Crítica gastronómica: Akbar en Plaza Ñuñoa

Por Colomba Orrego

Aunque el título suena un poco pornográfico, quiero contarles que AKBAR es un nuevo restorán bar de la Plaza Ñuñoa, al que fui en compañía de una muy querida amiga que no veía hace mucho tiempo. Y como las circunstancias nos llevaron a juntarnos en plena semana laboral decidí llevarla a un lugar donde los piscos sour, su especialidad, fueran realmente buenos, sanos, dígase de los que no provocan estragos durante la noche. Así fue como recordé la existencia de AKABAR, sede Plaza Ñuñoa, que fue una experiencia bastante confortable.

¿Qué será confortable? dirán ustedes, porque confortable son los sillones, la cama, el velador dependiendo las posiciones sexuales (jajajaja), pero confortable también puede ser algo para el espíritu, el alma y estómago en este caso. Ya que mi querida amiga es muy delicada de guata y quería que la junta fuera agradable de principio a fin. Y realmente en materias gastronómicas y bebestibles AKABAR plaza Ñuñoa cumple con la categoría de “confortable” tan cómodo y agradable como un sillón, para pasar las mejores horas.

AKBAR, Plaza Ñuñoa, vendría siendo eso tan común que pasa últimamente que si bien el local está ahí hace tiempo ya, lo que va cambiando es el nombre del mismo. Eso que se conoce como “venta de llaves” y si quieres mantienes el nombre o sino lo que te están vendiendo es el nombre y a lo que remite ese título, que puede ser los tragos, la comida, los meseros, la decoración, etc. En este caso quiero decirles que sucede más o menos igual, ya que en realidad el primer AKABAR que se instaló en Santiago, era de comida japonesa y actualmente en esta mixtura o impersonalidad gastronómica que atravesamos o bien titular “por el paladar abarcamos todo lo que entra”, actualmente el mismo nombre está asociado a comida japonesa, buenos tragos, pizzas, verduras y mariscos apanados.

En el caso puntual del AKBAR Plaza Ñuñoa, ubicado en la mera, meritita, mera, esquina de Irarrázaval con la Plaza Ñuñoa, que no sé si ustedes sabrán pero anoche descubrí que Jorge Washington está solamente del lado donde está el Teatro de la UC y que en esta esquina digamos la de Las Lanzas, tiene otro nombre. Pero como generalmente solemos abarcar kilómetros de cuadras, manzanas otorgándoles un solo nombre, les apuesto que ninguno (a) había reparado esto de la diferencia de nombres, sin contar con que para el lado del frente de ambas plazas (porque son dos una al norte y otra al sur) también tienen dos nombres diferentes, uno Francisco Molina y la otra se las dejo de tarea… lo que se dice creatividad o sobran nombres para las calles. Porque en chilenismos habemus, le llamamos Plaza Ñuñoa a las dos plazas (norte y sur) y Jorge Washington a las cuatro calles que abarcan las dos plazas ¿Qué no?.

Pero el asunto es que en este nuevo local con nombre cadena – juego de llaves, AKABAR, que su especialidad gastronómica va desde la pizza, pasando por Japón y deteniéndose en la comida apanada, también cuenta con una amplia gama de tragos, cervezas y unos deliciosos jugos naturales de limón menta, entre otros.  Lo que la ha convertido desde el verano para mí, cuando la descubrí, hasta la fecha, en un sitio masivo, seguramente porque en AKABAR le hace con todo al “happy hour” de 19:00 hasta las 22:00 horas y realmente para los etílicos del mundo unido van a la de ganar con eso del dos por uno. Lo sé porque aunque anoche andaba en la versión sana de mi vida, mi querida amiga, que es una experta catadora y adicta al pisco sour encontró que aquí lo preparaban de manera exquisita. Que también uno dice con esa tremenda y hermosa barra de madera, como la que tenía El Parrón, atendida por su propio barman, sería un verdadero desperdicio que sirvieran un pisco sour, salido de una botella como las del supermercado, la batieran, le pusieran hielo y después casi que en una servilleta, le pasaran a mi amiga una aspirina para el “hachazo” que la acompañaría.

En cambio, le sirvieron su primera copa alargada, verdosa sabrosa, olorosa, hielosa y deliciosa, de pisco sour, que disfrutó como niña con muñeca nueva y por supuesto ni bien llegó al fondo del asunto, levantó la mano con una gracia infinita para exigir su segunda copa. Mientras yo, la sanita de la noche, bebía contenta y feliz una deliciosa limonada, menta, fresca, hielosa, deliciosa, dulce a punto y con todo el limón molido al vaso para que no se diga que no era de ese fruto.

Una vez que hicimos los primeros salutes, obviamente ameritó con empeño comer alguna cosa, entonces mirando la carta y coincidiendo siempre en el apetito, nos decidimos al un, dos, tres, por una Pizza Greco, que lleva queso de cabra, aceitunas negras y hojas de albahaca, en una masa muy delgada, mucho queso derretido y realmente rico, rico, rico.

La carta de los sushis y sashis (sashimis) es también tentadora, ya que en la primera ocasión que asistí, mis otras contertulias probaron unas cuantas variedades y se notaba que el arroz estaba en su punto ya que los aromas de su interior y exterior afloraban como los de las flores en el verano, o sea todo muy fresco y rico.

O sea que AKABAR plaza Ñuñoa, puede convertirse en un lugar de concurrencia con toda seguridad, para todo tipo de público: primera, segunda y tercera generación se dan cita, unos al aire libre para fumadores en la terraza, otros dentro cerca de la barra, ya sean las parejas mayores de 40 o los amigos que se reúnen a jugar, beber y después llorar, como los que gustamos de tomar, comer y charlar a todo placer. Indudablemente para recomendar AKBAR plaza Ñuñoa, porque sus productos son sabrosos, de buena calidad. El local una belleza, la atención muy buena, amable y rápida. Los baños muy limpios y hasta con un tremendo botellón de enjuague bucal, vasitos y todo para salir con la dentadura aperlada. Y si va no deje de conocer la barra del bar, que es realmente poética, de esas que evocan nostalgias varias de los tiempos pasados felices vividos ya. O sea un espacio confortable y agradable para saciar todas las necesidades.

Datologia

  • Restaurante AKBAR
  • Donde: Irarrázaval 3841(Ñuñoa)
  • Horario: Lunes a sábado de 18:00 a 02:00
  • Estacionamiento: No.

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *