La bitácora de Mari

Por Mari Valdi

He regresado con toda la intención de cambiar de tema y hablar de algo diferente a la Navidad, pero es imposible. Es como ir en contra del tráfico. Cómo negar que hoy es cuando nace Jesús.
Y que cuando estén leyendo este artículo, todos los pesebres estarán completos, con la imagen de un niño.
Que durante esta mañana los basureros de las calles amanecieron atestados de cartones, papeles de regalo y bolsas plásticas, testigos del intercambio de presentes entre tanta gente.
Que el día 25 de diciembre es cuando los niños despiertan más temprano, con toda la energía del mundo y quieren usar sus patines, patinetas, pelota, bicicleta y jugar con todos los juguetes que recibieron, sin dar tregua a los padres que mueren de cansancio. Estas son imágenes que se repiten todos los años, al igual que seguimos escuchando los mismos villancicos que seguramente cantaban nuestros abuelos cuando eran niños.

Conversando de esto con una amiga Ph.D. en ciencias, me aclaraba que los peces en el río absorben el agua con su piel para hidratarse (proceso llamado osmoregulación). Es decir no la beben ni vuelven a beber. También me explicaba que los peces de agua salada, sí beben agua por la boca, pero nunca lo harían en un río por obvias razones y definitivamente no lo harían por ver a Dios nacer.Me queda claro que la ciencia y la fe, nunca se han llevado mucho, pero igual esta revelación hizo tambalear lo que por años he cantado con fervor.

A pesar de todo, he logrado descubrir el encanto de éstas fiestas. Saben ¿cuándo se produce la verdadera “Magia de la Navidad”? Cuando a pesar de los inconvenientes y desagrados que has vivido, previos a todas estas fiestas, logras conseguir una sonrisa sincera, cariñosa, agradecida.
Esa sonrisa es magia, porque logra que olvides los malos ratos, y toda la locura de la que fuiste parte durante los preparativos navideños. ¡¡¡Esa sonrisa, lo vale todo!!!

Los regalos que se entregan también tienen mucho de esa magia navideña.
El poder entregar un regalo a alguien, es una gran satisfacción, porque es una oportunidad para decirle lo que sientes a esa persona; por lo tanto cuando te dan las gracias al recibirlo, también uno se debe sentir agradecido, por la posibilidad de poder decir través de ese regalo, lo que sientes.

Así es como todos los presentes llevan inmersos una intención, un propósito o un fin diferente. Algunos son de gratitud, como los que le entregas al guardia, al nochero, al portero del colegio, a la secretaria de tu médico, y tantos más, simplemente porque durante el año han sido atentos contigo y esta es una magnífica oportunidad para que ellos lo sepan. Están esos regalos que salen desde el corazón que dicen te quiero y soy feliz de tenerte  conmigo. También existen otros que los entregas con todo el cariño para alguien muy especial, para una tía o tío tal vez, para hacerle saber que aunque durante este año no los hayas podido visitar, son personas muy importantes para ti, personas que son parte de tu vida y que por ello siempre las tendrás en tu corazón.

También hay regalos, simplemente, para agradecer a alguien especial por haber estado contigo en los momentos difíciles, para que ese alguien sepa lo importante que fue tenerlo a tu lado cuando lo necesitaste. No puedo dejar de nombrar al regalo por compromiso, ése que debes hacer y que son los que más cuestan, porque no tienen lazos que unan ni sentimientos.
Yo por mi parte puedo decir que ese tipo de regalos, los erradiqué de mi lista hace mucho tiempo.

Pero para mí lejos el regalo que tiene un mayor valor, es aquel que entregas a alguien y que es inesperado, ese que das por el placer de dar y que no esperas retribución alguna….
No.¡Eso no es así! Porque lo entregas y sí esperas algo, esperas esa cara sorprendida, agradecida y plena, que te ilumina y te estremece el alma. Los invito a hacer al menos un regalo de estos últimos y podrán sentir y vivir lo que es la Magia de la Navidad.

También te puede gustar...

3 Respuestas

  1. Maca dijo:

    Finalmente Mari es Navidad y todos esperan un regalito un detalle …. Claramente hay gestos que valen mas que miles de paquetes…. Y es imposible abstraerse de la magia… Aunque implique hacer esfuerzos.
    Feliz Navidad!!!!
    Como siempre un agrado leer tu colunma?

  2. Fabiola dijo:

    Muy cierto todo. La magia de la navidad. Una bendicion poder disfrutar con los tuyos.
    Jakjakajkaja el analisis cientifico de los peces estuvo genial….

    Cariños!!!

  3. Roberto dijo:

    La magia esta en tu pluma Mari, que semana a semana nos entregas frescura y optimismo con tus bitácoras.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *