Películas en Tv Paga: Mr. Holmes.

* Por Colomba Orrego Sánchez.

Me topé primero que nada con el título, me pestañeó diré por excusa. Así que la grabé sin saber qué tal sería, quiénes actuarían. Después le eché un vistazo y agradada descubrí que a mi amado Sherlock, lo encarnaba nada menos, que Ian Mckellen, un gran actor inglés, oriundo del país de mi Holmes, así que tan mala, no podría ser.

Y no lo fue, al contrario, más que buena diría que era extraña. Un especie de intromisión somnolienta a la vejez de Sherlock Holmes, en un tiempo irreal, ya que la cinta ocurre a fines de los años ´40 del siglo XX y sabrán ustedes y si no se los cuento, que Conan Doyle lo escribió y ambientó las historias de éste particular detective, en el siglo XIX, por aquello de las calles brumosas y los asesinos sueltos, matando a mansalva sin que Scotland Yard, ni nadie fuera capaz de detenerlos, más que Holmes. Pero bueno, digamos que son recursos literarios, adaptados, para contar del mismo personaje una posible historia.

En esta posible historia, que emite la señal de Tv Paga, HBO, en versión señal simple y en la súper HD, transcurre en la vejez de Míster Sherlock Holmes, divagamos sobre la supuesta memoria distorsionada, de quien gozaba de una más suculenta y fantástica que un elefante, sumada a su capacidad inconmensurable de observación, qué decir la inteligencia, capaz de retener en la retina y qué decir en la cabeza, detalles, olores, ruidos, para dejarte estupefacto, al descubrir en breves minutos de dónde vienes y en que horario fue que eso sucedió. Y sin embargo, los que rodean a este Holmes, intentan hacernos sentir y asustarnos, que está senil y por tal, en cualquier momento se nos va.


Sinopsis.
En 1947, Holmes vive retirado en una remota granja de Sussex con un ama de llaves y el hijo de ésta. Cumplidos los 93 años, su memoria y su capacidad intelectual empiezan a deteriorarse. Su rutinaria vida se limita al cuidado de su colmena, a la escritura de su diario y a la lucha contra su pérdida de facultades. De repente, se le presenta un caso desconocido hasta el momento.

Volviendo a la movie.

Mientras eso ocurre, Sherlock, tiene un temita de conciencia que resolver. Tuvo el temor o la delicadeza suficiente para guardar sabiamente, en la memoria de los olvidos, aquello que de tanto en tanto vuelve a punzar y lo trae inexorablemente al presente, ya sea con una foto, un par de guantes, o simplemente por el olor que las rosas producen.

Y es que fue precisamente esa espina clavada en la conciencia, lo que lo tiene desde hace 40 años, lejos de Londres, instalado en una localidad perdida en Inglaterra, en Sussex para ser exactos. Casualmente, un lugar hermoso, viviendo la vida desde una casa nada despreciable, de tejas, con campo que lo rodea y vista a un horizonte de mar. En compañía de una ama de llaves y su hijo.
Y es que es justamente este chico, lo que suma vida a Sherlock, una especie de él pero con doce años, igual de inteligente, perspicaz, observador y que guiado por el detective, irá agudizando sus potenciales y de paso, generándole vida a quien aparentemente está escasa de ella.
En esta somnolencia en la que transcurre la película, que no logramos descifrar cuáles son los sucesos que perturban al detective, además nos enteramos que su hermano Microsofty, ha muerto, así como también Watson y por eso, su vida es un tanto más plana.

Aunque cuando inicia la historia, Sherlock, viene llegando de un viaje intempestivo, nada menos que a Japón. Otros asuntos importantes obligaron ese viaje y lo iremos descubriendo poco a poco, como también las segundas intensiones, que escondidas y de contrabando en una cajita trajo. Que no es otra cosa que una especie exótica y extinta, que crece solamente en un cementerio de Japón. Es un árbol, uno capaz de ayudarle en sus problemas mentales.

Porque al parecer su pasión desde hace 40 años, la crianza de abejas y producción de miel y consumo de la jalea real, no está dándole los resultados inmediatos que pensaba…
Es una película interesante, no negaré que me dio un poco de pena ver a Ian Mckellen, interpretando el rol de un hombre mayor. Imaginé que tanta diferencia de edad no tendría con el supuesto Sherlock de 1947, pero buscando imágenes para este comentario, descubrí que si bien está mayorcito, tuvieron que maquillarlo para que se viera bien senecto, mucho más de lo que Mckellen lo es. Alivio, porque la verdad eso de interpretarse casi yéndose de este mundo, cuando uno no está precisamente llegando, como que me da cosa, sin ser demasiado supersticiosa, le diré “no llames lo que todavía no quieres que llegue”. Supongo, que será un recurso del director, para que la sensación de desmemoria, de senilidad, la sintamos y podamos adentrarnos en la cabeza de un grande, porque hasta los más inteligentes y agudos seres vivos, llega un momento que los fusibles se apagan.

Final de cuentas, una película que si se la topa, no deje de verla, es interesante. A veces se cae en aquello de la sensibilidad barata, pero al poco caer, se levanta erguido como buen inglés y sigue victorioso (Good save de Queen) hasta que aparece aquello de The End.

Datología
Qué: Comentario Películas Tv Paga: Mr. Sherlock.
*Quién: Colomba Orrego, periodista y transcriptora.
Dónde: señal HBO.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *