Curiosidades del cine: “Cry Baby” de John Waters, en cine Arte Alameda.

*Por Colomba Orrego Sánchez.
En esta ocasión confieso que me salté a mi querido amigo RJ, quién creo este segmento, pero como anda de viaje y casualmente, ha caído ante mis ojos, la sorpresa maravillosa que exhibirán el próximo miércoles 18 de abril, a las 22 horas, “Cry Baby” en el Cine Arte Alameda, no pude esperar más y aquí les voy.

 
De curiosidades en el cine, está hecho el que realiza John Waters. Y si además sumo mi ombligo, les podría decir que a Waters, lo vi enterito todo, todo, gracias a mi querido amigo Germán Bobe, quien además de culto, es un entendido en materias de lo kitsch, que para no ofender al director norteamericano, diremos con propiedad, estilo “Camp”.

 
Y mientras pienso y escribo, me siento dividida, porque no sé de quién hablar primero. Es que Waters es a Estados Unidos, lo que mi querido Germán Bobe, a Chile.

 
Aquel cine estrafalario para muchos, alocado para los que están delante de las cámaras y final de cuentas, un estilo que marcó una época, que abarcó de los ´60 a los ´90, en Estados Unidos, que gustaba realizar Waters, a quien tildaban de hacer del séptimo arte, lo peor posible.

 

Volviendo al ombligo, les cuento que en materias de ir al cine, de la mano de alguien, mi maestro en materias de un mundo posible, generalmente acallado, oculto, señalado como malo, ridículo, absurdo, lo conocí y siempre estaré agradecida, gracias a mi querido Germán Bobe. Y justamente fue en el Cine Arte Alameda, hasta donde nos trasladamos un par de veces, para concluir con un patacón inolvidable, de cine, con este estilo cinematográfico, tan particular, donde me vi casi todas las de John Waters.

 
En esos tiempos, que aunque caiga el carné y qué tanto, mis abriles rondaban por los 20, 21 y aunque ya llevaba tres años viviendo en Santiago de Chile, continuaba siendo la ranchera más ranchera de la capital. Esa que se asombra por y con todo, que camina observando el mundo, con la boca abierta y con un poco de baba cayéndole por la comisura de la boca y en esa condición, pese a otros, me abrí de mente y corazón para dar la bienvenida a las peculiaridades de Waters.
Creo que pocas veces en la vida la he pasado más bien. No soy demasiado de cine musical y sin embargo, con las movies de John, la silla de la sala me molestaba ya que el culo y piernas querían pararse y danzar a más no poder.

 

Sumado a la sorpresa, agradable, por adentrarme en este mundo tan “camp – kitsch”. Recuerdo que me inicié con “Pink Flaming”, después vendría Hairspray y por último, Polyester. Las tres protagonizadas por Divine, que era una suerte de actriz fetiche del director. Y la verdad con Divine en escena, se la robaba por completo, era tan extrovertida, locuaz, llamativa sin prejuicios lo digo, llamativa y qué manera de llamar la atención. Verdad que chocaba a la primera de vistas, pero el resto del elenco sumado a la trama, iban haciéndote formar parte de la historia.

 

Es que Divine, es un cuento aparte, un punto y a parte en el cine de John Waters.
Continuaríamos con la que hoy nos trae a colación “Cry Baby”, que es una poesía en movimiento, tiene tantos detalles hermosos, además de la banda sonora que es para sacarse el sombrero y reverenciar dos veces, de hecho, hasta el día de hoy poseo en mi biblioteca musical, para los oídos de caminatas, es que son fantásticos y me quedo corta.

 

Sobre Divine.
Harris Glenn Milstead más conocido por su nombre artístico Divine (Baltimore, 19 de octubre de 1945 – Los Ángeles, 7 de marzo de 1988) fue un actor y cantante estadounidense, conocido sobre todo por su caracterización como la “Drag Queen Divine”, personaje que le dio amplio éxito y reconocimiento en el ambiente musical y en el cine independiente. Su nombre quedó asociado principalmente con los filmes del reconocido director John Waters.

 
Divine comienza su carrera como actriz formando parte del equipo de actores y modelos llamado Dreamlanders. Este término proviene del nombre de la productora de John Waters, Dreamland Productions.

 
Participó en películas como Pink Flamingos, Female Trouble, Polyester y Hairspray, todas bajo la dirección de su amigo, así como en un western atípico, Lust in the Dust (1985), junto a Cesar Romero y Tab Hunter.

 

Después seguiría turno, a la cinta que nos convoca y es que Cry Baby, tiene un plus demasiado total, no solo por la historia, sino por el elenco que se gasta. Podríamos comenzar por “Juanito Profundo” alías Jonhyy Deep, pero prefiero destacar a Iggy Pop, a Garganta profunda, a Cara matona y después los protagonistas Juanito Profundo y Amy Locane, que fue la coprotagonista femenina de la cinta, su primera vez y todo indica que la última.

 

Y eso que en Cry Baby, la onda “camp – kitsh” no está tan rabiosa, aunque suma a Caramatona, en el elenco y qué decir Iggy Pop y qué decir garganta profunda, pero después de las protagonizadas por Divine, ésta es la versión light en el cine de Waters e igualmente la amamos.

 


Estética Camp.
“Camp”, es un tipo de sensibilidad estética del arte popular que basa su atractivo en el humor, la ironía y la exageración.

 
Es una corriente artística relacionada con las formas del arte kitsch, considerado como una copia inferior y sin gusto de estilos existentes que tienen algún grado de valor artístico reconocido.​
Suelen identificarse sus cualidades atractivas bajo los parámetros de la banalidad, la vulgaridad, la artificialidad, el humorismo, la ostentosidad y el carácter afeminado.​ En cualquiera de sus formatos artísticos se caracteriza por el énfasis a la ostentosidad y la exageración en las situaciones. En ocasiones sus atributos clave suelen relacionarse con la artificialidad, la frivolidad, su carácter artístico popular, su poca profundidad artística y el exceso de elementos que conforman su distinguido tono alegórico.

 

Es un tipo de corriente artística definida en belleza por su evidente fealdad y está planteado popularmente como una forma política de integración social de la cultura de LGBT (en especial la cultura gay) en la cultura global.

 
Se origina en el período de la cultura clóset en el que popularmente se acepta la homosexualidad como afeminamiento, marcado por diversas corrientes artísticas que exaltaban la feminidad en la masculinidad y la feminidad en la misma feminidad.

 

(Photo credit should read Sebastian Wllnow/AFP/Getty Images)

El cine de Waters.
Sus primeros trabajos presentaban, bajo una estética marcadamente camp, personajes encantadoramente indecentes en situaciones escandalosas, con la ayuda de unos diálogos exagerados y llenos de excentricidades.

 
Tres clásicos de esta época, Pink Flamingos, Female Trouble, y Desperate Living, forman la Trash Trilogy (Trilogía Basura), que violentó los límites del decoro, lo convencional y, desde luego, la censura cinematográfica. Es particularmente célebre la escena final de Pink Flamingos, añadida al final de la cinta sin aparente continuidad con la trama pero sí con el personaje. Fue rodada en una sola toma sin efectos especiales: un pequeño perro defeca en la calle y Divine se come los excrementos del animal.

 


Sobre Cry Baby.
Entrando en materia les contaré que la historia está ambientada en los años cincuenta y la sinopsis dice así…. Eisenhower es el Presidente de los Estados Unidos. En el ambiente musical domina el Rock. Wade “El lágrima” Walker (Johnny Depp), el chico más malo del instituto, es un joven irresistible cuya habilidad para llorar una sola lágrima vuelve locas a las chicas. Especialmente a Allison Vernon-Williams (Amy Locane), una rica y bella jovencita que se siente irracionalmente atraída por este delincuente juvenil y su mundo de rock, coches rápidos y mujeres aún más rápidas.
Y de ahí en más aventuras por doquier, canciones, amor, baladas, buenos y malos, un poco de escenas en la cárcel, otro poco de escenas de amor y mucha, mucha pasión.

 
Este ciclo de cine que exhibe maravillosamente el Cine Arte Alameda, sucede los miércoles de cada mes y cada cual un director al que se le rinde culto por alguna razón. En el mes de abril, que hermoso mes que es oyeee, el tributo es a John Waters porque casualmente el 22 de abril es su cumpleaños y en este 2018, cumplirá 72 primaveras, ya que pertenece a los países del norte.

 

Y pues qué mejor manera de cantarle sapo verde tuyu, que viéndole su filmografía y haciendo salud y glu glu. Ya que Cine Arte Alameda, para la función de este miércoles 18, tendrá barra de vinos y cervezas, a precios amigables ¿qué más podemos pedir?

 

 

Ficha técnica de Cry Baby.
Les puedo contar en materias técnicas que la cinta es de 1990, dura 89 minutos, es originaria de USA (guacala, nadie es perfecto), dirección y guión a cargo de Jonh Waters, la música que es fenomenal es de Patrick Williams que lo conoce súper harto su mamá, la foto es de David Insley y en el reparto están, vayan preparando las reverencias: Johnny Depp, Traci Lords, Willem Dafoe, Amy Locane, Susan Tyrrell, Polly Bergen, Iggy Pop, Ricki Lake, Kim McGuire, Troy Donahue, Joey Heatherton, David Nelson, Patty Hearst, Joe Dallesandro.

 
De lo imperdible y me quedo corta. De hecho hay hartos nombres de los cuales podríamos sacar el tejido y hacer un par de sweater. Si algo saben de este estilo cinematográfico, sabrán que Ricki Lake fue otra idla protagonista en cintas del director. Porque a él le gustaban llamativas y llamativos. No necesariamente por la belleza obvia y curvilínea, sino también por los excesos de peso bien llevados y manejados, caras un tanto discordantes como “Cara matona”. Y los guapos y hermosas no le hacen mal a nadie, diremos por algunos como Willem Dafoe, en lo personal hasta que se le cayeron las arrugas, Iggy Pop, se las traía, en fin un cuanto hay.

 
Sobre el director.
John Waters es un director de cine, escritor, actor y fotógrafo nacido en Baltimore, Maryland, EE.UU el año 1946. Apodado “el Rey del Mal Gusto”, se ha caracterizado por impactar a sus audiencias.

 
Comenzó su carrera realizando cortometrajes en los años ´60. En “Roman Candles” (1966) trabajó por primera vez con Harris Glenn Milstead, más conocido como Divine, quien posteriormente protagonizó su primer largometraje “Mondo Trasho” en 1969.

 
Esta sinergia creativa perduró en el tiempo, y Divine pasó a interpretar varias de sus películas, entre ellas “Pink Flamingos” (1972), “Polyester” (1981) y “Hairspray” (1988). Tras la muerte de Divine, la carrera de Waters siguió en ascenso y pasó a realizar películas en Hollywood como “Cry-Baby” (1990), protagonizada por el mismísimo Johnny Depp y “Mamá Asesina” (1994) con Kathleen Turner, entre otras.

 

 
Además de sus películas, es conocido por haber escrito libros como “A Tasteful about Bad Taste” y “Crackpots: The Obsessions of John Waters”, los que son fieles a su estética “camp” y su ácida crítica a la sociedad norteamericana.

 
Entre más veo las cintas de Waters, entiendo más a mi amigo Bobe y su estilo de vida y de hacer cine. También me caen todos los veintes de por qué hizo lo que hizo en los años ´90 en materia de cine nacional. Échenle un ojo este miércoles a Waters, después busquen a Germán Bobe y entonces podrán entender de qué hablo.

 
Nos vemos el miércoles!!

 
Datología
Qué: Curiosidades de cine: Cry Baby.
Cuándo: Miércoles 18 de abril, 22 horas.
Dónde: Cine Arte Alameda.
Entrada: $2.000
Novedad: Barra de vinos y cervezas a precios amigables para disfrutar la función.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *