“Golpe”, una mujer rota.

Desde el 12 y hasta el 15 de octubre estará exhibiéndose la obra “Golpe”, una mujer rota, realizada en lenguaje Butoh de la Compañía Ruta de la Memoria, dúo de Natalia Cuéllar y Raimundo Estay.

En escena se cuenta la situación de una mujer sometida a la violencia y la negación de su identidad. La obra puede hablar de una mujer en Chile o en cualquier parte del mundo, mostrando la cultura de la violencia a la mujer en la que todos vivimos inmersos.

La figura del sometimiento se presenta como una atadura de convenciones que se traducen en el uso violento y vulgar de su cuerpo, convirtiéndolo en un objeto manipulable.

En escena ambos personajes van narrando desde el cuerpo y el movimiento, el tránsito de una mujer golpeada por su pareja, su memoria, su deseo de salir del encierro psicológico al que se ve sometida.

Sinopsis:
En un ambiente escénico en blanco y negro, íntimo y de encierro, generado por una hábil iluminación, la protagonista va exhibiendo las etapas del proceso de sometimiento.

Un recorrido que se hace más extremo, debido a la técnica corporal del butoh -el rictus de la muerte- que utiliza y maneja con maestría y naturalidad Natalia Cuéllar: cuerpo blanco, ojos y labios enrojecidos, y extremidades violentamente crispadas.

En contraste, la obra incluye una escena inicial que revela la bipolaridad de la cultura de la violencia y el sometimiento, como concepción ideológica que castiga a la mujer que no cumple su rol tradicional. Entre las sombras, un hombre (Raimundo Estay) acaricia un vestido, un zapato y un par de anteojos de sol, en señal de amor y calidez, al compás de la canción de Yuri, “Maldita primavera”.

Luego se sugiere la ruptura y las etapas del calvario de una mujer, cuya incesante e intensa desarticulación es exhibida por la actriz, a través de los espasmos de su cuerpo y del vestido rasgado en su espalda.

Sobre el teatro Butoh.
El Butoh nace como una forma de romper con la creciente invasión de la cultura occidental sobre un Japón de post-guerra, ocupado y llevado a una tecnificación tan impersonal que convertía a sus habitantes en números y objetos destinados sólo a producir a costa de la pérdida de su ser interior. El Butoh busca rebelarse contra esa realidad.

El sentido es volver a la tierra, sentir la tradición y la profunda palpitación del cuerpo unido a la naturaleza. Rechaza la estabilidad. Una parte poderosa de este arte es que aporta una visión particular del cuerpo. Se aparta del balance y la belleza del bailarín de ballet o de la musculatura y la fuerza física. Su poder radica en las energías internas que se mueven dentro de los(as) intérpretes, que no se mueven en apariencia, ya que en lo íntimo todo fluye y se respira.

El Butoh trata de mostrar que hay algo más allá del cuerpo danzante siendo sus temas principales el círculo de la vida y la muerte. Cada intérprete de Butoh es distinto a otro y en su acto debe exponer lo más interno de sí mismo: su vida, cuerpo y mente; es el cuerpo entero que saca sus más profundas concepciones y vivencias, lo cual lo transforma en una experiencia repulsiva y lejana al mismo tiempo que propia y reconocible y, por lo tanto, seductora.

Datología:
Qué: Teatro “Golpe”, una mujer rota.
Dónde: Teatro Camilo Henríquez, Amunategui 31, Metro Moneda.
Funciones: 12 – 13 y 14 a las 20:00 horas – 15 19:30 horas.
Precios: $4.000 general

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *