Frantz: en El Biografo.

Por Colomba Orrego.

Después que vi “Dentro de la mansión” de François Ozon, quedé como cautivada, encantada nuevamente por este cineasta y así fue que ni bien supe que estaba en cartelera FRANTZ, quise verla. Que se exhibe en el Cine El Biografo, en las funciones 15:30 y 19:30 horas, de lunes a domingo.

Sin investigar si quiera de qué trataría me lancé a verla sin más. Creo que también el afiche, que colgaba de la ventana del cine, ayudó en mi decisión.

Siempre he amado el blanco y negro, las fotos y las películas de esa época o ambientadas en esos tiempos. Que pueden ser principios, muy al comienzo del siglo XX o finales del XIX, casi hasta 1940. Sumado a las vestimentas que se usaban en esos tiempos, qué decir de la arquitectura que ebullía como la olla presto de la cual salieron.

Y con “Frantz”, no me equivoqué ni un segundo.
Era desmedidamente romántica y por tanto, los elementos de desolación, vacío, ausencia, se multiplicaban con los de amor desesperado, tensión sexual, amor, belleza.

Belleza estética, belleza de seres humanos, de mujeres excepcionales, seres generosos. Maldad, egoísmo y sin embargo amor. Por ahí alguien diría humanidad, pero prefiero quedarme tan solo con el romanticismo de esta historia.

LA SINOPSIS.
Que no es una historia de amor y al mismo tiempo lo es todo el tiempo.
Existe un tal Frantz, que lamentablemente como joven alemán, fue a la guerra, la Iº Guerra Mundial y murió en el campo de batalla.

Este joven y hermoso hombre, dejó a sus padres y a su prometida, tristes y desolados. Hasta que un día llega un personaje misterioso, que no se atreve a visitarlos, que toca la puerta y sale corriendo, que deja flores en la tumba de Frantz.

Hasta que Anna, la prometida viuda, decide encarar a este personaje y lo descubre en la tumba de su amado, llorando desesperado. Y de ahí en más comenzará a surgir una historia particular, porque uno en su calidad de espectador o de mal pensada en este caso yo, creeré todo el tiempo que el verdadero vínculo entre Anna y el forastero, de nombre Adrien, es justamente “Frantz”, este soldado alemán que murió en la guerra y que por diversos motivos, tanto Anna como Adrien, se sienten fuertemente ligados entre sí y con el recuerdo y lo que fue este hombre que ya no está.

Reconozco que aunque no viene al caso y no suma, menos resta, porque tampoco es bueno o malo, sino que simplemente es, desde que comenzó la cinta tuve la impresión que Adrien en cualquier momento confesaría lo que para mí, era evidente: tanto Anna como él, en distintos momentos, habían vivido su amor junto a Frantz.

Y en ese juego ambiguo que quizás sí, quizás quién sabe, nos mantiene Ozon, durante mucho tiempo de la historia.
Anna lleva a la casa de sus suegros, a Adrien, para que les hable de los últimos momentos del hijo, previo a que elistara para la guerra. Ella está segura que este misterioso amigo, puede contarles historias lindas de “Frantz” y en la pobreza de quedarse sin él, todo es bienvenido.

En poco tiempo se transformará en una extensión de “Frantz”, comerá en casa con sus padres y la prometida, tocará el violín que dejó al partir y se mirará de soslayo, otras no tanto, con Anna como descubriéndose entre sí, ese amor que los dos han sentido por Frantz.

Yo pensé que esa sería la historia y lo encontraba total, no soy quién para juzgar y el amor, es amor desde donde venga. Pero Ozon, me enseñó que no todo es como parece.

“FRANTZ”, es una película hermosa, bucólica, porque tiene la tristeza de la guerra y lo que está provoca, es romántica porque hay amor en todas sus esquinas, es preciosa porque representa con una fidelidad la estética, armonía, elegancia, belleza de esos años, los 20 primeros del siglo XX, con una maestría que casi, una como espectadora, llega a pensar que saliendo de la sala, el mundo seguirá siendo en blanco y negro.

Y lo que más sorprende y deja boquiabierto al espectador, es cómo se van sucediendo los hechos. La cinta pasa de lo más romántico a la desolación, el vació, más profundo. Corazones solitarios, enamorados, que se aman y que por diversas razones no pueden estar juntos. Alimentando el corazón de unos, protegiéndolo con mentiras, vivirán o creerán que lo están haciendo.

Una delicadeza, solo comparada que para qué comparar, pero no puedo evitar, con “El Gran Gatsby”, de Redford. Y mi comparación de una a por la otra, más que comparar es simular la belleza, el tratamiento de la ambientación, la belleza de los personajes, sus ropas, los lugares, caserones, aunque “El Gran Gatsby”, era en colores, uno intuía que toda esa belleza se movía en blanco y negro.
Recomendada absolutamente!!!

Datología:
Qué: Frantz, película de Francois Ozon.
Dónde: Cine El Biógrafo, José Victorino Lastarria 181, Santiago
Cuándo: De lunes a domingo.
Horario: 15:30 y 19:30 horas.
Fono: 226334435

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *