Violeta Parra: El día de tu cumpleaños es un día muy principal.

* Por Tamara Norambuena Arancibia.

Caminando Serrano arriba, justo en el alto está el 1229; aún resiste la vieja casita azul donde visitábamos a la Catalina Parra. Se me vienen cien años de maldición en la frente, porque aquí, en este conventillo improvisado, donde hoy viven los inmigrantes de todos los credos, de todas las razas vivió una de nuestras vecinas más ilustres; la Violeta Parra.

Sí aquí, cerca de mi barrio otrora Barrancas vivió la Violeta. Por estas calles fue donde se impregnó de Juan de Dios Leiva, cantor a lo divino, de la Rosa Lorca, componedora de huesos, partera y cantora. Aquí entendió que debía trajinar en la cultura popular, esa parte desconocida por los chilenos obedientes de la cultura oficial. Porque somos síntesis, porque nunca empezamos de cero, porque habita en nosotros lo más simple y lo más complejo del momento en que vivimos.

El cruce económico, político, social e ideológico, nos hace imperecederos, nos forja como un objeto de arte. Ser mujer y ser la Violeta, es una herencia maldita, sufriente y llena de pueblo.

No busquen a la Violeta en los homenajes financiados por bancos ni empresas. No busquen a la Violeta en los catálogos de musicología, búsquenla Serrano arriba, búsquenla dolorosa, pobre, violenta, loca de amor, jurada de pasión y cansada de vida. Búsquenla en Pudahuel la vieja Barrancas. Búsquenla donde bulle el gentío camino a la feria, búsquenla en cada mujer que nace y se hace con la herida en la frente y la memoria renegando el olvido.

Porque la Violeta nos dejó la herencia maldita, una marca en el seño dolorosa y profunda, en rebelión permanente frente a la vida. Como ella misma señaló en una entrevista para Radio Concepción: “el dolor no puede estar cantado por una voz académica, una voz de conservatorio; tiene que ser una voz sufrida como lo es la mía; que llevo cuarenta años sufriendo” En este tu cumpleaños te venimos a saludar tus herederas…

Datología:
Qué: Crónica por el natalicio de Violeta Parra.
* Quién: Tamara Norambuena Arancibia. Oriunda de Pudahuel. Profesora de francés.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *