Inspector Morse: en Tv paga.

Por Colomba Orrego S.

No siempre uno tiene la posibilidad de volver a mirar una serie “de culto”, menos en la Tv paga. Pues bien, la hora ha llegado y si pestañea, lo más probable es que pierda.

Porque la señal de Tv paga, Film&Arts, está trasmitiendo todos los miércoles, la serie de culto, cultísimo “Inspector Morse”. A las 21 horas y con una duración de dos, en las que realmente aprenderá como ser un buen inspector, culto, mal humorado, pero asertivo hasta decir nomás.

Primero, quizás tengo que poner al lector en antecedentes, porque puede ser que no tenga un carajo de idea de qué le estoy hablando. Pues entonces vaya tomando nota, ponga atención porque esto es realmente bueno.

Sobre la serie.
Inspector Morse es una serie policial británica, que trata sobre un detective gruñón, algo alcohólico, aficionado a la ópera, solitario, que se equivoca en más de una ocasión y que a veces arresta inocentes en lugar de culpables. Un ser humano digamos pues.

El personaje de Inspector Morse, fue creado por el escritor inglés Colin Dexter, quien pasó de las letras al guión de TV, ya que todas las historias están basadas, a la pata en los escritos de Dexter. Y bueno, el éxito fue para todos, porque la serie tuvo una duracioón desde 1987 hasta el 2000.

El inspector Morse, es un hombre aficionado a la poesía, al arte, lee a los clásicos, le fascinan los automóviles de época y es un apasionado descifrador de crucigramas. Entre las cosas que lo irritan se encuentran los errores de ortografía y gramática; la sangre lo impresiona.

Una suerte de Sherlock Holmes contemporáneo (del siglo XX), en esencia vendría siendo el padre de las series, basadas en novelas, que representan a un inspector de la policía, con buen ojo y que además en sección “novela o serie negra”, tiene una vida. No está todo el día simplemente esperando un asesinato para resolver, también nos pincelan, al principio, y después el cuadro entero, de la vida de Morse.

Aunque a veces más que datos biográficos: mujer, casa, perro, árbol, sino más bien descripciones de personalidad, que hacen de este hombre, alguien particular. En realidad, tal vez sería más preciso argumentar que lo que representa, Inspector Morse, es un lamento, amargo y hosco, por la desaparición de ese mundo caballeresco. Mientras en las novelas de enigma bastaba con su resolución para restaurar el orden en el mundo, Morse se erige como defensor ineficaz de un orden que, si alguna vez existió, ahora agoniza, corrompido por una inmoralidad y una falta de clase que atraviesa todos los niveles de la sociedad.

Con la serie de Inspector Morse, no es necesario bajar al fango para encontrar la suciedad y la dureza. Está tan a la vista, que a veces hasta el espectador se marea y vomita. Porque en su mayoría los asesinatos ocurren a plena luz del día, en los claustros, los bellos jardines y el ámbito bucólico de Oxford, ciudad y sede universitaria.

Y es ese lamento, que definió Dexter, su autor y que los directores de la serie, mantuvieron, es el que marca la atmósfera de la serie y, lo que es equivalente, la actitud personal y mental de Morse. Es hiriente e irónico. Es capaz de decirles a sus compañeros que, en la mayoría de los casos, la última persona que vio viva a la víctima es el asesino.

Por donde va, exhuma desprecio; sus colegas jamás comprenderían sus aficiones intelectuales ni podrían escribir sin errores de ortografía. Trata especialmente mal a Lewis, su asistente, que representa al típico policía de carrera, proveniente de la clase trabajadora, tan tenaz como falto de luces.

Y todos estos matices, no podrían lucir mejor, sino fuera por la magnífica elección del actor que lo interpretó durante más de 10 años: John Thaw. De hecho la serie dejó de hacerse, como tal, cuando a Thaw, le diagnosticaron cáncer. Hay una joyita, ojalá la trasmitan, que es exactamente el último capítulo, donde Morse está enfermo y el que vio la serie completa, notará que no es falsa esa situación. Y un poco como que Thaw – Morse, le hace el legado a su subalterno Lewis, del cargo, de la serie, todo. Porque realmente John Thaw, fue y será el actor perfecto para caracterizar el taciturno mal rollo y la amargura intrínseca de este Inspector.

Datos sobre la serie.
Todo comenzó en la señal BBC allá por 1987 y en 33 capítulos de casi dos horas cada uno, llegó a su fin en el 2000, con su muerte. En un solo momento de la serie, nos enteramos por qué a Morse, cuando le preguntan por su nombre responde: “Inspector Morse” y boca le queda donde mismo. Porque a papito se le ocurrió nombrarlo como: Endeavour, por la embarcación del capitán Cook, con quien su padre estaba obsesionado.

La serie se desarrolla todo el rato, en la ciudad de Oxford, con obsesión predilecta, en la sede universitaria de dicho lugar, donde las habas se cuecen, todos los días al parecer y en versiones que uno comienza a sospechar que los ingleses serán todo lo que quieran, pero también unos perversos de aquellos. Mucho té, mucho cinco de la tarde, la Reina y que la salve la patria, pero en ese aire flemático se esconden secretos, retorcimientos, pasiones, que uno a simple vista, no puede si quiera imaginar. Ídola de serie.

Y bueno como a todo le sacan dinero, actualmente si usted viaja a Inglaterra, puede ir a Oxford y hacer el “Inspector Morse Tour”, que lo llevará por los lugares emblemáticos tanto de la novela, como de la serie.

En lo personal, agarré viaje con Inspector Morse, a finales de los ´90. Una que es clavada, amiga casi intima de la TV, ni bien lo encontré no dejé jamás nunca, de ver sus capítulos. Al poco andar, mi habitación comenzó a llenarse de público, porque por no taparme la bocota y estar tan feliz con la serie y contar tanto, tanto, demasiado, llegaron a tomar lugar, sentarse, cada domingo a las 18:45 previa a la trasmisión, taza de té en mano, algunos biscochitos, para que en el horario de las 19 horas, ya estuviéramos todos juntos, en silencio para disfrutarla. Después se sumó mi sisterna Manucita y tras de ella, el perro, que también era británico, asi que se sintió en su salsa..

Es que podría decir que todo lo que soy en materia de pasiones detectivescas, de género negro, se las debo a Inspector Morse, Primer Suspect, que también es inglesa. Y es que una serie de detectives, que se toma en serio sus asesinatos y la resolución de los mismos, ya no se encuentran muy seguido. Con esto del “rapidito, rapidito” en el que anda el mundo, quieren resolverlo todo en una hora y los cabos sueltos, los padecemos los que queremos, cuasi volver a la literatura decimonónica y resolver con todo tiempo, detalle, por favor queremos, miles de detalles.

Y con Morse, no se asuste, no pasa tan así, pero sí que hay tiempo para resolver el crimen, entender al que lo provocó, saber un poco de la vida del cuerpo frío y de paso, algo que sume a la biografía de Inspector Morse y de su segundo a cargo, Lewis. Una serie inolvidable y que la vida, por cosas de la misma, la pone en charola de plata, para que la tome o la deje pasar. Ahí usted es el o la que elige.

Datología:
Qué: Inspector Morse, serie policial, señal Tv Paga Film&Arts.
Cuándo: Miércoles, 21 horas.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *