“El Cascanueces” de Tchaikovsky, llega a Chile, de la mano del Ballet Nacional de Rusia.

*Por Colomba Orrego Sánchez.

Asociaciones, imágenes, ensoñaciones, vengan hasta mi. Así me pasó el otro día caminando por las calles de Santiago, cuando me topé de ojos y nariz con un afiche de “El Ballet Nacional de Rusia” con su espectáculo “Cascanueces”. Morí de la emoción, imágenes iban y venían, nostalgias por tiempos pasados, pisados, no mal vividos, pero pasados ya. Recordé a mi amada y extinta URSS, aquello que de esa tierra salen los mejores artistas, bailarines, gimnastas. Entonces también volvieron a mi mente las imágenes de “El lago de los cisnes”, las músicas clásicas con las que mi padre nos despertaba las mañanas de los fines de semana. Las historias que nos contaba de esas músicas, evocaciones personales, mucha imaginación traspasadas a sus “tres gracias”.

Tiempo, tiempo, tiempo, que pasas sin darnos cuenta y por suerte, suerte divina, nos dejas llenos de nostalgias. Ups me salió rima sin esfuerzo (jajajaja).

Maravilla, maravilla, aunque todas aquellas ensoñaciones en el pasado de mi memoria están, en la de muchos quizás, de alguna manera regresan, al son de Putin, con lo bueno y con todo lo malo, pero Rusia siempre será la nación de los artistas, de lo divino, de lo estético transformado en poesía.

Y si mi bla, bla, le llega pues qué casualidad que podrá llevar sus pasitos de dos en dos, quizás de salto en salto o corriendo, a diversos teatros del país, ¡No al centralismo! Porque el Ballet Nacional de Rusia, quiere que todos y todas, desde las latitudes diversas lo miren, contemplen, baboseen y disfruten.

Así es como hasta el 17 de diciembre, Santiago, Viña del Mar, Talca, podrán gozar de esta poesía en movimiento que es “El Cascanueces” con música de Pior Tchaikovsky.

Veintidós artistas en escena interpretarán el clásico navideño que recrea la historia de Clarita, quien al recibir de regalo un muñeco Cascanueces, crea en su mente una historia en la que también participan un ejército de ratones liderados por su rey. Todos los personajes transitarán por el Reino de las Nieves, el País de las Flores y el Reino de los, que llevará a niños y a adultos por un mundo de fantasía y magia navideña.

En lo personal, con respeto y cariño mermeca la navidad, pero no así la magia, la belleza y más si en ella está “Cascanueces” y Tchaikovsky, sumado a la ensoñación de mi URSS, de la Rusia.

La historia de Cascanueces.
El cascanueces o simplemente Cascanueces (en ruso, Щелкунчик / Schelkúnchik Acerca de este sonido escuchar (?·i)) es un cuento de hadas-ballet estructurado en dos actos.

Fue encargado por el director de los Teatros Imperiales Ivan Vsevolozhsky en 1891 y se estrenó en 1892. La música fue compuesta por Piotr Ilich Tchaikovski entre 1891 y 1892. Se trata de su op. 71 y es el tercero de sus ballets.

En la producción original la coreografía fue creada por Marius Petipa y Lev Ivanov. El libreto fue escrito por Ivan Vsevolozhsky y el propio Petipa, basándose en la adaptación de Alejandro Dumas (padre) del cuento El cascanueces y el rey de los ratones, de Ernst Theodor Amadeus Hoffmann.

Antes de su estreno Tchaikovski seleccionó ocho de los números del ballet formando la Suite El cascanueces op. 71a, concebida para tocar en concierto. La suite se tocó bajo la dirección del compositor el 19 de marzo de 1892, con ocasión de una reunión de la sección de la Sociedad Musical en San Petersburgo.​

La suite fue popular desde entonces, aunque el ballet completo no logró su gran popularidad hasta los años sesenta.​ La música de este ballet se conoce, entre otras cosas, por su uso de la celesta, un instrumento que el compositor ya había empleado en su balada sinfónica El voivoda de 1891. Es el instrumento solista en la Danza del Hada de Azúcar, pero también aparece en otras partes del segundo acto.

La primera representación tuvo lugar el 18 de diciembre de 1892 en el Teatro Mariinski de San Petersburgo. Unos cincuenta años más tarde Walt Disney utilizó parte de la música de El cascanueces en su película Fantasía (1940). A la gente le gustó la película y comenzaron a interesarse por el ballet.

El interés creció cuando el montaje de El cascanueces de George Balanchine fue televisado a finales de 1950. El ballet ha sido representado en muchos lugares diferentes desde entonces y se ha convertido quizá en el más popular de todos los ballets en los países occidentales, principalmente representado en Navidad.

Sobre Piotr Ilich Tchaikovsky.
(Piotr Ilich Tchaikovsky o Chaikovski; Votkinsk, Rusia, 1840 – San Petersburgo, 1893) Compositor ruso. El estilo de Tchaikovsky, no puede encasillarse dentro de los márgenes del nacionalismo imperante entonces en su Rusia natal. De carácter cosmopolita en lo que respecta a las influencias (entre ellas y en un lugar preponderante la del sinfonismo alemán, aunque no carente de elementos rusos), su música es ante todo profundamente expresiva y personal, reveladora de la personalidad del autor, compleja y atormentada.

A los años de su plácida infancia se remontan los primeros estudios teóricos y las primeras experiencias musicales, entre ellas la ópera Don Giovanni de Mozart, que dejó una huella imborrable en el ánimo del muchacho. Desde entonces se dedicó siempre al estudio del arte, aunque, por deseo de su padre, se matriculó en la facultad de derecho de San Petersburgo y, conseguido el título de leyes, aceptó un puesto en el Ministerio de Justicia, en el que, sin embargo, no permaneció mucho tiempo: en 1863 renunció al empleo para poder asistir al curso de composición que Anton Rubinstein impartía en el Conservatorio de San Petersburgo. Diplomado en 1865, fue designado al año siguiente para enseñar armonía en el Conservatorio de Moscú, donde desarrolló su actividad hasta 1877.

Datología
Qué: Ballet Nacional Ruso presenta “Cascanueces”.
Cuándo: Hasta el 17 de diciembre.
Dónde: Santiago – Teatro CopArtes – 12, 13 y 14 de diciembre – 21:00 horas. La Serena – Coliseo Monumental 15 diciembre – 21:00 horas. Viña del Mar – Enjoy Viña del Mar 16 de diciembre – 21 horas. Talca – Teatro Regional del Maule 17 de diciembre – 21 horas.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *