Curiosidades cinéfilas: “Tex” y “Liar´s Moon”.

* Por Colomba Orrego Sánchez y R.J.

Hace unas semanas atrás conversando con R.J., un muy querido amigo, que en su imperfección sufre del mal del enigmático y si bien accedió a que juntos escribiéramos algo, esto por ejemplo, lo que será una nueva sección para el portal, la condición fue, sólo dar sus iniciales. Él poh, el escritor incógnito (jajaja).

El asunto es que se nos ocurrió que además de comentarios de películas que están actualmente en cartelera, podríamos escribir sobre aquellas que vimos hace chorronales de años y que, en este caso, tanto para él, como para mi, significaron algo más. En mi léxico exagerado diría: especial, sublime, en el de él tan sólo leerán “consagradas”. Para muchos del resto, en versión snob, con onda, denominan “de culto”.

Como los dos somos más que amantes del cine, casi lo consumimos más que comida, hicimos una larga lista de películas “sublimes y consagradas”. Otra cosa fue decidir con cuál comenzar y fue por ello que al darme cuenta que esta discusión sería eterna, surgió “el” punto en común… ¿Cuál? Matt Dillon.

Es y será el punto en común de RJ y mío y creemos que vuestro también, o al menos de los que en la década de los ´80, sobre todo considerando que estábamos en dictadura y teníamos poca apertura al mundo exterior, hicimos nuestro actor fetiche, consentido, más que nada por las peliculazas que de él vimos.

De ese tallarín que nos unió, cual Dama y Vagabundo, nos agarramos y empezamos a enlistar su trayectoria, que es bien larga. Lamentablemente también tiene su dosis de bodrios, pero esas no las mencionaremos aquí. Como somos lo más parecido al perro y a la gata, la que escribe es la segunda, nos enfrascamos en la discusión sobre ¿Qué cinta era la consagrada? Y por tal, debería ir primero.

RJ, quería The Outsiders, la cinta que lo lanzó a la fama, como le sucedió a casi todos los demás actores que salen en dicha película. Por lo que se le considera como la cinta semillero de estrellas, aunque en lo personal creo que algunos entraron por la ventana, sobre todo un tal Tom. Pero final de cuentas The Outsiders, marca un antes y un después en su carrera y sobre todo, porque el director que lo catapultó fue, Francis Ford Coppola, por el que también nos sacamos el sombrero y reverencia hacemos.

En lo personal, no me gustó tanto The Outsiders, será que la problemática jóvenes en masa e inadaptados, queriendo entrar en la sociedad, no me enloqueció del todo. Aunque mientras lo digo, me arrepiento y pienso en el rol de “Poniboy”, el que interpreta Ralph Macchio y qué decir mi amado Dillon. Pero igual no fue la cinta que me dejó boquiabierta. Tenían que pasar algunos añitos todavía. En cambio sí quedé un tanto encandilada, con las que comentaremos, democráticamente, en esta ocasión: Tex y Liar´s Moon.

No fue fácil convencer a RJ, de esta elección, más que nada porque las consideraba malas, malísimas, al lado de las que evidentemente son las mejores. Pero como el chiste es escribir de las consagradas, que le podríamos sumar, aquellas que por alguna razón desconocida lo fueron, algo freak, curiosidades en el cine ¿les dice algo? En fin, tanto material que tiene una película de hora y media, para agarrarse en la más cuadro a cuadro y descubrir cada cosa, cada cabo suelto, cada hebra. Y es que cuando las ves por segundas o terceras veces, que no es mi placer, pero sí el de RJ y yo lo apaño, uno tiene los ojos atentos a detalles que ni imaginó existían…

Es verdad que tanto Tex, como Liar´s Moon, son cintas obviamente de amor. La primera un tanto más alentadora y la segunda, la tragedia griega es casi un cuchuflí. En lo que a mí concierne, confieso que las dos me gustaron, porque soy de las espectadoras que -a veces-, se sienten identificada con los actores. Claro que más bien me pasaba de sentirme identificada con Matt Dillon jajaja. Y en Tex y Liar´s Moon, más bien me convertí en su coprotagonistas femenina. De hecho tengo una foto trucada, de la del afiche, donde aparezco a su lado y la verdad nos vemos de un mono (jajaja).

Pero esos argumentos sólo causaban nauseas en RJ, así que tuve para conseguir la victoria, jugar con las cartas correctas y demostrarle, que al menos en versión, Tex, de todas formas era una de nuestras cintas, las emblemáticas – consagradas. Ya que en estricto rigor, para que Matt Dillon, llegara a The Outsiders, Francis Ford Coppola, lo vio actuar en esta cinta, descubriendo lo mismo que nosotros, que era lo máximo, e invitándolo a trabajar en las próximas cintas que realizaría. En cambio Liar´s Moon, si bien es un año antes que Tex, no tuvo la suerte que Coppola y otro director buscador de actores jóvenes, la viera.

Como R.J., es mega mateo, buscó Tex, la encontró, vio, con la otra ni lo intentó. Y si bien no hizo de Tex, su nueva película fetiche, no le desagradó tanto y convenimos en que él comentara ésta y yo la otra.

Las películas.
– Tex – 1982 – Estados Unidos – Tim Hunter – Elenco: Matt Dillon, Jim Metzler, Emilio Estévez, Meg Tilly.
La historia es una suerte de “Al este del paraíso” (1955, Elia Kazan), sólo que en esta cinta, no existe rivalidad entre los hermanos, por el contrario, son muy unidos. Sí tienen un padre que es más bien una sombra, débil y sin carácter, también coinciden en la madre ausente o muerta. Difieren en que la mujer, que vendría siendo la manzana de la discordia, entre los hermanos, en “Tex”, interpretado por Meg Tilly, sólo tiene ojos para Matt Dillon.

En “Al este del paraíso” como en “Tex,” la familia vive en una granja, sólo que en la segunda, nadie está por irse a la guerra. Destaco, además de Matt Dillon, las actuaciones de Jim Metzler, el actor, que interpreta a su hermano mayor y a Meg Tilly.

Tex, también podría ser la antesala de “Rumble Fish”, de Coppola, por aquello de los hermanos, el padre bueno para nada. Quien sabe y Ford Coppola viendo esta cinta, ideó la otra.
Por supuesto que el personaje de Matt Dillon, se roba la película. Tanto por la relación que sostiene con Meg Tilly y qué decir con su hermano (Metzler). La trama gira en torno aestos tres personajes y pese a que no es una historia demasiado original, se sostiene. Me gustó la fotografía o ¿serán los parajes naturales los que favorecieron? A lo mejor.

En esta película, Matt Dillon, ya comenzaba a imponer el rol del chico sensible, una suerte de James Dean, pero sin necesidad -todavía-, de demostrar fuerza y coraje. Bien bueno para llorar, emotivo. No es una mala película, tiene detalles que la hacen permanecer en la retina por un tiempo.

En lo personal, no la vi en los ´80, ni siquiera sabía de su existencia, hasta que la Colomba me la mostró. Creo que de haberla hallado por mi cuenta, no creo que la eligiría. Pese a todo, bien sé que si no fuera por “Tex”, Coppola no habría descubierto a Matt y no estaría escribiendo esto, porque jamás hubiera visto sus grandes cintas.

Reitero la interpretación de Jim Metzler, como hermano de Tex, pero creo que después de esta cinta no hizo nada más. Sobre Meg Tilly, a quien además de considerar una mujer hermosa o al menos en su juventud lo era, la fragilidad que demuestra y el vínculo que estrecha con Tex, de verdad traspasa la pantalla hasta tocar al espectador.

– Sobre Liar´s Moon – Estados Unidos – 1981 – David Fisher.
Para los países de América Latina, esta cinta llegó bajo el título de “Luna de enamorados”, lo de las mentiras (Liar), evidentemente se las ahorraron. Su data es de 1981 y salió del horno en el ´82, es decir, es la única y verdadera “precuela”, antes incluso que “Tex”. Sólo que como ya sabemos, no tuvo la suerte que ningún director famoso, menos Coppola, la viera.

Por cosas que no vienen al caso y quizás sí, no soy de las que gustan ver películas más veces que la primera. Porque me pasa que después me concentro en los baches, equívocos, defectos y paso del amor sublime a quién sabe qué mal sano sentimiento. Y justamente por las ensoñaciones que esta cinta me provocó, no quisiera ensuciarlas, ya que tengo la leve sospecha que podría hasta, encontrarla malena, mala.

Recuerdo que la vi el año 1987, meses después de haber llegado a Chile, procedente de México. Y si bien la vida en Santiago no era mala, mi memoria nostálgica latía a por todo lo que dejamos en mi Guadalajara de México. Donde además vi “Rumble Fish”, cinta con la que simplemente caí rendida a los brazos de Matt Dillon. Entonces cuando encontré, en un video club de barrio, este VHS (qué tal la caída del carné?!!), protagonizada por mi amado actor, no dudé un instante en verla. Porque volví a sentir, nuevamente, que los protagonistas éramos él y yo, que nos reencontrábamos.

Si, es verdad, la historia es una telenovela norteamericana. Sobre todo por el detalle ridículo, pienso ahora, que sufrí tanto al verlo, de un posible incesto entre los amantes. Sumado al trágico final.

En esos tiempos, me gustó mucho, mucho, la historia. Quedé volando bajo durante muchos meses. Tanto por la dramática trama, como porque en versión superficial, confieso que considero que Matt Dillon, es el hombre más bello, hermoso, guapo, sexy, que he conocido.
Hasta de malo, malvado y vaya que lo he visto actuar de ello, es imposible negar lo evidente. Y también tiene aquello, que cuando se lo comenté a mi amigo RJ, se burló de mí… que tiene un ángel más que de la guarda. Aquello de una luz interior, una línea de luz que deja ver un poco más (esa es letra de una canción oyeee). A lo mejor es un defecto, porque hasta en los personajes más malvados, demenciales, hasta en Loco por Mary, que es asquerosa, cuando no es la sonrisa, es que guiña un ojo, mueve la cabeza y algo sucede… O ¿será que solo a mí me sucede?

La sinopsis:
Estamos en el verano después de la escuela secundaria, donde Jack (Matt Dillon), se enamora de Ginny (Cindy Fisher), la hija del banquero de la ciudad. A pesar de las enérgicas objeciones de su padre, ella pasa tiempo con Jack y al final del verano, Jack y Ginny se fugan a Luisiana (donde pueden casarse teniendo 17 años sin el permiso de sus padres). Inevitablemente me recordó, en versión actualidad, a The Notebook, de Nick Cassavetes, obviamente que es el cliché de la cinta de amor, sin querer contarles el final, maldito.

Confieso que no podría hablarles de buenas actuaciones, cierro los ojos y pienso en la película y solo tengo imágenes, buscando en el reparto de su ficha técnica, no reconozco mucho a nadie, que horror, creo que la vi con la baba tan caída que no distinguí nada más.

Y aunque todos los peros del mundo, para la nueva sección “emblemáticos” del cine, por mi parte pese a todo, realmente les recomiendo, que vean las dos, a como esta el mundo y la modernidad, no les será difícil encontrarlas.

Datología
Qué: Curiosidades cinéfilas, nueva sección: Tex y Liar´s Moon.
*Quiénes: Colomba Orrego Sánchez, periodista y transcriptora. Editora de Hoy en Santiago.cl – R.J., músico.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *