Dato de la semana: La Viña VIK

Por Gabriela Hales

Hoy nos trasladaremos al valle de Millahue, en las cercanías de San Vicente de Tagua Tagua. No les voy a quitar mucho tiempo en explicar lo que experimenté cuando llegue ahí. Las fotos hablarán por si solas. Un lugar tipo paraíso. Donde realmente uno se quedaría, no una semana sino toda una vida. Se trata de la Viña Vik, a tan sólo dos horas de Santiago.

Llegamos con unos amigos que viven en Miami y ellos acostumbrados a mucho lujo quedaron más que sorprendidos. Nos recibió Francisca, la guía turística de Vik, no sólo amorosa sino experta en su área. Nos subimos a su 4×4 y nos insertamos a través de los viñedos, con un paisaje inigualable.

La viña Vik es única. Dueña de un concepto holístico, no en vano los indígenas llamaban a la zona donde está ubicada “lugar de oro”. Una nueva forma de ver la tierra, el viñedo y el “oro” que ciertamente podría ser este vino supremo.

De pronto aparece de lejos un imponente hotel con techo sinuoso y metálico- hecho de titanio, trabajo nada menos que del arquitecto Frank Gehry (canadiense asentado en Estados Unidos y ganador del Premio Pritzker, el mismo que obtuvo Alejandro Aravena. Gehry es reconocido por las innovadores y peculiares formas de los edificios que diseña), y que nuestra guía nos explicó, muy acostumbrada a señalarlo como el hotel de la viña. La verdad es que nos miramos y pensamos ya nos llevará a verlo, un hotel que a la distancia parece una nave espacial.

Luego de un paseo por toda la zona (zona Central de Chile ideal para el cultivo de estas parras por su microclima, terminamos en la viña, donde todo está como en las páginas de las revistas de decoración, post producción, o sea todo impecable. La bodega fue diseñada por el destacado arquitecto nacional Smiljan Radic, cuyo proyecto fue seleccionado tras un concurso que congregó a los mejores arquitectos del país.

La entrada a través de un espejo de agua de acceso, donde 90 granitos acompañaban nuestros pasos descendentes sobre una delgada alfombra acuosa que corre tranquilamente y refrigera la sala de barricas ubicado bajo ella.

Nos encontramos con el enólogo y pudimos catar estos vinos que no están a la venta en cualquier lugar y sólo se encuentran en las tiendas más exclusivas del mundo (desde unos 110 dólares la botella). ¡Sublime la copa que pude catar!

La arquitectura para la bodega de vinos Vik cuenta con el cambio de escala de producción de vinos ultra Premium de manera muy audaz. Estos vinos son una elegante mezcla de las cepas Cabernet Sauvignon, Carmenere, Syrah, Merlot y Cabernet Franc. Mezclas que van cambiando año a año.

Luego Francisca nos llevó a almorzar a la cabaña ubicada en las alturas de otro cerro con una preciosa vista al tranque. Todo más que dispuesto, nos esperaba un almuerzo casero pero muy gourmet. Loreto, la cocinera de la cabaña, nos deleitó con carnes y pescados, pan hecho por ella misma y un postre delicioso, toda una oferta gastronómica basada en la cocina de Vik, al mando del chef Rodrigo Acuña. Y claro, con una exquisita e infaltable copa de este espectacular vino ☺.

La cabaña tiene sólo cuatro habitaciones que los dueños tienen destinada para alojar a sus amigos y para uno que otro pasajero que quiera estar más tranquilo y en más contacto con la naturaleza.

Algo de historia…

Este es uno de los sueños hecho realidad del empresario noruego Alexander Vik, quien eligió este lugar para producir los mejores vinos del mundo. De hecho acá muchos de los visitantes llegan en helicóptero privado. Él se propuso el año 2004 crear un viñedo excepcional para producir un vino único que provendría de los mejores terroir y las más óptimas condiciones climáticas para la viticultura lo llevó a adquirir 4.325 hectáreas que dieron vida a Viña Vik, una perfecta fusión entre el hombre, clima, tierra y alta tecnología.

Hotel maravilloso…

Después del almuerzo llegó el momento para ir a visitar el hotel. Es ahí cuando uno no cree lo que está viendo. Se trata de 22 suites finamente decoradas donde el arte es el protagonista principal. Todo es agradable, desde los chicos que te reciben ahí para darte un mini tour por las habitaciones, hasta terminar en una terraza con una hermosa piscina panorámica con vista sobre el valle y el tranque.

Son muchas habitaciones para poder contarles cuál me sorprendió más, todas son exclusivas y realmente hermosas. Cada una tiene obras de un artista distinto, intervenidas in situ por ellos mismos, ya sean chilenos o extranjeros.
Por ejemplo, la Shogun Master Suite fue intervenida por el artista japonés Takeo Hanazawa y su nombre significa “comandante de ejército”. Este cuarto, con vista a la cordillera, es el único con estilo japonés en el hotel y no tiene persianas a diferencia del resto, sino paneles de madera con papel de arroz, al igual que sus lámparas.

También destaca la  H, Master Suite. Donde H es por Hermés, en homenaje a la marca de moda francesa. Por lo mismo, la cabecera es un chal de Hermés y posee una estantería con las clásica cajas de la tienda. Las pinturas son del artista chileno Ricardo Yrarrázaval.

En la Hollywood Suite, el turno fue del artista chileno Francisco Uzabeaga, quien toma escenas de películas de Hollywood y las pinta en lienzos. El escritorio es de aluminio hecho de piezas de aviones de Estados Unidos. Está la Vicky Money Suite, obra de la artista uruguaya Vicky Aguirre, quien ha realizado cuadros de estampados de billetes chilenos. Todo el baño está cubierto con monedas: el lavamanos de euro y el piso de centavos de dólar americano y canadiense.

En resumen…un lujo y un baño de arte en este paradisiaco lugar.

Bajé las escaleras y pensé…¿estará ahí el Spa? Y claro un Spa donde ya a esas alturas un masaje era lo que necesitaba. El Spa está inspirado con terapias de vino. Salí más que renovada y pensé, esto hay que hacerlo más seguido ( quererse cada día más y regalonearse).

De vuelta a la realidad nos preguntamos con mi grupo de amigos: ¿cómo puede haber un lugar así y tan sólo dos horas y de nuestra bulliciosa ciudad? Un exquisito buen gusto al construirlo, decoración espectacular, vino formidable y un ambiente que respira más que tranquilidad. No stress es all we need!!!

Sólo puedo decirles que tienen que ir a este lugar!

Datologia

  • Web: www.viñavik.cl
  • Ubicación: Hacienda Vik- Millahue, San Vicente de Tagua Tagua
  • Reservas: reservations@vik.com
  • Teléfono: +569 566 84853

baño money 2 yo hermes

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *