Gigantografias “Memorias de vida y militancia”, en Ex ESMA.

La exposición permanente rotulada “Memorias de vida y militancia”, que se está presentando en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, en Buenos Aires, es un proyecto en conjunto con el Espacio Memoria y Derechos Humanos, el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti y el Archivo Nacional de la Memoria.

A través de la instalación de gigantografías con fotos familiares y relatos breves, el proyecto Memorias de vida y militancia busca recuperar las identidades individuales y colectivas de las personas desaparecidas y/o asesinadas en el centro de clandestino de detención que funcionó en la ESMA durante la última dictadura cívico-militar.

Se trata de reconstruir las militancias y las historias de vida en diferentes soportes; aproximarse, así, al proyecto político y de país que signó una época y una generación; profundizar, de esta manera, en los sentidos que los protagonistas le otorgaron, a partir de la construcción de un relato polifónico en permanente construcción, un relato vivo, con las ambivalencias, tensiones y contradicciones propias de lo humano.

Algunas memorias de vida y militancia.
– Claudia Josefina Urondo
Nacida en la Provincia de Santa Fe, fue la mayor de tres hermanos, en una familia de intensa actividad intelectual y cultural. Su cara de nena y su bajo perfil contrastaban con su convicción a la hora de actuar. Muy unida a su familia, los protegía, al tiempo que los instaba a un compromiso político activo.

Comenzó a militar con sus compañeras de secundaria en el Movimiento de Liberación Nacional MALENA. A través de un grupo de amigos del Colegio Nacional de Buenos Aires, se sumó a las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y fue ella quien vinculó a su padre, el poeta Francisco Urondo, con esta organización. Tras la fusión de FAR y Montoneros, Claudia llegó a ser responsable de Información. A principios de 1973 fue detenida junto con su marido, su padre y otros compañeros. Estaba embarazada de su primer hijo.

– Mario Lorenzo Koncurat
Creció en General Pico, La Pampa, en una familia de origen croata y muy católica. Fue el segundo de cinco hermanos. Fue un gran jugador de básquet en el Pico Fútbol Club.

El “Jote”, como lo apodaban, se mudó a Córdoba para estudiar Derecho. Allí se unió al “Comando de Resistencia Santiago Pampillón”, donde militaba su hermano mayor. Participaron activamente en el Cordobazo. Tras la división del grupo, su sector se integraría a las FAR y luego a Montoneros, donde Mario fue responsable de Prensa y Propaganda dentro de la Capital Federal. Claudia y Mario se conocieron en 1971. Poco después, el padre Mugica los casó en nombre del “señor Jesucristo y el Che Guevara”. Tuvieron dos hijos.

El 3 de diciembre de 1976 fueron secuestrados por el Grupo de Tareas de la ESMA. Claudia tenía 23 años y Mario 28. Ambos están desaparecidos.

– César Amadeo Lugones
César nació en el barrio de Palermo. Tenía una hermana más chica y dos hermanos mayores. Nadaba en el Ateneo, un club católico que formaba jóvenes para la actividad social. Era un chico cariñoso, sociable, simpático y “jodón”. Cursó la secundaria en el Colegio Mariano Acosta. A los 23 años se recibió de veterinario en la Universidad de Luján y fue profesor de la carrera. Por esa época empezó a cambiar, a ver la miseria del mundo y a sentir una gran responsabilidad hacia el otro. “No se compraba nada para él, todo era para ayudar a los demás”. Iba a misionar al sur, a El Maitén, y compartía sus conocimientos con los pueblos originarios. Militaba en la Villa del Bajo Flores y pertenecía al Movimiento Villero Peronista.

– María Marta Vásquez Ocampo
Nació en la Ciudad de Buenos Aires. Era la única mujer entre cinco hermanos varones. Desde chica fue muy sociable, sencilla, femenina e independiente. Su padre era un diplomático de carrera, y su abuelo materno había sido Embajador en Italia durante el primer gobierno de Perón. Terminó la secundaria en el colegio Misericordia y allí comenzó a misionar en El Maitén y El Bolsón. Estudió Psicopedagogía en la Universidad del Salvador.

Ambos fueron secuestrados de su departamento en Parque Chacabuco el 14 de mayo de 1976 y llevados al CCDTyE ESMA. César tenía 27 años, Marta 23 y estaba embarazada de un mes. La familia permanece desaparecida, su hijo es aún buscado incansablemente por Abuelas de Plaza de Mayo.

Datologia
Qué: Exposición “Memorias de vida y militancia”.
Cuándo: Exposición permanente.
Dónde: Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, Av. del Libertador 8151.
Tel. 4702-9920 | Ciudad de Buenos Aires.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *