El otoño de los genocidas.

* Por Ricardo Ragendorfer.

Más allá de sus nombres, los sitios donde prestaron servicios y algunos de sus crímenes, poco se sabe de las vidas de los represores del Terrorismo de Estado, como si el pacto de silencio que los une también abarcara esos secretos. El periodista y escritor exploró esa dimensión del horror a través de una serie de crónicas publicadas entre 2008 y 2017, que fueron reunidas en un libro que se presenta este martes en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti. Aquí un adelanto, que relata un encuentro con el ex capitán Héctor Pedro Vergez.

Héctor Pedro Vergez (Foto: Centro Información Judicial)

Tiempo Argentino, 18 de mayo de 2013
Como Alfredo Astiz, el ex capitán Héctor Pedro Vergez fue una estrella del terrorismo de Estado. Sin disimular aquella condición, circuló con absoluta tranquilidad durante las dos décadas posteriores a la última dictadura. Ahora estaba allí, en el banquillo de los acusados, con el cuerpo doblado en dos y la cara tapada por sus manos.

Las cámaras lo acribillaban igual. Curiosamente, el Tribunal Oral Federal Nº 5 comenzó a juzgarlo en el Día de la Primavera. Se lo imputa por las desapariciones del empresario Julio Gallego Soto, del funcionario ministerial Juan Carlos Casariego de Bel y del militante del ERP Javier Coccoz. Se le atribuye el secuestro de la pareja de este último, Cristina Zamponi, y su pequeño hijo; ambos fueron los únicos sobrevivientes. Ella, desde algún lugar de la sala, escrutaba ahora al represor. Vergez seguía con el cuerpo doblado. Luego, muy despacio, se incorporó. Sus ojillos entonces se multiplicaron en las pantallas de TV.

El otrora todopoderoso jefe del campo de concentración cordobés La Perla vivía en un departamento ubicado en la calle Rodríguez Peña 279, de Capital. Allí lo llamé en junio de 2004 por una entrevista periodística. Su voz sonó quejumbrosa, como afectada por una dolencia. Y, en efecto, dijo hallarse “muy enfermo”.

El encuentro recién se concretó el 2 de julio. Esa tarde, me recibió con una helada cortesía. Tenía las mejillas hinchadas y una mirada agrisada e insondable, como si su salud atravesara una etapa terminal. Grande fue mi sorpresa cuando admitió que, simplemente, había padecido una gripe. Luego se dejó caer en una silla. Su hábitat era austero. En aquel pequeño living sólo había una mesa de fórmica, otras tres sillas y un televisor que emitía imágenes sin sonido. Al rato llegó una mujer menuda, levemente ajada y teñida de rubio. Era Alicia, su mujer. Nos ofreció café.

El militar, entonces, abordó un tema técnico: “La nuestra fue una guerra de inteligencia. Las batallas se liberaban en los interrogatorios. Eso no siempre implicaba la tortura sino una pugna psicológica muy sutil con el detenido”. Dijo haber salvado vidas, apiadándose a veces de sus presas, algunas de las cuales, incluso, pudieron salir del país gracias a sus buenos oficios. “Pero ellos me traicionaron, diciendo falsedades sobre mi persona”, admitió, con un dejo de rencor. Poco después, ya más en confianza, diría: “La Perla fue mi hija, mi obra. Yo la hice”.

La fama de “Vargas” o “Gastón” –como se hacía llamar por sus camaradas del Batallón 601– había nacido antes de la dictadura, cuando formó parte del Comando Libertadores de América, una versión cordobesa de la Triple A. Su ladero en esos días era el comisario Pedro Telleldín –padre del implicado en la causa AMIA–, con quien compartió inolvidables hazañas, como la bomba que hizo volar la rotativa del diario La Voz del Interior, ubicada en el barrio Alta Córdoba.

También se le adjudicó al dúo la matanza de la familia Pujadas y la de nueve estudiantes bolivianos, cuyos cuerpos torturados aparecieron en un camino situado en las afueras de la ciudad. Idéntica suerte corrieron otras tantas personas secuestradas en 1975, como Susana Luna, que antes de recibir el tiro de gracia fue salvajemente mutilada. Y Marcos Osatinsky, un jefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), al que el tal “Vargas” asesinó arrastrándolo por una ruta encadenado a un auto. Luego, dinamitó su cadáver. A fines de ese año, fue puesto al frente del penal militar Campo de la Ribera, reacondicionada como centro clandestino.

Allí supo destacarse por sus sutiles pugnas psicológicas con los prisioneros: en una ocasión, llevó en helicóptero a un muchacho de la JP, al que amenazaba con tirar, mientras lo tenía colgado de un tobillo. Después pasó a La Perla, donde asistió a la etapa más fructífera de su carrera, comandando secuestros, interrogatorios y ejecuciones.

Pero en esa tarde de 2004, a los 62 años, acodado sobre la mesa de fórmica y fumando un cigarrillo tras otro, “Gastón” insistía en describirse como un lobo solitario que fue tras la “subversión” sin más armas que su propio olfato. Entonces se vanaglorió de haber “doblado” a quien en 1977 era nada menos que el jefe de inteligencia del ERP, Javier Coccoz, cuyo nombre de guerra era “Teniente Pancho”.

Éste había sido secuestrado el 9 de mayo en un callejón de Lanús. Y se simuló un enfrentamiento con el propósito de hacer creer que él había muerto. Pero en realidad fue llevado a un sótano del Batallón 601. Vergez lo interrogó durante casi un mes, hasta lograr un pacto: sacar del país a su mujer, Cristina Zamponi, y al hijo de ambos, además de negociar su liberación. Los logros de aquella empresa con el tiempo se le volvieron en contra. El capitán cumplió con la mitad del trato. Y comenzó a frecuentar a esa mujer, llevándole misivas de su compañero. La obsesión del capitán por ella inquietó a sus propios camaradas de armas. Cristina y su hijo viajaron hacia París a mediados de junio. Al respecto, ahora diría:

– La mina al final me traicionó porque volvió a conectarse con el ERP.

– ¿Cómo lo supo?

– Por un reportaje a Gorriarán Merlo, donde este habla de ella y de mí.

Lo cierto es que Vergez no cumplió con la otra mitad del pacto:

– Ignoro lo que pasó con Pancho. Creo que está desaparecido.

Pero su paso por las mazmorras del Batallón 601 había dejado sus frutos. El más visible fue el secuestro del director del diario El Cronista Comercial, Rafael Perrota, el 13 de junio de ese año. Vergez siempre negó su vínculo con ese hecho. Pero en su casa, tras prender otro cigarrillo, dijo:

– Para nosotros, su relación con el ERP fue una verdadera sorpresa. Cayó en una cita envenenada con Pancho.

– O sea, fue usted quien secuestró a Perrota –comenté, así como al pasar.

El militar, vaciló:

– Mire, no sé como fue el asunto. El procedimiento no lo hicimos nosotros. Se lo juro.

Las infidencias de Pancho también guiaron a la patota de Vergez hacia Julio Gallego Soto, un antiguo delegado de Perón durante su exilio en Madrid. Su secuestro ocurrió el 7 de julio de 1977. Mucho tiempo después –a comienzos de 1998–, amparado por la legislación menemista, Vergez le confió al hijo de su víctima haber comandado tal operativo. Sería su ticket hacia la desgracia.

Vergez pasó a retiro en 1979. A partir de entonces alternó su incorporación inorgánica en la SIDE con la iniciativa privada: fue directivo de Condecor, una financiera vinculada al ex vicepresidente radical Víctor Martínez. No pocos denunciaron que comercializaba muebles de desaparecidos en sociedad con el ex ministro menemista Julio César Aráoz.

Se puso al frente de una sociedad de usureros que cerraba negocios con gente acorralada por deudas con prestamistas. Fue operador oficioso de la causa AMIA y hasta se dio el lujo de escribir un libro autobiográfico. Pero en esa tarde de 2004 dijo estar económicamente quebrado. Y se ofreció a dar más datos a cambio de dinero.

Un ramalazo de preocupación le azotaba el rostro. Y en el momento de la despedida, deslizó: “Sólo me falta el tiro de gracia de la Corte Suprema”. Se refería al inminente fallo del máximo tribunal sobre la inconstitucionalidad de las leyes de Punto Final y Obediencia Debida. Vergez remató el tema con la siguiente reflexión: “Estos hijos de puta tardaron más de 20 años. Pero al final nos están metiendo presos a todos”. Dicho esto, el capitán Héctor Pedro Vergez cerró la puerta. Nunca más lo vi.

En junio de 2005, un histórico fallo de la Corte Suprema invalidó las Leyes del Perdón. El 8 de agosto de 2006, Vergez fue arrestado. Horas más tarde, Víctor Gallego Soto lo identificó en una rueda de presos como el hombre que en 1998 le reconoció haber secuestrado a su padre.

Eran otros tiempos para la franqueza.
Ahora, con la cara tapada por sus manos, espera su condena.

Datología
Qué: Libro “El otoño de los genocidas” (Extraido de la Revista Haroldo).
* Quién: Ricardo Ragendorfer. Periodista argentino. Trabajó en las revistas El Porteño, Página/30, Noticias, Pistas, Tres Puntos, Gente y TXT. Y en los diarios Sur, Página/12 y Ámbito Financiero. Colaboró en el diario La Prensa y en las revistas First, Delitos & Castigos, El Tajo, Cerdos & Peces, Geografía Universal, Rolling Stone y Le Monde Diplomatique. Fue corresponsal de las revistas Proceso (México) y Número (Colombia). Actualmente colabora con las revistas La Mano, Hombre y Caras y Caretas.
** “El cuerpo doblado en dos y la cara tapada con las manos” forma parte del libro El otoño de los genocidas de Ricardo Ragendorfer (Editorial Punto de Encuentro), que reúne crónicas periodísticas escritas en distintos medios entre 2008 y 2017. Será presentado en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti el martes 19 de diciembre a las 19 en un panel integrado por el autor, Valentina Salvi (Dra. en Ciencias Sociales) y el periodista Juan Paclo Czipka

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *