Txoco Alaves: un vasco imprescindible

Por Plinio, el Joven

La verdad, siempre nos juntamos en los cafés de Mosqueto y sus alrededores, tipo 11.30 horas. Y siempre reclamamos las mismas cosas, la primera de ellas la mala atención, la demora desde que llegamos a que nos atiendan y la lista es larga y conocida. El mejor es el café del Opera, que está a un costado de ese tremendo restaurante, buena atención diligente, buenos productos.

En fin nos juntamos casi todas las semanas, para componer un poco este mundo tan malogrado por estos días, lleno de reformas que nadie entiende, de boletas acusando morales corruptas, de partidos políticos jugando a dos bandas, criticando al gobierno pero siendo parte de él, en fin. Lo demás, es sólo quedar bien con los gritones… gobernar como estadistas, es tener mirada de futuro a pesar del oleaje.

Estos últimos sábados han estado muy entretenidos, con lo humano y lo divino, ambas cosas bien dañadas hoy por hoy. Así que las juntas se han alargado hasta la hora de almuerzo. Y como tampoco queríamos dejar de hablar porque teníamos más cosas pendientes, que la reforma educacional, cruzamos rápidamente al Txoco Alaves. Ahí mismo en Mosqueto. Se trata de un restaurante español de aquellos que da gusto ir y disponer de varias horas. Partimos con una sangría, de buena factura. Uno de los amigos se pidió un bacalao a la vizcaína; el otro se pidió un cabrito. Yo no me resistí con unos callitos a la madrileña, entre tanto quería, para distender la conversación contarles a mis amigos que la rockera estuvo estos días por Chile y, nuevamente, no nos juntamos. Pero me fue imposible. Los demonios estaban desatados en la mesa, con tanta boleta trucha y tanta descompensación en los tribunales.

Así que no lo dudé ni dos veces y pedí un Tarapacá Reserva Cabernet Sauvignon, para mis callitos que estaban como Dios manda.

Lo único que sacamos como conclusión al final….pero bien al final, es que los chilenos hemos cambiado.Cada vez somos un poquito peores. Siempre culpamos al resto. Que está claro que queremos ganar mucho y trabajar poco, pero no estamos dispuestos a mirarnos en el espejo y pensar en el otro. Incluso lo vimos estos días de lluvia, automovilistas mojando a los otros, sin importar si eran viejos niños….quieren llegar antes, ¿para qué? Vaya a saber uno.

Si cada uno de nosotros asumiésemos la responsabilidad…otro gallo cantaría. Desde a quién elegimos como nuestros representantes hasta exigir algo más que sólo en “la medida de lo posible”.

A esas alturas nos pedimos el último Basharan con la cuenta. Salimos un poco nostálgicos, como niños tristes caminando por Santiago. Si no hubiese sido por el maravilloso almuerzo del Txoco, que fue lo único que nos salvó realmente el día.

Datologia
Restaurante Txoco Alaves
Dirección: Mosqueto 485 (Barrio Bellas Artes)
Horario: Todos los días de 12 a 00.
Teléfono: (02) 2638 2494

También te puede gustar...

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *