“Riverdale”, serie de Tv Paga y Netflix.

* Por Colomba Orrego Sánchez.

Hace unas semanas atrás lo que se dice zappeando por los canales, un tanto sin nada que ver y deseosa de encontrar algo, di con la serie “Riverdale”, que emite la señal Warner y como acabo de enterarme, también Netflix, así que esto es una promo al 2×1.

Y me detuve porque la escena mostraba a cuatro jóvenes, dos hombres y dos mujeres, conversando en un ambiente que lo diré, me atrajo, sedujo, equis y en la más aquello que he catalogado como “me latió”, vi un par de escenas, era de noche, al día siguiente había que trabajar, así que la dejé programada para grabar todo lo que de ella parara por Warner, en mi caso, porque no tengo Nexflit, soy retro y oldie ¿qué tanto?

Y bueno, el asunto es que un día sin más, comencé a verla y me llevé las mejores sorpresas del mundo universal. Porque a costa que se me caiga el carné (RUT) jajaja, les contaré que la sola frase Riverdale, contextualiza un mundo, una historia, personajes, todo. Porque en la más “criptónita”, Riverdale, es el nombre del pueblo, ciudad, villorio, en Estados Unidos, donde viven Archie y sus amigos.

Siiii Archie y sus amigos ¿a alguien más le latió eso? porque Archie, Betty, Verónica, Torombolo, Kevin, Moggie, and un largo etc., son los protagonistas de una historia que nació en modo papel, dígase revista, dígase que va así….

Hace algún tiempo, dígase en el año 1941, John L. Goldwater, creó un cómic que bautizó como “Archie y sus amigos”. Donde contaba las aventuras de jóvenes estudiantes del high school, enseñanza media para ustedes, preparatoria para mí.

Los dibujos eran de Montana y textos de Vic Bloom. Con la creación de Archie, el editor John L. Goldwater esperaba dirigirse a los fans de las películas de Andy Hardy protagonizadas por Mickey Rooney.

En América Latina fue distribuida en los años 60, 70 y 80 con gran éxito por la Editorial Novaro Mexicana, con el nombre de “Archi”. A partir de la década de los 90’s son editados por Editorial Vid.

El comic centraba la historia en Archie Andrews, un colorín, pecoso, que además de estudiar y hacer deportes, gustaba de la guitarra y con el poco andar formó con sus amigos la banda “Los Archies”. Pero además de eso tenía corazoncito y un verano tuvo un platónico que ver con Betty Cooper, hasta que llegó Verónica Logde, procedente de Nueva York y ella pasó a ser la vibración de su corazón.

Y para que Betty no se quedara con las ganas, ya que estaba un poco enamoradita de Archie, bueno era el amor junto a Jug Jones, un chico bien mono, que en versión Latinoamérica, conocimos como “Torombolo” y era el escritor, sensible, poeta y nada loco de las aventuras.
Y un poco como que una parte de la trama, estuvo centrada en este trió amoroso que no se definía si lo formaba Archie – Verónica o Archie – Betty.

Después ya se acomodaron las cosas y formaron dos parejas: Torombolo – Jug Jones con Betty y Archie con Verónica. Entonces las aventuras corrían por cuenta suya, ya fuere en las calles de Riverdale, al interior de la preparatoria, enseñanza media, quizás en el laboratorio de química junto a Dilton, el compañero y amigo, mega nerds, que siempre está inventando algo, que generalmente explota.

También viajaban en las vacaciones de verano a la playa donde se metían en más de un problema o cuando se juntaban en el “merendero”, hamburguesería donde más de una vez tocaron “Los Archie” o simplemente para tomarse una malteada y saborear las tremendas, gordas y apetitosas hamburguesas, dicen que las mejores de Estados Unidos.

Confieso que durante toda mi adolescencia lectora de estos comics, le tuve echado el colmillo a esas hamburguesas, imaginándolas realmente las más ricas del mundo. Después probé la versión Mcdonals, Burguer King y los humos se bajaron a la altura de la planta de los pies, eran bien grasosas oyeee, opté por los aros de cebolla que daban en el segundo local y las papas falsas fritas, del primero.

Y la cuestión es que aquel cómics, ensoñado, adorado, que todos los domingos monamente, mi padre nos compraba cuando iba a por el diario, fue el sustento para entrar en versión viñetas, a un mundo desconocido para mis hermanas y para mí. Ya que éramos unas Carmelas modosas y simpáticas, alejadas años luz, al menos puedo dar fe de mi sisterna Manucita and me, en materia de acceder a la posibilidad de tener un novio, de ir a la playa con él (ya que la playa más cercana estaba a seis horas) y aunque siempre tuvimos muchos amigos y amigas, nuestra vida era hermosamente provinciana, ranchera y controlada por unos papás algo rucos y uno en particular, un poquito (solo poquito) controlador de la virtud de sus niñas.

Entonces buenos eran los cómics para soñar y ensoñar con ese mundo, aunque sabíamos, que pese a todo, era súper malo, porque final de cuentas pertenecía al de los gringos que tomaban mucha Coca cola y mascaban chicle, todo lo que nuestro padre comunista, detestaba y nos tenía lo que sigue de prohibido ¿qué? Vedado poh.

La serie.
El asunto es que basados en el comics autoria de L. Goldwater, sobre las aventuras de Archie o Archibaldo y sus amigos, es que Roberto Aguirre-Sacasa y Greg Berlanti, decidieron sumarle algo más. Algo que la hiciera sabrosa, atractiva y sobre todo distinta al publico y mensaje que en los 90 hicieran con Beverly Hilss 90210 y ¿Cómo? Pues agregando el elemento preferido de Colombita ensoñada ¿quién? Yo poh, ¿cuál? Muertes, asesinatos, sangre, miedo, terror, asesino en serie suelto en Riverdale.

Porque Archie y sus amigos, son los únicos capaces de desmascar malvados, asesinos, ladrones, ya que la policía es lo único que nos iguala con Estados Unidos, no sirve para resolver los meollos del asunto.

Y bueno, Archie, Jug, Betty, Verónica, Moggie, Reggie, Dalton, van metiendo las ñatas en las muertes que después serán confirmadas como asesinatos, porque de una u otra forma, los toca casi íntimamente.

Como es el caso del cuasi intento de asesinato contra el padre de Archie, personificado por Luck Perry, que si no saben era el rockero atormetado y papacito de Beverly Hills y aquí es el viejo apolillado y recientemente baleado, padre de Archie. Tons el hijo está muy tocado con la situación y se le ha metido en la cabeza, que ya que la policía no atina, pues la justicia por propia mano, además de rimar como letra a sus canciones, podría ser una opción. Entonces forma nada menos que “El circulo rojo” de la justicia. Otro que miraba muchos comics en su infancia.

Después el hermoso de Jug Jones, alías Torombolo para Latinoamérica, que también tiene un papá, éste es lo que se dice cachado con las manos lanzando un cuerpo al agua. El cuerpo estaba todo tieso, dígase muerto y era nada menos que el papá de Jason Blosson, el deportista mega famoso que murió asesinado la temporada pasada. Entonces el padre de Jug, FJ, le abren sumario y mientras tanto lo meten tras las rejas. Entonces pues Jug, quiere esclarecer qué hacía el papá en el muelle lanzando cuerpos muertos.

Después está la querida, querídisima Betty Cooper, que suma su cuota de arena a esta historia, ya que tiene una mamá que nadie se la quisiera como tal, ya que la misia es nada menos que la reportera del pueblo y cada que están por una pista, esa señora lo publica en su diario, no se sabe si porque es tonta de remate o porque odia a su hija, en fin tenemos varios capítulos en ciernes, para sacar conclusiones.

Y Verónica Logde, no canta nada mal las rancheras, ya que si bien sólo solidariza con su novio Archie y su amigo Jug, lentamente irá descubriendo que su reciente excarcelado padre, Hiram Logde, es un mafioso de temerle. Y para colmo tiene negocios con el papá de Jug, además de sospechar, por no decir olfatear que este señor padre suyo de si, podría estar metido tanto en el baleo de su socio, como en la enviada a la cárcel del padre de Jug, como también en el sospechoso asesinato de Jason. Nada de trigo limpio poh.

El asunto es que el clan “Archie y sus amigos”, han tenido tiempo para resolver algunos enjambres con resultado de muerte, así como también algunos secretos que como todo pueblo chico, Riverdale, tiene por montones.

Sinopsis.
Cuando inicia el nuevo año escolar, el pueblo de Riverdale se recupera de la reciente y trágica muerte del popular chico de la universidad, Jason Blossom y nada se siente igual.

Mientras la ciudad respiraba un suspiro de alivio después de que el asesino de Jason fuera finalmente descubierto, otro terrible crimen ocurrió, en un lugar que había sido considerado uno de los lugares más seguros e inocentes del pueblo.

Si el asesinato de Jason Blossom reveló la oscuridad debajo de la superficie de Riverdale, lo que ocurrió con Fred Andrews amenaza con hundir a todo el pueblo en esa total oscuridad.

Entonces lo que sigue ahora, es que si les interesa, fijen el colmillo en versión Warner todos los miércoles a las 22 horas, les aseguro que no se arrepentirán, al menos yo, con cada capítulo quedo literalmente sin oxigeno y si sumas unos cuantos y los ves al hilo, les digo que soñaran con ella y quizás hasta develen alguno de los misterios que siguen dando vuelta en Riverdale.

Datología
Qué: Comentario serie Tv Paga, Riverdale.
Cuándo: Miércoles 22 horas.
Dónde: Señal Warner.
*Quién: Colomba Orrego Sánchez. Periodista, transcriptora y editora de hoyensantiago.cl

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *