculada con el la primera cedula de encomienda entregada en el área, Lucas Martínez Vegazo [1540]), podríamos conjeturar que esta mina del sol, era el mineral de Huantajaya. Pizarro [1571] se refiera a la existencia de “papas de plata” señalando más precisamente para este mineral:

“es el metal de plata que en estas minas hay muy rico, porque lo más que se ha sacado dellas es plata blanca acendrada, y aún quieren decir que tiene quilates de oro”. “Hay tantos veneros a manera de vetas en diez leguas al rededor de lo que se ha visto, como venas tiene una hoja de col, y en todas las partes que cavan sacan metal de plata, uno más rico que otro”

¿Es posible pensar que este mito abre la posibilidad, en lo simbólico, de la explotación de los minerales en el norte grande, especialmente lo que se conocería como el yacimiento de Huantajaya?

No olvidemos que este mito, elimina a la última princesa Inca y ultima sacerdotisa de la religión, y en dicho acto emerge un montículo con una cruz que ella habría solicitado construir en su lecho de muerte, a partir de lo cual, no sabemos cuánto tiempo después, Rondón -agente evangelizador y militar- ordena la construcción de un adoratorio, momento en el cual se fundaría la adoración a la virgen del Carmen del tamarugal.

Lo particular de este relato, es que Rondon, ingresa al mito en su última etapa, no teniendo relación alguna con los agentes que en el habitan, fundando desde una externalidad al mito, la fiesta con la construcción del adoratorio.

Quizás lo que aquí está en juego, es el hecho que no existe un origen certero para esta fiesta y lo que le otorga un sentido sociológicamente razonable, es la necesidad de convertir conciencias en un lugar rico en minerales sagrados que requerían ser desacralizados y despojados de su poder simbólico prehispánico… ¿Cómo? convirtiendo a la líder sacerdotiza indígena al cristianismo y haciéndola pagar con la muerte su propia traición.

Datología
Qué: Crónica: Transmutación de un personaje histórico y explotación de plata en la pampa del tamarugal. De Tirana Rebelde a cristiana redentora. Una explicación entre muchas…
* Quién: Bosco González Jiménez. Sociólogo. Dr. (C) en Historia (Etnohistoria)
Universidad de Chile. Director Centro de Estudios Camanchaca.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *