Películas de Tv Paga: Gilda, no me arrepiento de este amor.

* Por Colomba Orrego Sánchez.

 

Sería exagerado decir que formé parte del parto de esta cinta (jajajaja) pero digamos, que gracias a una amiga muuuy cercana, me tocó algo parecido. Y siempre, siempre, siempre, criticona ¿qué le voy hacer? Si así soy, no le auguré buen futuro a Gilda, no me arrepiento de este amor. Más que nada y que mala soy, porque la protagonizaba Natalia Oreiro, que es una hermosa, pero muy mala actriz, de esas que solo salen adelante cuando interpretan roles en las teleseries, donde hacen de cómicas o divertidas, porque para improvisar son diosas, pero háblame de trasmitir pasión, dolor, drama, tragedia, ahí se ven en unos aprietos y el espectador que las mira, en unas ganas que devuelvan la entrada.

 

Y bueno ocurrió que fue un exitazo de aquellos en Argentina. También sumó que era nada menos que la biografía y a la pata (copia), de Gilda. ¿Quién fue Gilda? Es una cantante argentina, de cumbias más que famosa y que como ese estilo de música, se interpreta en escenarios para públicos más bien populares, los artistas deben trasladarse por carretera hasta esos lugares, aunque ganen fajos de dinero y puedan acceder a tremendas casas y lujos en sus vidas privadas. Entonces sucede, como ocurrió años después con “El potro” Rodrigo, que una noche de vuelta de un concierto, yendo por alguna carretera, tuvieron un accidente y esta prolífica cantante se mató.

 

Y bueno, justamente lo que significa Gilda en Argentina, creo que le sumó más que buenos réditos a Natalia Oreiro y a toda la producción, que llevaron adelante este proyecto cinematográfico, que literalmente se transformó en un hit. Sumado a que Gilda, es considerada en su país, una suerte de santa, una diosa, onda como el que no sabe, no conoce alguna canción o vida y obra de la cumbiera, literalmente, puede sentirse un o una soberan@ pelotud@.

 

En mi caso, confieso que me saltó de la pelotudez, porque sí que sabía de su existencia. Claro que nomás por el tema que le da título a la película, que lo escuché en voz y guitarras de los Ataque 77, una banda punkie argentina. Y bueno, después me tocó escucharla en versión original y puedo confesar que más de alguna vez, la canté en la ducha. Y es que “no me arrepiento de este amor” es un temazo de aquellos pues.

 

Volviendo a la película.

El asunto es que una noche sin más, me topé con la película en el cable y no me pregunten los por qué, simplemente sucedió, que decidí grabarlo y verlo. Y ¿Qué creen? La película, historia, actuaciones, incluída Oreiro, salvaban más que otro poco. Onda que hasta podría decir, con un poco de entusiasmo, aunque con declive rápido, que Natalia, le atinó medio a medio interpretando este rol. Sumaría digamos, que la actriz argentina, aulla, digo canta, pero igual aguanta al oído, onda es agradable escucharla – a veces-, como todos los que se lanzan al ruedo sin educación previa, tiene unos discos que son un suplicio y otros un poco menos y entre medio, algún temita que salva.

 


Pero la verdad, la película “Gilda, no me arrepiento de este amor”,  fue muy fácil y ligero verla, no me provocó aburrimiento, las actuaciones salvaban todas, incluida la de Oreiro y bueno, sumado a las canciones de Gilda. No sé, no diré que le daría el Martín Fierro, ni nada parecido, pero digamos que para lo mala que proyecté que sería, resultó mucho mejor.

 
Lo cual me alegra, tanto por la directora, desconocida directora, Lorena Muñoz, como por Natalia Oreiro, que en realidad ¿por qué desearle el mal a nadie? Y ya que iba de productora general, pues que ganara unos morlacos ¿qué tanto? Porque aunque no lo parezca, por todo lo antes dicho, le tengo cariño a Natalia, la he visto en cada bodrio, pero ahí he estado fiel comiéndomelos hasta el final. Es que es tan linda y simpática, tiene como  ya comenté, aquello de los malos actores con chispa, que no saben expresar emociones diversas y profundas, pero para improvisar y salir adelante, son para que les den un premio y Oreiro, que generalmente le ponen un protagonista que es más muermo que ella, algo hace, que salva la pareja, hace casi que el muergano parezca que actua y eso se agradece poh ¿qué no?

 

Porque no sé ustedes, pero una que se ha visto un cuanto hay en teleseries argentinas y de Oreiro, estarán de acuerdo conmigo, en que más allá de gustos, hacer actuar a un pánfilo, inexpresivo, como lo es Facundo Arana, es para que le aplaudan de pie. Y es que en Muñeca Brava y otras más que hizo con él, mama mía que ganas daban que lo mataran en las próximas escenas. Alguien dirá pero ¿cómo si es tan guapo? Eh ahí el meollo, no actúa tu belleza, sino la capacidad de expresar emociones, no es pasarela es actuación poh.

 

Pero en temas de comentarios cinematográficos, si se topan en CINEMAX, con “Gilda, no me arrepiento de este amor”, no pierda pisada y véala. La cinta pasa la prueba del minuto mágico y suma la biografía de la cantante que es bien impresionante, además los temas que si bien los canta Oreiro, son los que la cumbiera escribió y musicalizó, porque ella sí que tenía dedos para el asunto. Así que ya sabe, si además la destina para un día sábado o domingo, en donde las pretensiones y exigencias, andan en modo descanso, le aseguro que no se arrepentirá.

 

Sinopsis:
La vida íntima y poco conocida de Miriam Alejandra Bianchi, quien se convirtió en ídolo de la canción popular argentina bajo el nombre artístico de Gilda, en un filme que rescata su autenticidad, su carisma y la reivindicación de los derechos femeninos en sus canciones durante dos etapas de su vida: una, que muestra a Gilda cuando era niña y adolescente junto a su padre, inspiración artística de la cantante; y la otra en su madurez, cuando decide comprometerse con su propio sueño y hacerlo realidad.
Ficha técnica:
Dirección: Lorena Muñoz.
Dirección artística: Daniel Gimelberg.
Reparto: Natalia Oreiro, Ángela Torres, Javier Drolas, Lautaro Delgado, Roly Serrano, Susana Pampín, Marcelo Mel.

 

Datología

Qué: Comentario cine “Gilda, no me arrepiento de este amor”.

* Quién: Colomba Orrego Sánchez, periodista y transcriptora.

Dónde: Señal Max.

Cuándo: Todo el mes de abril.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *