De leyendo en el portal: “Perspectivas: una parte de la memoria musical del exilio chileno”.

* Por Susana de la mañana.

De la autoría de Luis Emilio Briceño, es el libro “Perspectivas: una parte de la memoria musical del exilio chileno”, resultado de la investigación en formato crónica – audible, sobre la música de la Nueva Canción Chilena.

Sobre el libro.
Las peculiaridades de esta publicación —un libro-disco o «flexibook»; o sea, un libro que se lee y también se escucha si se pone en un tocadiscos— se corresponden a su origen.

Entre 2013 y 2015, el chileno Luis Emilio Briceño mantuvo en París un programa radial en podcast que sorprendía por la precisión de sus contenidos en torno a Nueva Canción Chilena y música latinoamericana en general.

La muestra de grabaciones antiguas y perdidas —no las más conocidas del movimiento—, los vínculos entre nombres en apariencia alejados e incluso las entrevistas con algunos autores chilenos residentes en Europa nutrieron el espacio que más tarde siguió transmitiéndose un tiempo por Radio Universidad de Chile, en Santiago.

Desde un afán similar de registro y divulgación, Briceño preparó este libro-disco, con música de Juan Capra, Francisco Roca, Patricio Castillo, Osvaldo Gitano Rodríguez, Jorge y Beb, Gabriela Barrenechea y el Grupo Héctor Pavez. En palabras del responsable, «descubrimos una parte de la música del exilio, nueva para nuestros oídos, que conserva la vitalidad de los jóvenes que la habían grabado.

Para leer – escuchar: https://perspectivasnuevacancionchilena.blogspot.com/

Este trabajo intenta dar a conocer una parte de este eslabón perdido de nuestra historia musical». Es música y palabra conectadas esta vez de forma exacta, en una publicación diferente a cualquier otra.

El autor y su libro.
El porqué del criterio de selección para este libro escucha, según explica el autor: “hasta ahora, la memoria musical del exilio chileno ha estado casi exclusivamente monopolizada por la difusión de aquellos artistas cuya producción ya era conocida antes del golpe de Estado de 1973. En efecto, salvo contados artículos y publicaciones, la mayor parte de la edición tanto académica como discográfica ha estado dedicada a ellos. Más allá de las razones que podrían explicar este «olvido», creemos que es importante comenzar a remediarlo para conocer la diversidad de la producción musical de los artistas chilenos en el exilio y, al mismo tiempo, entender su precariedad”.

Briceño añade que “estos artistas grabaron muchos discos y participaron en múltiples manifestaciones de solidaridad con la lucha del pueblo de Chile en ámbitos más locales y menos masivos que los del mainstream artístico, lo que hace de sus experiencias una fuente nueva e inexplorada para comprender lo que significaron los microespacios de la solidaridad internacional para la constitución de un tejido social que ayudó a muchos chilenos y chilenas a soportar la imposibilidad de retornar al país”.

La historia.
A partir de 2010, Briceño y Sextier tomaron contacto directo con buena parte de esos músicos olvidados por su país y también con su discografía, que comenzaron a coleccionar desde entonces. Este hallazgo, resume Briceño, le provocó “interés por saber más acerca de la generación de jóvenes que había protagonizado el proceso de transformaciones sociales en nuestro país antes del golpe de Estado. Ahí descubrí un vivero de música chilena inédita en Chile”.

El creador hace notar la paradoja de que “esta música es vieja, tanto si consideramos su concepción como si atendemos a su fecha de grabación: algunos de los temas tienen más de cincuenta años, pero el hecho de que no sean conocidos en Chile hace que mantengan la vitalidad de los jóvenes que los grabaron y, por eso, suenan como si fueran canciones nuevas. Lo mismo pasa con este «libro con música», que es un formato curioso y nuevo por estas latitudes, aunque tenga casi sesenta años de existencia”.

Briceño aclara que “no pretendo ser exhaustivo en lo que aquí presento. Por una parte, el foco está puesto en los artistas que grabaron en Francia y, por otra, en aquellos que tuve la suerte de conocer. Algunos de ellos abandonaron este planeta hace años, pero siento una cercanía especial con sus obras y con los itinerarios que recorrieron e intentamos dar a conocer en nuestro programa de radio.

Por último, asumo completamente la subjetividad que me ha motivado a escribir estos textos, hacer Perspectivas y generar este compilado. Creo que esta visión puede transformarse en un motor para acercarnos de forma horizontal a este legado, entender el compromiso que motivó a los artistas que lo forjaron y proyectarnos en esa memoria olvidada”.

Para él, su publicación está lejos de agotar la búsqueda y el análisis de lo que cientos de músicos chilenos hicieron en todo el mundo durante la dictadura: “Espero que a partir de aquí surjan curiosidades que estimulen la aparición de nuevas pistas de investigación y edición que permitan a las chilenas y los chilenos recuperar este eslabón perdido de su patrimonio musical”.

Datología
Qué: “Perspectivas: Una parte de la memoria musical del exilio chileno”.
Autor: Luis Emilio Briceño.

* Quién: Susana de la mañana, devoradora de libros.
Edición: Autoedición.
Año: 2018.
Para descargar y leer-escuchar: https://perspectivasnuevacancionchilena.blogspot.com/

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *