Abrazo de árbol: Plátano oriental.

* Por Colomba Orrego Sánchez.

El Plátano Oriental es un árbol muy común en las calles de Santiago, de hecho hay algunas personas que lo odian porque dicen “les produce alergia”, pero como todo en la vida está en ilustrarse un poco para buscar la cura, ¿sabían que si le podaran los racimos de semillas esto no sucedería?

Y fue justamente al son de los plátanos orientales, que me inicié en el arte de amar a los árboles. Ya que en la comuna de Providencia, donde vivo desde 1987, primero en la casa de mis abuelos paternos, que estaba ubicada en Arturo Claro, calle que estaba rodeada de árboles y segundo, la casa de mis padres y mi actual residencia, que también por suerte, para donde uno mire, los verdes, frondosos, algunos secos, miran y se dejan observar desde todos los ángulos.

De mis cercanías calles, si caminas entre Providencia e Irrarazabal, ya sea entrando por Infante, Román Díaz, Miguel Claro, lo que observarás son ordenadas filas, de plátanos orientales. Aquellos hermosos y frondosos árboles que nos cubren con su sombra en verano, nos regalan sus hojas en otoño, para que coleccionistas como la que escribe, las atesore en las páginas de los libros. Así como en las caminatas a prisa y con tiempo, detenerse a observar su corteza, que cambia de color en cada temporada: del verde al gris verano – otoño, para terminar en café en el invierno. O maravillarse con el tamaño de sus hojas, primero verdes y después desteñidas en tonos opacos de oro. O intentar abrazarlos y enterarse que aquel grosor de tronco, tan solo con dos o tres amig@s podrás abarcar. La altura de sus ramas y de tanto mirar y mirar, descubrir que a veces en seis, otras en cuatro, las mas en cinco, éstas semejan una mano intentando atrapar algo redondo…

Y lo curioso es que lo que más destetamos de éste árbol, es el fruto que sale a volar en primavera y se aconcha en el suelo para el verano, levantándose con la brisa de las tardes. Pues bien, la razón fundamental de aquella “alergia” de primavera – verano, se debe a que El Plátano oriental, no es nativo (oriundo) de Chile, sino de países con climas húmedos, en donde llueve y llueve y el proceso para que las semillas lleguen a secarse…. ocurre nunca, nunca.

En Buenos Aires, Argentina, que es el otro país donde habita y del que tampoco es oriundo, pero en cambio crece con la humedad y el agua necesaria, los podan para sacarle la bomba alérgica. Porque si en Santiago de Chile, donde más abunda el oriental, cortaran sus vainas redondas en invierno u otoño, que es cuando nacen, no tendrían oportunidad de esperar a secarse y volar en la sequedad estival.

Claro que dicha iniciativa debería ser adoptada por la municipalidad, o privados, ya que el Plátano oriental, es un árbol de altura considerable y las vainas están apostadas en todas sus ramas y con mayor placer en las de más altura.

Orígenes.
Nombre científico o latino: Plátanos orientales L.
Nombre común o vulgar: Plátano de Oriente, Plátano oriental.
Familia: Platanaceae.
Origen: Europa zona sudeste y Asia occidental.
Árbol de sombra para grandes espacios debido a su tamaño.
Crecimiento rápido.
Hojas: Simples, alternas y grandes, hasta 25 cm. simples con 5 lóbulos o más dentados.
Flores: femeninas con perianto doble, sepaloide, con 3-9 carpelos libres.

Algunos datos extras sobre ellos.
Generalmente se ve en calles y parques como árbol de alineación. Es adaptable a climas marítimos, tiene gran resistencia a todo tipo de ambientes, incluso los contaminados. Acepta cualquier tipo de suelo con riegos normales, responde muy bien a la poda. Si se los poda, sus semillas peludas podrían dejar de causar irritaciones a los ojos y cuello a ciertas personas.

Es un hermoso árbol de gran altura, con su tronco que no deja de mutar de corteza durante el año, a veces los vemos completamente de color blanco invierno como si fueran las tiernas y gráciles piernecillas de un elefante, después vuelven a su color habitual que es entre café y entre manchado blanco invierno. En otoño – invierno quedan totalmente desprovistos de hojas, mas no así de sus semillas que ya no son peludas sino más bien solidas y lisas.

Cuando comienzan a surgir sus primeras hojas, el plátano oriental se cubre de verde, de enormes y bellas hojas verdes que en otoño cubrirán cual alfombra las veredas y pastos.
Estoy convencida que el Plátano Oriental, es un árbol hermoso al que no se le han hecho todos los honores que merece!

Datología
Qué: Crónica Abrazo de árbol: Plátano oriental.
* Quién: Colomba Orrego Sánchez, periodista y transcriptora. Editora de Hoy en Santiago.cl

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *