Cultura Mapocho: Parque de los Reyes.

* Por Colomba Orrego Sánchez.

Si fuera vidente, habría escrito esto días antes, no sé si para tentar al público, sino más bien, por las mismas razones que ahora, compartirles algo que sea realmente bueno. Pero como todavía no sé leer la bola de cristal, el comentario llega, cuando tiene que suceder.

Y es que realmente las ruta de l@s Cultura Mapocho, cada que las recorro, me gustan más y más. Me inicié en la más “mi primera vez”, el año pasado con “Santiago Migrante”, después vendría un día antes que concluyera el 2017 “Paris Londres”, y en esta ocasión “Parque de los Reyes” y la verdad, que estoy en franca vía de transformarme en una devota y calcetín, fans suya.

Y es que en mis tres experiencias he descubierto, que es una actividad que uno puede realizar sola o acompañada. Obvio que siempre es más entretenido ir con los amigos, novi@s, familia, pero por ejemplo, en mi primera ruta, fui sola y si bien al principio estaba un poco nerviosa y sentía que todo el mundo fijaba su mirada, mientras pensaban “pobre chica que viene sola” (jajajaj), ahora pienso en un par de amigos que he ido encontrándome, cada ultimo domingo del mes, que es cuando se realizan los paseos y que siempre llegan solos y van, al igual que yo aquella vez, sumándose, mezclándose con los demás, en el transcurso de la expedición.

Otro detalle que suma, obviamente, al menos para mí, es la presencia de Vólker Gutiérrez, que ya les he contado que antes de ser colaborador de Hoy en Santiago, ya tenía vida recorrida y en ella, ser el fundador de Cultura Mapocho, actualmente su Presidente. Y pues es que así como escribe historias tan interesantes, sabe narrarlas más que bien en estos recorridos. Pero puchis, ayer domingo 28 de enero, no estuvo y aunque se le echó en falta (yo sí al menos), hay que decir que el resto del staff, hicieron del paseo una poesía. Onda que si tuviera sombrero, me lo saco para hacerles la soberana reverencia, en retribución, ensoñación y agradecimiento.

Sumado a que en esta ocasión, se sumaron dos guías nuevos a los recorridos de l@s Cultura Mapocho (CM). Dos jóvenes bien jóvenes y bien monos oyeee (jajaja). En lo personal me gustó el chiquito, más chico que tenía el pelo bien largo, tomado por un moño y que nos contó la historia de la “Perrera arte”. Era de un tierno, que daba emoción, porque las historias que narraba las declaraba con un ahínco, una devoción digna de la juventud, que al menos a mí, me tenía ensoñada y en sintonía, obviamente. Porque no hubo frase que no la tiñera de los colores de sus pensamientos y la verdad, me encanta cuando sucede así. El otro joven, también era un encanto, un joven historiador de la U. de Chile, quién nos contó la historia del Parque de los Reyes y también era total, los dos se sacaron un 100 sin duda.

Los otros detalles que me hicieron ensoñar este paseo y pensar en escribirlo y compartírselos, fue la intervención, qué buena intervención oyeee, que hiciera Luciano Ojeda, alías “Beethoven” porque tiene una melena ídem. Luciano Ojeda, es el otro socio fundador de CM, junto con Vólker Gutiérrez. Y tengo que decir que me encantó mucho, muchísimo, su intervención. Porque justamente la historia que le tocó narrar es la que le da esa particularidad tan especial, distintiva y ensoñada a l@s CM. Porque además de contar sobre hechos acontecidos hace muuucho tiempo, de patrimonizarnos la vista, también nos memorizan la memoria, valga la redundancia.

Ya que una cosa son los recorridos patrimoniales onda arquitectónicos, dónde vas con los ojos hacia el cielo, mirando casas, edificios, estilos, épocas, pero si además de ello sumas hechos que no necesariamente tengan que ser de hace 100 o 200 años, al menos a mí como que se me enchina la piel. Y todavía más cuando son los temas siempre presentes, siempre contemporáneos, que tanta gente quiere meter bajo la alfombra ¿Qué? La dictadura, las violaciones a los derechos humanos, las historias sobre nuestros héroes, que trataron, intentaron, librarnos del dictador Pino8.

Caminando por la ruta.
Y sin hacerme de rogar, les contaré que Luciano Ojeda, nos contó la historia de la súper fuga de los Frentistas, desde la Cárcel Publica, que estaba detrás de la Estación Mapocho (avenida Balmaceda norte) a un costado de Parque de los Reyes. Pucha caí, porque aunque ahora los tilden de terroristas y digan misa, ellos eran nuestros héroes, que hicieron más que muchos y de los 49 fugados, como contó Ojeda, estaban los del atentado a Pino8, entre otros.

Y es importante, aunque sea en el grupo de los como uno, a los que se nos pone la piel de gallina, cuando rememoran estos hechos. Que sea contada como historia, como nuestro pasado, que sigue repiqueteando como presente y que en el arte de contarla, quienes te escuchan, después la trasmitan a sus cercanos. Otorgarle a esa historia, un poquito de respeto. Porque no se olviden, sean del bando al que pertenezcan, que en este país hubo una dictadura de 17 años, cruenta, espantosa.

El siguiente punto de la senda, le tocó al elenco femenino, formado por tres jóvenes, al parecer historiadoras todas, muy inteligentes. Una de las cuales nos contó la historias del Puente Bulnes, donde está el memorial al Padre Alsina, a por los jóvenes que fueron asesinados en ese lugar y además, un proyecto FONDART de memoria, que consiste en imágenes de los detenidos desaparecidos, puestas en especies de baldosas y pegadas en el muro bajo el puente que se conoce como “Muro de la memoria”. Que justamente por falta de la misma, nos contaron que la idea primigenia era ponerlas en el muro de la Catedral, durante el gobierno de Aylwin pero a ¿qué no adivinan? En la medida de lo posible fue rechazada la propuesta. Y al puente Bulnes fueron a parar.

Y pues en esta cruzada por la desmemoria en la que vive tanta gente, entre los que se niegan a reconocer, los que le hacen el quite, los que les molesta será porque les pica, pero el asunto es que las imágenes de los detenidos desaparecidos, han sido borradas, en su mayoría, ya sea por las inclemencias climáticas, por la ignorancia de los transeúntes que pasan, miran, no entienden y las rayan, o intentan borrar aún más.

Es en esos instantes que uno agradece más todavía a l@s CM, el trabajo que realizan, porque además de contextualizar para los más jóvenes, contar la historia, con su corazón, puntos de vista personales, que es de valorar y sacar el sombrero, porque no todos se atreven y a la vez esos gestos los y las hacen, más cercanos, más como uno, una, todos, todas. Y en esos circunstancias, también puede surgir el diálogo, tanto de personas que pensamos parecido, sumado a la presencia de harto joven, que pueden y no estar al tanto y así también, personas que no entendían aquello de los desaparecidos…. Entonces es más interesante todavía, darse el tiempo de escuchar esas conversaciones, compartir puntos de vista, explicar, y final de cuentas sumar conocimientos en los baches para que después vayan y trasmitan estas historias ¿Qué no?

Y bueno, como habrán sentido, ayer hizo un calor de aquellos. Tons además, l@s Cultura Mapocho, nos procuraban sendas, rutas, donde no necesariamente muriéramos en el intento. Y es que nos favoreció que fuera en modo parque y es que el Parque de los Reyes, es una poesía. A pesar de estar a un tris de la avenida, que ya parece autopista, esos árboles se transformaban en una poesía. Y una que los ama, caminar bajo su sombra, apreciar sus cortezas, sus raíces. De hecho uno de los amigos con los que hice el paseo, me dijo que por qué no les proponía a los CM, que en las rutas, yo les hacia la parte verde, explicando qué árbol es, lugar de procedencia….jajajaja algún día se lo comentare a mi colaborador estrella, Vólker Gutiérrez, a ver si le late la idea.

Pero en la más como si fuéramos una fila india de elefantitos o niños, l@s guías de CM, nos llevaban por senderos donde Don Sol, no se las tomara a lo personal contra nuestras caras y cabezas. Claro, es que si a un@ se le cayera una idea, debería atinar previamente, que además de agua, comida, hay que llevar sombrero, porque ya no está el mate por más poblado de cabello que sea, para soportar tales inclemencias. Pero bueno, digamos que para la próxima ruta, que es el domingo 25 de febrero, que también teñirá de árboles, ya que será por el Parque Forestal, siguiendo la ruta del rio pichiruche, dígase Mapocho, intentaré atinar y lucir un soberano gorro, todavía no sé si será el de charro mexicano o de ranchero pistolero, creo que más bien me inclinaré por el de damita onda “mujer con sombrero”.

Y para que no todo sea puro bla, bla, de la que escribe, les echare el rollo en la mas Cultura Mapocho, porque les diré que la ruta, incluye flyer explicativo con el camino a recorrer por aquello que se pierde, sumado a que al finalizar el paseo, como le explicaran el flayer tiene un numero que entra automáticamente, en un sorteo y donde los suertudos y suertudas, se llevan a casa LIBROS ¿existirá poesía igual?

La historia del recorrido Parque de los Reyes.
El sector del rio Mapocho constituye una zona fronteriza que ha funcionado como una bisagra entre el sector de la Chimba y el centro de Santiago. Sin embargo, el recorrido de este mes está inspirado en el paisaje que está detrás de la Estación Mapocho.

El parque de los Reyes en la actualidad comprende alrededor de 31 hectáreas de áreas verdes y se sitúa a lo largo de la avenida Balmaceda, proporcionando a sus vecinos la posibilidad de disfrutar de tardes recreativas y deportivas. Quienes disfrutan de este recinto son principalmente los vecinos del barrio Balmaceda Norte, las comunas de Quinta Normal y Renca que han intensificado el disfrute de estos espacios debido a la creación del Parque Renato Poblete que permite una mayor extensión de áreas verdes y de comunicación entre el centro de Santiago y el sector poniente de la ciudad.

No debía pasar mucho tiempo para que surgiera la idea de crear un parque que revitalizara el área Poniente de Santiago y l e entregara una continuidad a la extensión urbana entre el Parque Forestal y el Parque de los Reyes, iniciativa que está dedicada a los Reyes de España (fuchila) que tenían como objetivo recordar y conmemorar los 500 años del Descubrimiento de América, lo anterior, resulto ser una excusa perfecta para entregarle un nuevo uso al basural en el cual se había convertido ese lugar, debido al cierre de la estación de trenes que unía la estación Mapocho y la estación Yungay hacia 1986.

Diversos hitos urbanos, históricos y patrimoniales son parte del paisaje del parque de los Reyes, podemos reconocer la Estación Mapocho como una infraestructura que marca el sector de la chimba y a su vez representa la modernización de Santiago a través de las líneas férreas.
Otro hito relevante corresponde al Puente Bulnes, un espacio asociado a crímenes durante la dictadura militar en Chile, en el que es posible ver el “muro de la mejoría” que recuerda las victimas de los crímenes de Estado, así como el caso del Padre Juan Alsina.

Otros tópicos relevantes que marcan el parque, son la renovación y reciclaje de antiguas construcciones y que hoy son espacios culturales como es “Los Silos”, donde se almacenaba el cemento de la empresa Melón y en la que hoy, la Fundación Deporte Libre ha desarrollado arquitectura deportiva para uso público, dando un nuevo uso al patrimonio industrial.

Para finalizar, el parque Fluvial Renato Poblete se ha transformado en uno de los hito urbanos del sector poniente más relevantes del último tiempo, una idea que hace con el fin de generar continuidad a los parques de ribera del Mapocho, aprovechando además de utilizar y reciclar el agua del río mismo, renovando el sector e impulsando el desarrollo inmobiliario que, aunque `posee los problemas propios de ello, también ha cambiado la fisonomía de un sector que permanecía hasta entonces en total abandono.

Pero esta historia no termina aquí, porque si les tincó, si los tenté. Entonces agenden ruta de l@s Cultura Mapocho, para el domingo 25 de febrero, donde pasearemos por el Parque Forestal. Recuerde la cosa comienza a las 10 de la mañana y hasta las 13 horas. Lleve sombrero, agua, alguna fruta o comistrajo, buenos tenis (zapatillas), ropa ligera y a disfrutar se ha dicho. Sharola, dijo la olla.

Datología
Qué: Recorridos patrimoniales Cultura Mapocho: Parque de los Reyes.
* Quién: Colomba Orrego Sánchez, periodista, transcriptora. Editora de Hoy en Santiago.cl

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *