“La mente tiene que creer que el momento no puede repetirse”: Rogger Ballen, Fotógrafo.

* Por Roberto Pasminio.

Roger Ballen en la actualidad es uno de los fotógrafos más influyentes, referente mundial de este arte visual. Su obra se ha expuesto en los museos y galerías más importantes. Su amplia biografía se puede leer y encontrar en un sin fin de sitios, sin embargo las razones que me convocan a escribir sobre este significativo autor, son menos visibles o evidentes, quien en su trayectoria como fotógrafo se fue alejando de la tradicional fotografía documental para generar un estilo propio que él autodenomina “ficción documental”.

Este fotógrafo, que actualmente está exponiendo en M100, hasta el domingo 3 de septiembre, en la conferencia de prensa a la que asistí, hizo referencia a la importancia que tienen los videos que el mismo crea y dirige, los cuales en los últimos años se han transformado en la plataforma fundamental para exponer sus imágenes.

En una primera mirada, el eje de su trabajo se centra en lo grotesco y que bajo una visión del mundo muy introspectiva, cargada de imágenes surreales, los protagonistas se incrustan en atmósferas claustrofóbicas, generalmente sórdidas. Un hecho original es que este autor utiliza generalmente los objetos y personajes como esculturas, habitualmente rodeados de dibujos muy característicos de su obra, confundiendo de esta manera al observador y posicionándolo en la frontera entre la realidad y la ficción.

Cuantos de nosotros luchando por una vida mejor, nos levantamos buscando nuestra zona de confort, por mantener un trabajo y un lugar donde vivir. Sin embargo, me pregunto, que es lo que puede ocurrir en la vida de un Geólogo con 30 años de profesión, para transformase en el renombrado fotógrafo que hoy es Ballen.

Sin duda, las experiencias de vida le fueron fundamentales: Hijo de Adrienne Ballen, quien fuera editora en la agencia Mágnum en los años 60 y al haber estado rodeado de libros de las más diversas temáticas fotográficas, sin quererlo, formó su mente sin haber tomado nunca un curso formal de fotografía. Asimismo, mientras estudiaba geología en EEUU, tomaba fotografías sólo por afición, siendo su primera cámara una Nikon que le fuera regalada cuando se graduó de secundaria.

La mirada se educa.
Roger Ballen nació el año 1950, la muerte de su madre en el año 1973 tuvo gran impacto en su vida. En ese período comenzó a cambiar conscientemente su forma de fotografiar. En entrevistas, el mismo autor asevera que en ese tiempo se había obsesionado con la pintura, siendo en ese mismo período cuando comenzó un viaje que duraría cinco años desde El Cairo a Ciudad del Cabo y de Estambul a Nueva Guinea, también radicándose un tiempo en Sudáfrica, donde trabajó en el negocio de los minerales, hasta que regresó a los EEUU. Este viaje le sirvió de base para crear su primer libro, “Boyhood”.

Ballen señala: La esencia de la fotografía es el congelamiento de períodos de tiempo diminutos. La mente tiene que creer que ha capturado un momento genuino, porque ese es el propósito de la fotografía. La mente tiene que creer que el momento no puede repetirse.

Finalmente, te invitamos a investigar sobre este fotógrafo, no desde el punto de vista de sus fotogramas, sino desde una vida consecuente, desde la evolución y de la reinvención, no temerle a lo desconocido, en definitiva mirar un camino sin límites …

Datología:
Qué: Exposición de Rogger Ballen.
Quién: *Roberto Pasminio, fotógrafo, director de fotografía Hoy en Santiago.
Dónde: Galería de Artes Visuales, Matucana 100.
Cuándo: Hasta el 3 de septiembre.
Horario: Sáb de 12 a 21 hrs – Dom de 12 a 20 hrs
Entrada liberada

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *