Series Tv Paga: La puerta rossa.

* Por Colomba Orrego Sánchez.
Casualmente como ocurre casi con todo lo bueno, verita, bueno, encontré “La puerta rossa”, en la señal de Tv Paga, cable, Europa Europa. Una serie italiana, que del primer capítulo en más, quedas totalmente atrapado.

 
Al menos a mí, me está ocurriendo, ya que la serie está exhibiéndose, todos los martes a las 21 horas y con repetición los días, lunes, jueves y domingos, es decir, si no las sintonizan, es por aquella razón que no puedo pronunciarla por esta vía, no sería correcto.

 

La serie.

Confiesome atrapada por completo, aunque al poco andar, supe que era el remake, de otra pero gringa, de Estados Unidos, Lo que ni quita, pero sí suma, ya que la versión italiana, posee unos actores masculinos, mamá mía, que están todos tan guapos, que evidentemente la prefiero a ojos cerrados de la original jajaja.  Para contarles de una y otra, primero tendré que relatarles de qué va, sin contar ¿qué? El final poh.

 
La historia versa sobre Leonardo Cagliostro, comisario de la policía de Triestre. Todo parece ser normal, él además de guapo, es la oda a la decencia,  ética y por tal, el mejor policía, el que resuelve todos los casos.

 

También sabremos que es la pareja de la fiscal, pero todo indica que algo no está bien en la relación, ya que ambos tienen mucho carácter y bueno, pelean, gritan. El comisario Leonardo, suele perder fácilmente la paciencia, es de los que se enojan a la primera, mucho, muchísimo, porque todo guapetón que se considere, tiene que tener un carácter altivo, pero no violento, porque obvio que lo mejor viene después ¿cuándo? Pues imagínese…. en la reconciliación con tremendo bombón jajaja.

 

Mientras eso suceda, hay una mala onda entre el comisario, la fiscal y el superior de ésta, quien evidentemente la pretende, porque la belleza italiana no es sólo mérito de los hombres, sino también de mujeres y la fiscal, está bien guapa.

 

El asunto es que el comisario Cagliostro, anda tras la pista de un narcotraficante, al que le dicen “el mexicano”, hace tiempo que lo buscan, pero el malo es pillo y se ha zafado todas las veces. Pero en esta ocasión, Leo, le han informado que el narco estará en un lugar preciso, a una hora determinada y por lo tanto, requiere de refuerzos para cazarlo. Pero….. la máxima autoridad, al superior de la fiscal, no le gustan los métodos del comisario, por lo que niega los refuerzos. Entonces llevado por sus pistolas, Cagliostro, decide ir al punto determinado y arrestarlo de todas formas.

 
Así será como lamentablemente caerá en una trampa, donde pasará de firme, fuerte y guapo, a frío, tieso, muerto, ojos cerrados, en un santiamén. Aquí es cuando el espectador se entera que la serie policial, no es la típica, ya que el muerto, antes comisario Cagliostro, tendrá que desentrañar quién le puso la trampa, por qué lo mataron, quién porque antes del último suspiro, él ve la mano que toma su arma y mata al supuesto narco “el mexicano”. O sea en la escena del crimen, estaba el narco, el comisario y un tercero, que mató al malo y al policía.

 

Entonces, en el momento en el que los muertos deben partir, con rumbo a la luz, aquella misma que dicen que vio, Shirley MacLaine, pero que al parecer la escupió, ya que volvió. El comisario Leonardo, después de ver como el malo narco, la cruza, decide no atravesar “la puerta rossa o roja” y quedarse a desentrañar el misterio, misterioso de por qué estoy muerto mierda!!!

 

En este no cruzar la luz, el comisario Leonardo, quedará alojado en un estadio desconocido, donde él nos ve a todos, pero nosotros a él naranjas. Hasta que de pronto, cuando uno no sabe cómo avanzará esta serie, una chica, Vanessa, de quien también narran su existencia, horas antes igual que las del comisario, será la única persona, común y corriente, que lo vea y por tal, éste intentará a toda costa, hacer contacto con ella para ¿qué? solicitar su ayuda y comunicarse con sus vivos cercanos.

 


Cuando llegué a esta parte de la serie, en la que el comisario está muerto, tieso y enterrado, pero su cuerpo, qué cuerpo mamá mía, anda paseándose por Triestre, y necesita hacer contacto con la chica, la única que lo ve, comencé a recordar, la que vendría siendo la serie madre.

 
De ramakes y otros.

El detalle que une y separa, la versión madre gringa, con la hija italiana, es que en la primera el muerto queda en coma, y en esta pues ya saben.

 

 

En la primera, la persona encargada de hacer la conexión con el comisario, es un chico, el mejor amigo del hijo del comoatoso, y aquí, es una joven universitaria, de nombre Vanessa, que aparentemente no guarda relación con el occiso, pero irán desentrañando que la cosa no es tan así, pero mejor me callo porque sería feo que les cuente el meollo del asunto. De todas formas, la trama, el nivel de suspenso, y aquello de no acostumbrarse a que el muerto no está tan tieso, es un elemento constante en ambas versiones.

 

De los acontecimientos en proceso de serie, les contaré un defecto que quien sabe alguien más lo padezca. Ocurre, que en la escena en que Leonardo intenta conversar con Vanessa, la única persona que lo ve, la crisis de histeria que le da a la joven, cuando el muerto visible, le cuenta que efectivamente está fallecido y que sólo ella lo ve, confieso que encontré como pánfila a la cabra y un poco me reí cuando ella se puso a llorar, por no decir, cagarse de miedo ante la idea. Ahí fue que constanté -con un poco de temor-, lo naturalizado que tengo el hecho de convivir con muertos.

 

Y no es que en mis horas libres, trabaje en el cementerio y tenga poderes sobrenaturales y los vea, sino que más bien, supongo que será un cúmulo de acostumbramiento ante el mundo moderno, violento, de mierda, que vivimos. Entonces mientras la escena transcurría pensé para mis adentros, como hablándole a la chica: “qué le pone tanta crema, sí, está muerto, solo tú lo ves ok, pero por qué te asustas tanto si el muerto no quiere matarte”. En fin gajes del oficio.

 

Sigamos.  Entonces, esos serán algunos de los ingredientes que irán sumándose en cada capítulo, de La puerta roja, que en Italia es rossa. Todos los martes, a las 21 horas, iremos sabiendo más de cómo Vanessa, supera el terror a ver a un muerto y cómo hará para ayudar al comisario.

 

Porque además de resolver los por qué lo mataron, desentrañar la trampa que le tendieron, también querrá proteger a su mujer, la fiscal. Ya que en su calidad de muerto mutante, Leonardo, tiene el poder de ver algunas imágenes de un futuro cercano, no propio, porque no lo tiene. Y en ese tiempo, a su esposa, le quieren invitar a que acompañe al marido. Ah sí, porque les conté que la fiscal no solo está ligada sentimentalmente al comisario, sino que es su mujer, aunque andan atravesando un mal momento.

 


Si le tinca véala y después comentamos ¿les tinca? Sharola!!

 

 

Datología
Qué: Serie Tv Paga: La puerta rossa, serie italiana policial.
*Quién: Colomba Orrego Sánchez, periodista y transcriptora.
Cuándo: Martes 21 horas, repeticiones jueves y domingo. Señal Europa Europa, Tv cable.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *