Área de Memorias de Londres 38 el diálogo que nos acerca a la verdad.

* Por Londres 38, espacio de memoria.

El área de memorias es el área que dentro del proyecto de Londres 38 está a cargo de todo tipo de interacciones que se dan con la comunidad en la casa de Londres 38, que es un espacio abierto al público, principalmente teniendo como eje articulador las visitas dialogadas, los talleres de memorias y los recorridos libres.

El área de Memorias y Visitas de Londres 38, es la encargada de dar a conocer el proyecto de Londres 38 en la casa recuperada desde 2008. El equipo interactúa con visitantes, participan en exposiciones de obras artísticas en el espacio y realizan talleres de memorias.

Todos y todas, con sus energías puestas en el lugar y por los derechos humanos, son liderados por Felipe Aguilera, encargado del área.

Lo componen también Daniela Paredes, Daniela Cornejo y Juan Ilarraza, quienes realizan las visitas dialogadas al espacio, el trabajo colaborativo con artistas visuales y talleres, además de sistematizar el perfil de los visitantes del sitio de memorias.

Todos los años se suman al equipo practicantes y pasantes, quienes aportan con experiencias y especialidades. Siendo el área de Londres 38 con más intercambio de experiencias y diálogo con organizaciones y activistas sociales, ha logrado desarrollar diversas formas de trabajo y continúa reflexionando conceptos sobre lo educativo y las experiencias colectivas, sobre todo en jóvenes.

¿Cómo describirías el trabajo que realiza el área de memorias de Londres 38?

Felipe Aguilera: El área de memorias es el área que dentro del proyecto de Londres 38 está a cargo de todo tipo de interacciones que se dan con la comunidad en la casa de Londres 38, que es un espacio abierto al público, principalmente teniendo como eje articulador las visitas dialogadas, los talleres de memorias y los recorridos libres.

Todo el proyecto de Londres 38 -desde sus orígenes hasta hoy- se ha ido discutiendo en sus lineamientos en una mesa de trabajo, entonces el marco ético y político, así como nuestro enfoque sobre la memoria, se pone en diálogo con las personas que visitan la casa la través del área de memorias.
Juan Ilarraza: Es la puerta de entrada a Londres 38. Es lo primero que le damos a conocer a las personas que visitan la casa, porque llega mucha gente que no sabe o no conoce el proyecto.

¿Cuál es la diferencia entre hablar de “memoria” y hablar de “memorias”?

Daniela Paredes: Al hablar de memoria, se piensa como si fuese una sola memoria establecida y nosotros en este espacio hablamos de memorias. La memoria que quiere proyectar Londres 38 entra en diálogo con las memorias de las diferentes personas que nos visitan, sean las memorias de sobrevivientes de la dictadura o personas jóvenes también.

¿Quienes trabajan en el área de memorias?

Felipe Aguilera: Trabajamos de manera estable cuatro personas: Juan Ilarraza, que cumple las labores de recepción; Daniela Paredes y Daniela Cornejo, que son parte del equipo de las visitas dialogadas; y yo soy encargado del área y también de algunas labores de interacción con el público, planificación y sistematización metodológica, pero en ese proceso todas y todos colaboramos. Junto con los cuatro estables del área de memorias, cada año hacemos una convocatoria de estudiantes, practicantes y pasantes, ellos participan del área y de los procesos de trabajo, ya sea en visitas dialogadas, talleres de memorias y trabajo metodológico.
imagen recurso_1.jpg

¿Y cómo se relaciona el área de memorias con otras áreas de Londres 38?

Daniela Cornejo: Hay constante comunicación e interacción, por ejemplo, llevamos adelante juntos campañas y desarrollamos la discursividad. La puerta de entrada para esas campañas es esta área. Además del trabajo en sinergia con la mesa de Londres 38.

¿Qué es una visita dialogada, en qué consiste?

Daniela Paredes: La visita dialogada es un espacio de interacción con quienes visitan Londres 38, tanto con personas que llegan de manera más espontánea -porque iban en la calle y vieron el memorial y quisieron entrar- como con personas que agendan previamente la visita: ya sea colegios, universidades, familias, entre otros. La visita es una instancia donde un facilitador del área de memorias, va a contar a los y las visitantes sobre lo que ocurrió en esta casa, sobre el proyecto actual de Londres 38 y, también va a facilitar una conversación respecto a las memorias de las personas que asisten.

No se habla de una visita guiada porque la idea no es guiar de manera unilateral la visita, donde solo una persona transfiere información, sino que buscamos generar un diálogo sobre temas donde todos podemos opinar.

¿Y en qué consisten los talleres de memoria?

Felipe Aguilera: Es una instancia metodológica de Londres 38, donde a través de una dinámica de taller, las personas que participan crean algo en función de sus propias motivaciones, memorias e intereses y luego lo comentan al resto utilizando insumos que tienen que ver con la historia de la casa, como las postales de los videos de “Trazos de Memorias” o los afiches hechos con serigrafías para los 40 años del golpe. El objetivo es partir generando esa conversación y luego tener como telón de fondo la historia común de Londres 38 y la reciente. El taller de memoria es una metodología que se enfoca en esos diálogos, a partir de intereses y memorias de los visitantes, que es algo que no siempre se da de manera tan fluida o tan profunda en las visitas dialogadas.

¿Qué otras actividades realizan ustedes como áreas de memorias?

Daniela Cornejo: A partir de varias solicitudes que tuvimos del espacio, empezamos a realizar una convocatoria de actividades que tuvo como prioridad trabajar con artistas visuales, residencias, entre otros. Es un formato que todavía estamos trabajando. A partir de lo que realizamos en 2016 con el colectivo Araya-Carrión, realizamos una convocatoria más amplia, donde al final quedó seleccionado un proyecto. Trabajamos, para ese proyecto, con dos liceos, uno es el Liceo Almirante Riveros de Conchalí y otro, el Liceo de Aplicación de Santiago. También trabajamos con artistas visuales.

Esta es una convocatoria que se hace una vez al año y es abierta a todo artista o persona que tenga interés artístico para trabajar en un espacio de memoria, eso significa que pueden ser colectivos artísticos, o una persona. La idea es explorar distintos formatos y ver cómo se desarrollan, porque traen ideas para explorarlas acá y las trabajamos en conjunto y de eso sale una obra. Se dan varias reuniones que se establecen con los artistas visuales, donde se hacen visitas dialogadas, talleres de memorias, un marco ético-político, para ir explorando otras discursividades que se dan en Londres 38. La idea es que a futuro sigamos trabajando con artistas visuales.
imagen recurso_2.jpg

¿Cómo es que Londres 38 comprende el proceso educativo?

Felipe Aguilera: Si bien los que más realizan visitas dialogadas son colegios y cursos universitarios, la conceptualización de lo que hacemos como algo educativo, es algo que en Londres 38 todavía está en discusión. Por ejemplo, lo educativo en muchas escuelas se ve desde una acepción ligada a una visión institucional y de mercado, ligado a un individuo consumidor, y por otro lado, tenemos prácticas de educación popular, enmarcadas en las luchas colectivas. Por eso hablar de educación primero debe problematizarse. Y hemos hecho algunos acercamientos con otras y otros que trabajan estos temas desde una perspectiva crítica, para potenciar lo que hace Londres 38.

Daniela Paredes: En el curso de este camino por discutir abiertamente lo educativo, hemos realizado encuentros con otras organizaciones vinculadas a la educación popular. Han aparecido ideas interesantes en el proceso de esas discusiones y, si bien sabemos que es un debate en curso, sabemos también que hay distancias entre la educación institucional y la participativa.

¿Hay algun cuidado especial al trabajar con jóvenes o niños en vez de adultos?

Daniela Paredes: Yo creo que sí hay ciertas diferencias, que cobran valor al estar en un sitio de memorias. Cuando vienen personas jóvenes, en vez de decirles que no pueden hablar sobre la dictadura porque no lo vivieron, le dices que sí, que pueden opinar y que hagamos reflexión en conjunto. Es un proceso distinto y enriquecedor porque es un espacio que no encuentran en otros lados.

Felipe Aguilera: Hablar sobre temas políticos es complejo en una sociedad actual, donde las personas asumen un rol de espectadores de muchas cosas que tienen que ver con sus propias vidas. Entonces, quien entra a Londres 38, sobre todo los jóvenes, tiene un potencial creativo con capas, discursos, vivencias, que acá los invitamos a romper y superar. Por eso, por ejemplo, les decimos que todos podemos hablar de dictadura, que todas las memorias cuentan, pero eso no quiere decir que todas las memorias sean iguales o que haya unas más importantes que otras. Así le otorgamos valor a la memoria de quienes no vivieron la dictadura, tanto como quienes sí la vivieron; quitando la centralidad del relato en los sobrevivientes. Queremos que ese relato de sobreviviente se abra al diálogo con las personas que vienen a Londres 38.

¿Qué es lo que se viene para el área de memorias en el 2018?

Juan Ilarraza: El desafío es tener más visitas de colegios, más talleres de memorias y trabajo en grupos, también más conversatorios.

Daniela Paredes: Nos hemos propuesto profundizar las reflexiones sobre metodologías participativas y diversificar esa oferta que se hace desde el espacio pero, al mismo tiempo, anclar eso con las necesidades de quienes nos visitan, sobre todo colegios y así poder relacionarlo con el curriculum que ellos ven.

Daniela Cornejo: Queremos potenciar toda la construcción de memorias a partir de la convocatoria de actividades, seguir trabajando con artistas visuales u otras personas que no tengan formación de artistas, para e ir potenciando la retroalimentación que puede incluso servir a otros espacios de memoria.

Felipe Aguilera: A modo global, queremos continuar potenciando el carácter del área de Memorias como un vehículo trasmisor del proyecto de Londres 38, en un vínculo más profundo con las otras áreas del proyecto. Ir potenciando las instancias de trabajo conjunto que ya existen y crear otras. Para eso la sistematización es fundamental, ya que vamos a observar a través de los registros quienes son las y los visitantes de Londres 38 y conocerlos mejor, para así poder acercarnos a sus memorias y puedan dialogar con el proyecto de Londres 38.

Datología
Qué: Área de Memorias de Londres 38 el diálogo que nos acerca a la verdad.
* Quién: Londres 38, espacio de memoria. Entrevista extraída de la página de del sitio.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *