La ruta de los palacios y las grandes casas de Santiago.

Por Colomba Orrego.

Cuando mi amiga Teresa, me envió el link para ojear el libro “La ruta de los palacios y grandes casas de Santiago“, casi se me caí de culo, por suerte estaba sentada, así que salvé. Fue una profunda oda a la poesía en movimiento. E inmediatamente pensé en hacer el recorrido, comprar el libro, hacer el recorrido, leerlo, hacer el recorrido.

Y es que como bien dicen Fernando Imas Brügmann, Mario Rojas Torrejón y Eugenia Velasco Villafaña, los autores de esta joya, “Nuestras ciudades son epicentros de un patrimonio vivo que se encuentra al alcance de cualquier persona y que muchas veces pasa desapercibido. Esta publicación, que propone tanto a los ciudadanos como a los visitantes de la ciudad, un recorrido por los principales palacios construidos en Chile entre mediados del s. XIX y principios del s. XX. El diseño en el ámbito de la arquitectura encuentra en estos edificios a sus mayores exponentes. A través de esta guía podremos conocer el trabajo de arquitectos tan importantes como Alberto Cruz Montt, Ricardo Larraín Bravo, Luciano Kulczewski, José Forteza Ubach, entre muchos Otros, y apreciar su propuesta, su arte y los detalles que hacen de cada Una de sus obras una pieza clave de nuestra identidad”.

El libraco, no es comprable en librerias, pero no sufran, porque como fue hecho en conjunto con el Consejo de la Cultura y las Artes, tiene el gran plus, que pueden bajarlo online en formato PDF. El link es: http://www.cultura.gob.cl/ruta-palacios-santiago/. Así si quiere hacerse la mona o el mono, con otra persona, como la Tere conmigo, pues lo descarga y se lo manda a todos sus conocidos y amigos ¿Qué tal?

Volviendo al libraco, les contaré que los autores decidieron dividirlo en tres rutas, que parten del Cerro Santa Lucía en adelante, dígase hacia el centro, que era por si no lo sabían, el territorio construido y habitado. La cosa es así:

Ruta Santa Lucía. Dentro de esta vía aparecen “mujeres de palacio”.

Ruta Plaza Brasil, con los ítems “los diseñadores de la ciudad” y por último.

Ruta San Lázaro, con el apartado “otras casas y palacios de interés”.

– Contándoles un poquito, pero poquito nomás pa que lo bajen y lo lean y disfruten. Comenzamos por la “Ruta Santa Lucía”, donde está mi amado caserón, que ahora sé es un palacio. El Palacio La Alhambra. Que fuera la sede de la sociedad nacional de Bellas Artes, ubicado en calle Compañía 1340, esquina con Teatinos. Es una poesía arquitectónica de estilo morisca. Fue donado a la sociedad en cuestión en agosto de 1940, pero su data es de 1860.

Otro, de esta misma vía es el “Palacio Huneuss”, donde nació la escultura Rebeca Matte y fue habitado por algunas personalidades como el Presidente Juan Luis Sanfuentes y Antonio Huneuss que le dio el nombre, vaya uno a saber por qué mejor no Palacio Matte. El palacio lo es como se debe, ya que cuenta con una escalera de mármol, con barandas góticas, espaciosos salones, inspirados obviamente en la elegancia de las casas o apartamentos parisinos y ahí todos los que se sienten finos, como tazas, se les cae la baba de la emoción. Cómanse este detalle del interior del palacio: “los recintos están decorados por finas molduras, grandes espejos y chimeneas de mármol”. La verdad hermosas pero de solo imaginarme haciendo el aseo, prefiero mirarlas en fotos.

– Abruptamente nos pasamos al siguiente camino que lleva por nombre la “Ruta de Plaza Brasil”. En donde los autores dicen de ella: “La avenida Brasil configuró las nuevas urbanizaciones que aparecieron a principios del siglo XX en el sector poniente de Santiago. Aún muchos de sus edificios se conservan como vestigios de una época moderna y colmada de diseño”.
De esta parte podemos destacar: Casa Díaz Salas (1922)
Arquitecto: Fernando Valdivieso y Fernando de la Cruz.
Almirante Barroso. Actualmente es la Casa central de la Universidad Alberto Hurtado. Esta residencia de un elegante estilo neoclásico francés, mezcla en su interior la exuberancia de la década del 20, incorporando espaciosos salones enmaderados de inspiración Tudor. Grandes chimeneas y una impresionante escalera principal de placas de mármol arabescato. Perteneció originalmente al abogado Javier Díaz Lira y su mujer Ventura Salas Edwards. En 1929 fue escenario del concurrido matrimonio entre María Teresa Díaz Salas y Sir Archibald Clark Kerr, el Ministro Plenipotenciario de Gran Bretaña en Chile.

En este mismo camino, le sigue el Palacio Elguín Rodríguez (1887). Arquitectos: Teodoro Burchard (idolo). Ubicación: Alameda 2082. Uso actual: comercio.
De hecho desde que comencé a caminar mirando hacia el cielo, fue uno de los primeros edificios, caserones, “palacio señorita” con el que me topé y de ahí en más descubrí que uno siempre tiene que mirar pal frente, pa los lados y para arriba. De este palacio se dice: “En la Alameda, tras una ecléctica fachada, se esconden los valiosos detalles artísticos de una de las residencias más espectaculares De Chile. Los sucesivos salones: Árabe, Luis XV y Luis XVI, desembocan en un asombroso hall de triple altura con una escalera imperial de mármol dominada por la figura de un joven descansando en una roca. Alrededor de este espacio se disponen otros recintos: la sala oriental, el escritorio gótico y el comedor en estilo Enrique II, iluminado por una claraboya circular. El edificio tiene cinco niveles coronados por una cúpula que en su momento fue la más alta de Santiago, rematada por un orbe con el monograma de su propietario, Nazario Elguín Leiva. Hoy se encuentra en buenas condiciones, gracias a los cuidados prestados por sus propietarios.

– Y la última vía es la “Ruta San Lázaro”. Que de ella dicen sus autores: “La Iglesia de San Lázaro reunió a gran parte de los vecinos del sur de la Alameda, que habitaban las calles Dieciocho, República o Ejército. Su presencia aún es un icono de nuestra ciudad”.
Uno de sus palacios es Palacio Bustamante Yrarrázaval (1923)
Arquitecto: Patricio Yrarrázaval Lira. Alameda 1426. Actualmente es la Gerencia de Metro S.A. Y los autores del libro dicen de ella: “La sofisticada residencia que perteneció a Javier Bustamante y Blanca Yrarrázaval, se organiza en tres plantas más subterráneo, presentando hacia la Alameda una fachada ecléctica con logia central y terraza abalaustrada en el último nivel. El interior sorprende por la calidad de las terminaciones ornamentales: un corredor iluminado por vitrales conduce hasta la puerta principal que se abre a un hall de doble altura iluminado por una claraboya oval, con coloridos vitraux. La escalera principal es de madera con herrería e incrustaciones de bronce. Los salones son igual de interesantes, con sus grandes chimeneas de mármol, espejos, cenefas y artesonados, destacando el antiguo comedor de planta ovalada y cielo abovedado. La parte posterior era ocupada Por un amplio jardín, hoy remodelado”.

Y para casi cerrar con broche de oro, el maravilloso, hermoso, majestuoso Palacio Yrarrázaval
Fernández
(1906). Arquitecto: Alberto Cruz Montt.
Alameda 1550. Uso actual: Dependencias del Círculo Español de Santiago.
Esta elegante residencia neoclásica de dos niveles y una alta mansarda, fue encargada por Fernando Yrarrázaval Mackenna y su mujer María Luisa Fernández. En su interior aún se conservan los lujosos detalles decorativos de los salones y parte del mobiliario original. Además de La escalera principal de mármol, existía un ascensor que conectaba
Los tres niveles; en una capilla gótica se realizaba diariamente misa, y los grandes bailes eran reservados para el impresionante hall de doble altura. La familia habitó el palacio hasta 1940; al año siguiente el Círculo Español adquirió la propiedad, encargando al arquitecto Juan Martínez las reformas, quien respetó los espacios originales y
Mantuvo la prestancia de una de las mejores residencias de Chile.

El libraco como verán no es cosa de sentarse y leerlo, es para olerlo, leerlo, analizarlo, quizás ir e inspeccionar todas los palacios y casas, casonas referidos, que yo tan solo les hice una pinceladita de lo mucho más que hay para admirar y aprender. Mucha de esta información está en este libro, que además cuenta con unas fotografías, tanto de los caserones, palacios, mujeres de palacio, diseños dentro y fuera de palacio y otras casas y palacios de interés, de morirse. De aquello que dicen patrimonial, que usan mucho la palabra, casi como que se manosean con ella, pero que en estricto rigor vale madres, ya que de tanto en tanto nos enteramos que están por demoler el palacio tanto, la edificación social de San Luis de Macul, Las Condes y cuanta cosa más. Los humanos somos unos bárbaros salvajes, que no respetamos el pasado, sino que más vamos por la vida pisándolo. Pero estos autores, no son así y todos aquellos interesados en acceder al libro, leerlo, pasearse por las rutas señaladas, creo que podrán comenzar a distanciarse un poco de esa manga de pandrosos.

Datologia:
Qué: Libro La ruta de los palacios y las grandes casas de Santiago.
Dónde: bajar por internet en formato PDF.
Link para descargar: http://www.cultura.gob.cl/ruta-palacios-santiago/

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *